Grandes firmas de software cordobés apuestan a las metodologías ágiles

Cada vez son más las empresas de software radicadas en Córdoba que se interesan por adoptar las metodologías “ágiles” como forma de trabajo, destinadas a entornos en los que el sistema es muy cambiante y que exigen reducir drásticamente los tiempos de desarrollo, pero manteniendo la alta calidad.
La semana pasada se desarrolló en el Colegio Universitario IES de Córdoba el Agile Open, un encuentro que reunió a empresas como Intel, Sabre Holdings, Baufest, Xarae y SADIO, que actualmente implementan parte de esta metodología de trabajo que en estos últimos ha ganado protagonismo años a nivel mundial.
El Agile Open se originó con el objetivo de que distintas organizaciones y empresas puedan intercambiar en la plaza sus experiencias de implementación y sentó las bases de la comunidad local de desarrollo ágil.
“Además de Intel, empresas como Vates, EDS y Motorola, entre otras cordobesas, muestran de manera incipiente su interés en aplicar esta nueva forma de trabajo”, precisó a Comercio y Justicia uno de los responsables del evento y miembro de la Comunidad latinoamericana de desarrollo ágil de software, Pablo Rodriguez Facal.

A diferencia del esquema tradicional de desarrollo de software que se enfatiza en el control del proceso mediante una definición de roles, actividades y documentación detallada, la metodología ágil pone el acento en los recursos humanos.
“Se le otorga más valor al conocimiento de los empleados, a la interacción y a la generación de un ambiente más colaborativo con el cliente”, avanzó Rodriguez Facal sobre los puntos más fuertes que expone la metodología en su Manifiesto.
Mientras que el esquema “tradicional” ha demostrado ser efectivo en proyectos de gran tamaño con respecto a tiempo y recursos, la forma “ágil” es más “adaptable” a los proyectos en los que el entorno del sistema es muy cambiante. Así, esta metodología emerge como una posible respuesta para llenar ese vacío metodológico, ya que está especialmente orientada a proyectos pequeños.

En contraposición a la forma tradicional donde el conocimiento se imparte de “arriba hacia abajo”, este concepto pone valor en el conocimiento compartido entre los empleados de una organización.
“Se busca trabajar en forma colaborativa con el cliente para que los resultados se consigan en forma más rápida”, remarcó el especialista.
¿Cómo se logra esa rapidez, que de alguna manera resume el espíritu del Manifiesto? ( ver Un Manifiesto…)
“Con capacitación y tecnología. De todas formas creo que esto implica un cambio cultural que de a poco se está extendiendo en América Latina”, precisó el profesional.
El movimiento que tiene su mayor raigambre en Estados Unidos y Japón, ya cobra presencia en Brasil, México y Argentina, en tercer lugar, como partes de la región de América Latina.

En la adopción de las metodologías ágiles se tienen en cuentas algunas prácticas como:

Scrum: es un proceso en el que se aplican de manera regular un conjunto de mejores prácticas para trabajar en equipo y obtener el mejor resultado posible de un proyecto. Se realizan entregas parciales del resultado final del proyecto, priorizadas por el beneficio que aportan al receptor del proyecto.

User Stories: La práctica de estimación de software

Artículos destacados