Un software que revolucionará el mercado de la ortodoncia tradicional

Los “alineadores” son dispositivos de resina transparente que, por medio de un software desarrollado por la cordobesa Vates, ajusta al máximo de precisión los movimientos a los que una  dentadura debe someterse para su enderezamiento.

Por Laura Pantoja / lpantoja@comercioyjusticia.info

De la mano de la tecnológica Vates nace un proyecto que revolucionará los sistemas de ortodoncia en el país. Junto a dos emprendedores locales, la especialista en ingeniería de software creó un producto denominado “alineador”, que reemplaza los tradicionales brackets por un dispositivo de resina transparente que se ajusta a una máxima precisión por medio de un software de desarrollo local.

“El software, que nos llevó más de cuatro años de desarrollo, calcula milimétricamente el movimiento que debe hacer cada diente para que se enderece y luego lo introduce al alineador”, explicó a Comercio y Justicia uno de los mentores de la iniciativa, Mario Barra. Esta precisión computarizada aventaja la observación visual del ortodoncista, dotándo el sistema de un beneficio en relación con los tiempos de duración del tratamiento. “Claro que dependerá del caso de cada paciente -más complejo o más leve- y de la experiencia y manejo de cada profesional odontológico”, aclaró Barra.

Proceso de producción

El ortodoncista toma el molde del paciente en yeso y lo envía a la producción de alineadores, desde donde convierten la muestra en una imagen 3D que luego se transfiere a un centro de digitalización. “Aquí el ortodoncista, especialista en el uso del software, fabrica el dispositivo que se ajustará a la dentadura del usuario”, precisó Barra. Tras los testeos pertinentes se envía una muestra al profesional que atendió al paciente para que la controle y autorice, y luego, con una impresora 3D se imprimen los aparatos.

El proceso calcula no sólo los tipos de corrimientos que debe recibir la dentatura en particular sino el tiempo en que éstos ocurren, para lo cual también resuelve qué cantidad de alineadores necesita cada paciente para corregir de manera íntegra y progresiva su dentatura. “Para un tratamiento promedio se estima que una persona necesitará entre 10 y 20 alineadores, que se irían cambiando aproximadamente en un plazo de tres semanas”, apuntó Barra.

El principal desafío

El proyecto, que verá la luz verde mediante la empresa Alinearte -que conformarán Vates y los profesionales Diego Uribe Echevarría (ortodoncista) y Fernando Schvartz (abogado)-, tiene como principal desafío lograr que este sistema se equipare en precios a los que se registran en la ortodoncia tradicional. Cabe destacar que en la actualidad estos modelos de resina se pueden importar pero con costos que rondan entre US$3.000 y US$6.000. El objetivo de esta iniciativa es salir al mercado con precios similares a un tratamiento de brackets, que hoy se acerca a $8.000

Conformación

El proyecto se enmarca en el programa Empre-Cor, un consorcio de cooperación conformado por InnovosGroup , Unidad de Vinculación Tecnológica Córdoba (Uvitec), Fundación para la Incubación de Empresas (FIDE) y la Bolsa de Comercio de Córdoba, que fue seleccionado por el Programa Nacional de Impulso a las Empresas de Base Tecnológica (EBT) para desempeñarse como facilitador de flujo de proyectos. Así, mediante Empretecno – EBT, el instrumento de financiamiento ejecutado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica recibirá financiación del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec).

“El proyecto demandará una inversión total de $4 millones, de los cuales la mitad será desembolsada por el Fondo y el resto por las partes privadas”, explicó Barra.
El dinero será destinado a la compra de equipamientos, como una impresora 3D (valuada en US$150.000), un escanner 3D (cerca de US$50.000) y material para imprimir (resina), entre otros equipamientos tecnológicos.

La propuesta ya fue aprobada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, sólo resta la firma del contrato y el llamado a licitación para la compra de los equipos.
El presidente de Vates estima que el proceso de producción comenzará de lleno a funcionar a fines de 2012, para lo que ya están avanzando con pruebas pilotos con 10 pacientes.

El plan de negocios proyecta la atención de 330 casos en el primer año, dos mil tratamientos para el segundo y entre 4.000 y 5.000 en el tercero. Una vez que la nueva empresa esté funcionando a pleno empleará a 50 profesionales.

La nueva sociedad funcionará en las mismas instalaciones de Vates, para luego, en un futuro, ocupar un espacio en el Parque Tecnológico que se construye frente al Aeropuerto Internacional Córdoba.

Las diferencias
De visibles e incómodos a transparentes y estéticos

El sistema de alineadores de resina transparente viene a solucionar una problemática por demás comprobada por los usuarios de “brackets”.
Según los ideólogos del proyecto, combate los dolores, la imprecisión, la incomodidad, la antiestética y una cuestión de poca “higiene” que generan los aparatos tradicionales.
En contrapartida, los alineadores se presentan transparentes, removibles, higiénicos, precisos y suaves.

Innovación
– Mayor precisión
– Calidad de movimientos
– Análisis de densidad osea
– Sustitución de importaciones: la producción local reemplazará los productos importados, de mayor precio y menores ventajas competitivas
– Menor precio que los importados y similares al sistema tradicional
-l Mayor accesibilidad para la población

Artículos destacados