Acuerdos para la prosperidad, un ejercicio envidiable

Por Jorge Jaimez / Director Ejecutivo de  Cluster Córdoba Technology

Invitados por el gobierno de Colombia y en representación del Cluster Córdoba Technology (CCT), tuvimos la valiosa posibilidad de participar en el evento Acuerdos para la Prosperidad (APP) que se realiza una vez al año, cuando la sociedad civil formula requerimientos al presidente Juan Manuel Santos quien, luego de escucharlos, asume compromisos con metas y resultados esperados claramente definidos.

Efectivamente, las jornadas se realizaron los días 28 y 29 de septiembre pasados en la ciudad de Medellín, con una mecánica democrática definitivamente envidiable. De hecho, en los APP pueden participar libremente los ciudadanos, las distintas instituciones públicas y privadas, las ONG y lógicamente las empresas y las asociaciones (clusters, cámaras, polos) que las incluyen.

Amparados en el Programa de Transformación Productiva (PTP), 16 sectores declarados estratégicos para la economía del país sesionan en mesas de trabajo identificando problemas y construyendo propuestas de compromisos que asumirá el Ejecutivo para el siguiente año. En cada mesa participa un expositor invitado que funge como disparador de iniciativas.

En ese sentido, el CCT tuvo la oportunidad de comentar sobre su desarrollo, la articulación con las políticas públicas y la inserción en programas patrocinados por organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID, PTI Comex).

El primer día comenzó muy temprano con la apertura del ministro de Industria, Comercio y Turismo, Sergio Díaz Granados, quien rindió cuentas sobre los resultados del APP de 2011 y luego habilitó la discusión en salas simultáneas. En cada sector estratégicamente promovido, un representante del PTP informaba sobre la situación de los compromisos del sector, los resultados alcanzados y planteaba algunos desafíos. En el caso del software y TI la responsabilidad recayó en Fabián Muñoz (Ministerio de Industria Comercio y Minería – PTP) donde también participó Albeiro Cuesta, del Ministerio TIC. A continuación pudimos presentar el desarrollo del cluster y lo que se estaba haciendo actualmente en el CCT, la evolución del PTI Comex y algunas reflexiones sobre políticas públicas y desarrollo del sector.

Luego se abrió un debate en el cual participaron empresarios, miembros de la Federación de Asociaciones y Empresas de Software de Colombia (Fedesoft), Intersoftware de Medellín, Esi Center Sinertic Andino (Bogotá), Cluster Bogotá, Cluster Medellín, cámaras empresariales de todas las regiones, representantes de las universidades, ONG, funcionarios de los gobiernos regionales y miembros de todos los ministerios.

Al final de la sesión se construyeron las propuestas, que se materializaron en dos compromisos que giraron, uno, sobre desarrollo de capital humano, y otro sobre estrategia comercial para la internacionalización del sector TIC (diseño, estructura organizativa, modelo y caso de negocio; desarrollo de recursos humanos en competencias comerciales; observatorio sectorial y promoción de la innovación).

El segundo día ingresó el presidente Juan Manuel Santos, quien vestido informalmente escuchó a cada uno de los sectores, sus planteos y propuestas. Sin ningún temor a cuestionamientos, se expuso a cada reto planteado por los voceros de las mesas e inquirió tanto a los representantes sectoriales como a los funcionarios, solicitando precisiones sobre las acciones emprendidas por el sector público, fallas en la gestión, cuellos de botella.

Con solvencia, cada palabra que expresaba connotaba un claro conocimiento de todos los sectores y con firmeza daba instrucciones a los ministerios (todos presentes) para asumir los compromisos, asignaba responsabilidades tanto a funcionarios como a los peticionantes, resaltando la necesidad de impactar en la microeconomía porque “en lo macro estamos muy bien”, repetía.

Claramente, una metodología formidable. Una apertura, exposición e involucramiento, por parte del Presidente, magníficos. Pudimos apreciar una democracia fuerte, que afirma en cada palabra, gesto y política las decisiones del país de ser grande, de sostener tanto la soberanía y la política de seguridad como el compromiso real del desarrollo económico y social más allá de cualquier período de gobierno.

Lo comentado está muy lejos de las prácticas políticas que a diario vivimos y padecemos en nuestro país. El desarrollo económico en general y del sector TIC en particular exige este tipo de conductas políticas y cívicas. Desde el sector privado debemos influir para que los diversos gobiernos locales, provinciales y nacional asuman estos comportamientos. Sin dudas, ahora el desafío está en el lado del sector público.

Artículos destacados