Home  >   #BuenasPracticasRSE   >   Las inversiones de impacto adquieren protagonismo en Argentina

Las inversiones de impacto adquieren protagonismo en Argentina

reciclado

Dos fondos ya anunciaron que impulsarán propuestas por us$150 millones. “Existe una oportunidad única de potenciar este mercado (en el país) de manera diferente de lo que ocurrió en otras partes del mundo”, según dice un informe reciente. Sin embargo, se destaca que el capital privado y emprendedor está aún relegado en comparación con sus pares regionales

Un reciente informe indaga sobre el panorama de inversiones de impacto en Argentina y advierte de que existe una oportunidad única de potenciar este mercado. Lo concreto es que ya hay dos fondos que buscan impulsar inversiones, por un total de US$150 millones.
Estas inversiones buscan generar un retorno financiero y dejar una huela social y medioambiental positiva y medible. Este modelo comenzó en las finanzas globales en 2001 con fuerte difusión en Europa y Estados Unidos; en América Latina hay avances y según los especialistas Argentina está en condiciones para ganar adeptos.
El año pasado, el Grupo de Trabajo de Inversión de Impacto en Argentina (GdTA), conformado por Organización Román, Mercado Libre, Banco Galicia, Natura, Fundación Avina, BID/Fomin, Alic y Acrux Partners, nació con el objetivo de impulsar este tipo de desarrollo en el país. Este equipo lanzó el informe “Inversión de impacto en Argentina”, en el cual analiza la actualidad y las perspectivas a futuro.
El estudio asegura que el capital privado y emprendedor está aún relegado en comparación con sus pares regionales aunque destaca que “existe una oportunidad única de potenciar el mercado manera diferente de lo que ocurrió en otras partes del mundo”.
Además, apunta que es importante no encasillar la inversión de impacto en un nicho sino fomentarla como parte del esfuerzo integral impulsado por gobierno, organismos multilaterales y sector privado. “Para ello, es esencial el paso de dos dimensiones de análisis a tres, del tradicional riesgo y retorno a riesgo, retorno e impacto”, señala.

Realidad argentina
“En la Argentina hay ciertas condiciones que no estaban hace dos o 10 años cuando los pioneros del sector en nuestro país como Njambre, FIS, Mayma y Equitas comenzaron a desarrollar el mercado”, sostiene María Laura Tinelli, directora de Acrux Partners, consultora de este tipo de inversiones a cargo del análisis.
Destaca al menos tres puntos que hacen posible este avance. El primero es la receptividad del actual gobierno con la sansión de la ley de emprendedores, el fomento de este tipo de inversiones y la ley de empresas de triple impacto que la semana pasada comenzó a ser nuevamente debatida en Diputados. “Además, el Estado está invirtiendo fuertemente en el desarrollo del capital emprendedor social”, explica la especialista argentina.
También, según Tinelli, aumentó el compromiso de actores clave dentro del sector financiero, corporativo e inversor “para innovar e incorporar la lente medioambiental y social en su manera de analizar opciones de inversión”. Por último, valoriza la labor de las organizaciones de la sociedad civil y el sector académico. “A pesar de la crisis económica de los últimos años, la Argentina permanece alta en los rankings de emprendedurismo internacionales y esto hace que seamos atractivos como destino de inversión internacional”, sentencia.

Fondos
Pese a que la inversión en este sector es incipiente, se acaban de anunciar aplicaciones por US$150 millones para los próximos años. NXTPLabs fue seleccionado por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) como administrador del primer fondo de inversión de impacto para Argentina, Paraguay y Uruguay, con un monto de US$120 millones, que busca facilitar el flujo de capital hacia inversiones en compañías en etapa temprana, con un modelo de negocios probado que estén buscando generar un cambio social y medioambiental. En tanto, el Grupo Pegasus presentó su fondo de inversión de impacto por un monto de US$30 millones, orientado a resolver los problemas de salud, vivienda, discapacidad, adultos mayores y cuestiones medioambientales como reciclaje, energías renovables y nuevas tecnologías aplicadas a la fabricación de productos sustentables.
Por último, Tinelli destaca que no hay una sola manera de invertir con impacto sino que pueden desarrollarse en diferentes clases de activos y buscar diferentes niveles de retorno. Y recomienda establecer “bien” los objetivos que se quieren lograr; asegurarse de que el objetivo no se pueda dar en detrimento del financiero y viceversa; y medir y reportar de manera conjunta.

Huella

Las inversiones de impacto buscan generar un retorno financiero y una marca social y medioambiental positiva y medible.

Este modelo comenzó en las finanzas globales en 2001, con fuerte difusión en Europa y EEUU.

En América Latina hay avances y, según los especialistas, Argentina está en condiciones propicias para ganar adeptos.