Eventos

Vendimia neuquina, un espacio que suma protagonismo en las escenas vitivinícolas nacional y mundial

La iniciativa público-privada, con epicentro en el municipio de San Patricio del Chañar, reunió por primera vez las principales bodegas de Neuquén, en busca de visibilizar la actividad y su idiosincrasia, así como las cualidades de estos viñedos y sus novedades para este año

La vendimia de Neuquén, el evento que reúne por primera vez las principales bodegas de esa provincia en busca de visibilizar la región y su idiosincrasia, realizó ayer un lanzamiento virtual con sede en el municipio de San Patricio del Chañar y anunció su propósito de realizarla en forma presencial del 7 al 10 de abril de 2022.

Esta iniciativa público-privada, que debió apelar al formato on line debido al contexto pandémico, reunió a enólogos, dueños y fundadores de las bodegas para compartir su conocimiento acerca de los principales vinos y productos característicos neuquinos, destacar las cualidades de los viñedos y presentar las novedades de este año, como avance de la esperada vendimia del año próximo.

Vale destacar que la localidad de San Patricio del Chañar, ubicada a 48 km de la ciudad de Neuquén, concentra las bodegas más importantes de la zona, entre las cuales se encuentran Del Fin del Mundo, Malma, Familia Schroeder, Grupo Peñaflor y Secreto Patagónico. Entre todos estos emprendimientos, que en los últimos tiempos han ganado presencia tanto nacional como global, se producen y comercializan alrededor de 13 millones de litros de vino por año en 1.350 hectáreas de viñedos.

Las señas particulares de los vinos de la cuenca neuquina tienen una fuerte identidad: la poca humedad, las bajas precipitaciones, los fuertes vientos de la zona, el agua de deshielo que irriga las vides y la gran amplitud térmica, una combinación de factores que permite gran sanidad en la planta de la vid, maduración lenta de la uva y un balance ideal de azúcares, ácidos y aromas. Los tintos, los blancos y los espumantes neuquinos tienen reconocimiento mundial por esas características.

“La vendimia, el cosechar la materia prima del vino, sobreviene luego del trabajo de un año, de cuidar el fruto en una zona favorecida por la amplitud térmica que se da entre el día y la noche”, manifestó Leandro Bertoya, intendente de San Patricio del Chañar e impulsor de esta iniciativa, que apuesta a ganar espacio en la escena local e internacional del vino, liderada por la vendimia mendocina.

“San Patricio del Chañar es un polo vitivinícola que crece año tras año y constituye el lugar propicio para la vitivinicultura, una industria reciente en sostenido crecimiento. Las bondades del clima y suelo, las lluvias escasas, la gran amplitud térmica, los vientos y las aguas de deshielo son sólo algunas de las condiciones que han permitido el desarrollo de vides de excelencia”, destacó Bertoya.

La Vendimia Neuquina está pensada como puerta de entrada al territorio patagónico, donde se viene desarrollando una ruta del vino cada vez más visitada y reconocida”, agregó.

El apoyo municipal a este evento se ve complementado por la intervención de las bodegas que dan sustento a este polo vitivinícola, que apuntan también a celebrar, con su propia vendimia, la uva transformada en vino mediante el esfuerzo, actividad que corona todo un año de cuidados de la vid enfrentando las inclemencias climáticas y diversos factores culturales, políticos y socio-económicos, y gracias a los aportes de los trabajadores y especialistas que trabajan en las bodegas, viñas y laboratorios que permiten la elaboración de vinos de gran calidad.

Al día de hoy, la Patagonia concentra alrededor de 4.550 hectáreas de viñedos cultivados y es la región más austral del planeta para el desarrollo de la industria vitivinícola. Las variedades plantadas en San Patricio del Chañar son malbec, merlot, pinot noir, cabernet franc, cabernet sauvignon, syrah, chardonnay, sauvignon blanc y semillón, entre otras.


Las bodegas 

VIÑEDOS. Las bodegas producen alrededor de 13 millones de litros de vino por año.

Del Fin del Mundo, Malma, Familia Schroeder, Grupo Peñaflor y Secreto Patagónico son las cinco bodegas que lideran la edición 2021 de Vendimia Neuquina, las cuales producen y comercializan alrededor de 13 millones de litros de vino por año, en 1.350 hectáreas de viñedos en la zona de San Patricio del Chañar.

La bodega Del Fin del Mundo elabora vinos desde 2002 en esa localidad. Es pionera y creadora de una región que se transformó y fue la primera bodega moderna de esa localidad, con plantaciones de vid desde el año 1999, y es hoy la de mayor producción. En tiempos normales pueden visitarse el playón de vendimia, la sala de barricas, las pasarelas elevadas con vistas a los viñedos y conocer el proceso de elaboración. Se localiza en la ruta provincial Nº 8, en el km 9.

