Home  >   Negocios   >   “Buscamos un mayor acercamiento con los distintos públicos y crear relaciones con nuevas audiencias, en especial los jóvenes”

“Buscamos un mayor acercamiento con los distintos públicos y crear relaciones con nuevas audiencias, en especial los jóvenes”

Expresó Gerardo Fraire, gerente de Relaciones Institucionales de Naranja, sobre la creación de nuevos espacios y propuestas culturales de renombre que lleva adelante desde 2016.De 35.000 visitantes por año, 13% está constituido por jóvenes y niños

Por Laura Pantoja – lpantoja@comercioyjusticia.info

Las muestras artísticas se abren a la comunidad generando nuevos modos de conexión con distintos públicos. Sus impulsores ya no son sólo los museos o espacios gestionados por las esferas públicas sino también las organizaciones privadas que avanzan en la creación de nuevos ámbitos con propuestas artísticas y gratuitas para todo público.
Al respecto, Comercio y Justicia dialogó con Gerardo Fraire, gerente de Relaciones Institucionales de Naranja, una de las firmas pioneras de Córdoba en esta apuesta cultural, y reconocida por sus espectaculares intervenciones en manos de artistas argentinos de renombre internacional.

-¿Cuál fue la principal motivación de Naranja para comenzar con estas propuestas culturales?
-Desde su apertura en 2016, el objetivo es que Casa Naranja se convierta en la casa de todos, un espacio abierto a la comunidad, con un programa de actividades culturales de gran valor, abiertas y gratuitas. El propósito es que miles de personas, jóvenes y niños accedan a una propuesta cultural, con distintos ejes como innovación y creatividad; ecología y sustentabilidad; comunicación, participación y accesibilidad y cultura, tecnología y diseño.

-¿Cuál es la intención fundamental?
-La actividad en Casa Naranja incluye programas expositivos desarrollados por artistas de renombre internacional, programación para el auditorio, visitas educativas para niños y jóvenes, y otras actividades donde la presencia de la tecnología es un diferencial. El énfasis esta puesto en brindar experiencias para el público, que invitan a los visitantes a participar activamente.

-¿Cuál es el principal beneficio para Naranja?
– Buscamos lograr un mayor acercamiento con los distintos públicos de interés y crear relaciones con nuevas audiencias, en especial los jóvenes. A través de esta apertura de nuestros espacios en Casa Naranja, el objetivo es fortalecer el vínculo con la comunidad de Córdoba y consolidarnos como referentes a nivel nacional.

-¿Lo han logrado? ¿Cuáles han sido los resultados hasta el momento?
-Registramos un promedio de 35.000 visitantes por año, de los cuales más de 4.500 son jóvenes y niños que participan de las visitas educativas. Casa Naranja ha logrado instalarse dentro del circuito cultural y artístico de Córdoba y el interior del país, con muestras de artes visuales propuestas por artistas contemporáneos de nivel internacional.

¿Cuántas intervenciones de este tipo se realizan anualmente?
– Poseemos cuatro pilares, Artes visuales: incluye tres muestras importantes al año con una duración de cuatro meses cada una. La primera de ellas es la reciente inauguración de “Real”, de Leandro Erlich, hasta el próximo 15 de junio. El segundo pilar es la música, que a partir de este año, por medio de un acuerdo con Cadena 3, realizaremos distintos shows de reconocidos artistas en formato inédito bajo el nombre de “Música en Colores”. El tercer eslabón tiene que ver con los programas educativos asociados a artes visuales mediante el cual llegamos a la comunidad en general y a los niños de escuelas públicas y privadas con una propuesta de formación pensada y diseñada para cada una de las exposiciones. Por último, el cuarto eje está compuesto por todas aquellas actividades que suceden en el auditorio como charlas, conferencias, exposiciones y encuentros relacionados a temáticas y el ADN de Naranja.

-¿Cuáles son las intervenciones programadas para este año?
La muestra “Real”, que está vigente se puede visitar hasta el 15 de junio, con entrada libre y gratuita, de lunes a viernes de 9 a 20, y sábados de 14 a 20. También se llevó a cabo la propuesta de “Música en Colores”, que tuvo como protagonistas a Estelares en nuestro auditorio, y en julio inauguraremos una muestra dedicada especialmente a jóvenes y niños vinculada a la tecnología.

-Además de Córdoba, ¿trasladan la estrategia a otras ciudades donde Naranja está presente?
En Córdoba es donde concentramos la mayor cantidad de actividades, pero también estamos vinculados a distintas actividades culturales en regiones en las que tenemos presencia. Por ejemplo, acompañamos al Museo del Mar, en Mar del Plata; la Bienal del Chaco y participamos en el montaje de una escultura efímera de Marta Minujín en el años 2017 en la ciudad de Buenos Aires. Acompañamos diferentes espectáculos artísticos, exposiciones, shows gratuitos en distintos puntos del país; además de auspicios en diferentes festivales y eventos regionales.

