Home  >   Comercio Exterior   >   La crisis del transporte de cargas ya afecta 90% de las firmas del sector

La crisis del transporte de cargas ya afecta 90% de las firmas del sector

Si algo le faltaba a las empresas del autotransporte, además de menores encargos por la recesión y el alza astronómica de costos, era el reclamo de los camioneros. El sector nada en un mar de problemas, entre ellos la presión impositiva. Pide cambios

Por Javier De Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

El pedido de reapertura de paritarias del sector transportes con una exigencia de 40% de reajuste salarial, bajo la advertencia cierta de un paro nacional inmediato de la Federación de Camioneros por 72 horas y un horizonte de paro por tiempo indeterminado para plena época de alta actividad en diciembre, terminó por asestar el golpe que los empresarios transportistas estaban previendo desde junio pasado, cuando la cámara que agrupa las empresas de la actividad en Córdoba declaró que estaba “en el umbral de la emergencia”.
Hoy no sólo traspasaron ese portal sino que nadan en una crisis que ya afectó “90% de las empresas” de la actividad, que “se endeudaron con las obligaciones tributarias y cuyas previsiones” para hacer frente al adverso escenario “desaparecieron”, según previó en un documento difundido en las últimas 48 horas la Cámara Empresaria del Autotransporte de Cargas de Córdoba (Cedac).
El agrupamiento empresarial reclamó al Estado nacional una modificación tributaria que traiga alivio: elevar del 45% actual a 100% el cómputo del impuesto a los combustibles líquidos a cuenta del impuesto al Valor Agregado (IVA). Además, a los dadores de carga -con especial referencia a las empresas más grandes- les reclama “urgente recomposición de tarifas”, además de “diálogo” o comprensión a los proveedores y al sector de los trabajadores.
“El transporte está en alerta”, había advertido en un documento a inicios de octubre la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), después de que se conocieron los últimos datos sobre costos logísticos del país.

Según el estudio mensual que realiza la Fadeeac, “desde hace 16 años que llevar mercadería en camión no presentaba un aumento tan marcado en los costos: en septiembre sufrió una suba de 12,71%, con una variación de 45,26% de enero a septiembre de 2018 y un preocupante incremento anual acumulado de 57,13%, las cifras son la expresión de la preocupación y la incertidumbre por el futuro económico que atraviesa el sector”.
El documento precisaba que con casi 23% mensual en septiembre, el gasoil alcanza un aumento de 64,5% al tercer trimestre del año (enero-septiembre de 2018) y de nada menos que 88,5% en los últimos 12 meses, inicio justamente de la desregulación del mercado de hidrocarburos (1 de octubre de 2017)”, detalló el informe.
La magnitud del alza del combustible, “también en niveles récords en 15 años, impacta cada vez más en las estructuras de costos del transporte, lo que lleva al límite la ecuación económico-financiera de las empresas”, dijo la federación, que no logró hasta ahora reacción alguna por parte del Gobierno, en cuanto a aliviar la pesada carga tributaria del sector, hoy también afectado por la recesión.

Amenaza múltiple

Los dadores de carga son cada vez menos (por la concentración y la recesión) e imponen precios a los transportistas.

Con la crisis, los Estados no se quedan atrás y aumentan la presión impositiva. Los bancos, necesarios en la actividad, desaparecieron.

El “círculo de fuego” que rodea al sector lo completan alzas de costos de 90% anual en gasoil, neumáticos y material rodante.