-¿Cuánto invierte Naranja por año en cultura? ¿Cuál es la inversión proyectada para este año?
Todos los años se designa un presupuesto que luego es ejecutado a través de una planificación anual. Este año, a pesar de la coyuntura, mantuvimos el presupuesto para actividades culturales en Casa Naranja para consolidar nuestra propuesta.

La interpelación de Leandro Erlich con su obra “Real”

Artista contemporáneo nacido en Buenos Aires, de gran trayectoria mundial, expone en Casa Naranja hasta el 15 de junio. Su muestra, compuesta por ascensores, escaleras con ventanas suspendidas, secarropas en funcionamiento y una serie de nubes, conforma una saga de lo cotidiano que irrumpe en la autorreflexión, en la otredad y se perpetúa en el cosmos
Leandro Erlich, artista contemporáneo conocido por haber “decapitado” el Obelisco en su obra La democracia del símbolo, trajo su muestra “Real” al espacio Cultura de Casa Naranja.
La exposición, que se podrá visitar de manera gratuita hasta el 15 de junio próximo, es una constante interpelación al espectador, quien puede jugar con ella y librar miles de formas de interpretación. Apenas se ingresa al salón, el visitante se topará con la primera instalación: una serie de ascensores, a los que puede ingresar y, así, vivenciar la experiencia.
“La relación de la gente con el arte cambia, en este caso hay un juego de simulación de protagonismo, con una realidad, con una interactividad; el juego del gran hermano ha revivido… miro al otro, me miro y me muestro al otro. Cuando entra el otro se genera una experiencia simbólica, como un engaño que dura fracciones de segundo, y uno cree que es el otro, como la idea Borgeana del otro”, explicó Erlich su propia interpretación de la obra, en el marco del acto de apertura realizado para la prensa cordobesa, en el que también estuvo presente el curador de la muestra, Rodrigo Alonso.

Otras de las obras expuestas es su reconocida Ventana con escalera, nacida después del recorrido realizado por el artista por los campos devastados por el huracán Katrina, en Nueva Orleans (EEUU).
“Es una casa que ya no existe, que queda suspendida. No es el Gernika, lo que propone es un diálogo. Pero la obra, más allá de la historia, puede ser una historia de amor y no una tragedia. La obra no se completa sin la interpretación creativa del espectador”, amplió. La principal lectura de la obra de Erlich es cómo desde construcciones que parecen tan cotidianas o “banales”, el espectador es intimidado. Al menos eso provoca la obra de los secarropas en movimiento. “La instalación está vinculada con el tiempo, con lo cinético, con el ritmo circular que remite a algo cómico. Algo tan banal como puede ser la ropa que da vueltas en un tambor, la que muta pero de alguna manera siempre permanece igual, es una orbitación permanente que alude a nuestra relación con los planetas. En nuestra experiencia humana, es una conexión con ese tiempo infinito y abstracto, y con ese ruido, que me imagino puede ser el del útero”, graficó Erlich.

Propuestas internacionales al alcance de Córdoba  

De esta manera, Naranja contribuye a la democratización de la cultura, permitiendo al público masivo acceder a obras de arte, que no hasta hace mucho tiempo atrás, representaban posibilidades exclusivas de coleccionistas y entendidos.
Puntualmente y en materia de Arte Visual, la muestra “Geometría Sensible” del artista argentino Rogelio Polesello, fue la encargada de inaugurar el programa, con la presentación de geometrías colores, formas yuxtapuestas, falsos volúmenes y sombras virtuosas.
También ha estado presente la enigmática y disruptiva Marta Minujín, que en marzo de 2017 montó su “Galería Blanda” con su muestra compuesta por 214 colchones multicolores. El reconocido Antonio Seguí también dijo presente en Casa Naranja, en agosto de 2017 presentó la muestra Bucólico, que propuso un recorrido por dos momentos claros de su producción donde el principal tema fue el paisaje. El año pasado dejó su impronta el artista Julio Le Parc, quien con su “Vision Le Parc”, acercó la posibilidad de conocer y experimentar el arte óptico y cinético.
En sintonía con su claro objetivo de llegada los jóvenes, la selección de las propuestas musicales fueron atinadas, pasaron por ejemplo Airbag, Benjamín Amadeo, Carli Jimenez, Kuelgue, Banda de Turistas, Las Pastillas del Abuelo, Valdés y Rayos Láser, entre otros.

En el auditorio 
En materia de conferencias, charlas y talleres, personalidades como el ex presidente Uruguayo, José “Pepe” Mujica han dejado su estela; junto a Beatriz Sarlo, Daniel Balmaceda y Diego Golombek, entre otros.
Para ver toda la programación pasada https://www.naranja.com/para-conocernos/casa-naranja/agenda-cultural-loquepaso