“La vendimia es, para nosotros, una nueva oportunidad. Cada año, con cada nueva vendimia comienza una historia. La naturaleza nos exige escucharla e ir acompañando día a día el crecimiento de las nuevas uvas que darán el vino pensado y soñado desde el viñedo. Cada año es un desafío nuevo”, expresó Juliana del Águila Eurnekian, presidenta de Bodega Del Fin del Mundo. “Estamos felices de ser parte de la Vendimia Neuquina, esperamos así dar a conocer íntimamente nuestra amada Patagonia, tierra de nuestros vinos”.

La bodega Familia Schroeder nació en 2001 por el impulso de Herman Heinz Teodoro Schroeder, hijo de inmigrantes alemanes pioneros en la Patagonia, quien decidió invertir, junto con sus hijos, en viñedos en San Patricio del Chañar, con lo que transformó un desierto en verdes viñedos y en una zona productiva. Actualmente posee 145 hectáreas y produce más de 2 millones de litros; vende en el país y tiene una importante presencia internacional. Sus vinos son reconocidos por la alta calidad. Los distingue el dinosaurio de su etiqueta, por el hallazgo de restos durante la construcción de la bodega. Ésta posee una atractiva arquitectura, adaptada al perfil del terreno de forma armónica. Además de las visitas guiadas y de conocer las plantaciones, se puede apreciar un hallazgo paleontológico de la construcción del edificio. También tiene un restaurante gourmet. Se ubica en la ruta provincial Nº 7, picada 7, de San Patricio del Chañar.

“Para nosotros, la vendimia es el momento en que comenzamos a vislumbrar cómo serán nuestros vinos. Es el resultado de todo un año de tareas culturales en el viñedo, de cuidados, aplicando todo nuestro conocimiento y tecnología para obtener la mejor uva, la más crujiente, sabrosa y colorida”, manifestó Roberto Schroeder, presidente de Familia Schroeder, quien agregó que “es una actividad importantísima para posicionar los vinos de San Patricio del Chañar y de la región patagónica, que esperamos forme parte del calendario anual de la provincia de Neuquén”.

“En un futuro, cuando no nos encontremos en medio de una pandemia, esta fecha será una fiesta para promover el enoturismo en nuestras bodegas. La Vendimia 2021 ha sido histórica para nodega Familia Schroeder, récord en cantidad de kilos y condiciones de calidad, por lo que vemos como muy buen augurio el lanzamiento de Vendimia Neuquina”, finalizó Schroeder.

La Bodega Malma pertenece a la familia Viola, pionera en el desarrollo del polo vitivinícola de la localidad neuquina, región que asoma en el mapa vinícola y se destaca por sus vinos de alta calidad, que los elabora a partir de viñedos propios desde 2004 y desde entonces exporta sus productos al mundo. Es una empresa familiar que trabaja constantemente en la búsqueda de la mejor expresión del terruño, cuidando y respetando su entorno. El establecimiento tiene, además de las instalaciones para elaborar los vinos y recibir visitantes, un restaurante en el que se elaboran platos de gastronomía regional, con productos locales y de estación, buscando ofrecer una cocina que se identifique con los vinos y la Patagonia.

“La Patagonia produce vinos de excelente calidad porque es la expresión de muchas cosas:

trabajo, tierra, cultura y clima”, destacó Ana Viola, CEO de Bodega Malma, quien agregó que “para nosotros la cosecha de 2021 fue muy linda”.

“La Vendimia Neuquina es un evento que nos entusiasma, que tenemos que comunicar. Patagonia es una región muy grande en cuanto a kilómetros pero en la realidad somos pequeños valles productivos, en microclimas particulares. Me parece muy importante empezar a hablar de microterruños y particularidades y seguir trabajando en lo que son los vinos y su calidad, que si bien ya se empiezan a conocer más, todavía tenemos un camino muy largo por recorrer. Es muy positivo que se empiecen a acercar los consumidores, los conocedores de vino, y vengan a participar de la vendimia y a conocer la región en detalle y profundidad. La idea de una ruta de todos los valles productivos que hay en la Patagonia tendría que ser nuestro objetivo en el mediano plazo”, finalizó Viola.

La bodega Secreto Patagónico es el resultado del trabajo y la dedicación de la familia Groppo Parisi, que inició su sueño en el año 2000, con la premisa de elaborar ediciones limitadas de vinos de alta gama. El establecimiento tiene 61 hectáreas plantadas en San Patricio del Chañar y tres líneas de vinos: Mantra Rebel; Mantra Clásico y Mantra Reserva. Está ubicado en la ruta provincial Nº 7, en la picada 4,5.

“Nuestro respeto por la Patagonia lo traducimos en cada uno de nuestros vinos, genuinamente cuidadosos en expresar la pureza del terroir en cada botella. Somos eternamente conscientes de las características únicas de la región. La naturaleza patagónica dota a nuestros vinos de una refinada identidad y una intensidad aromática sin igual. Una región silenciosa y misteriosa que logramos se exprese a través de nuestro portfolio”, describe José Rodríguez Castro, wine maker de Secreto Patagónico.

“La vendimia es la tarea más importante que realizamos durante el año. Hay un equipo de trabajo humano detrás de todo esto, a partir del cual logramos excelentes vinos y vinos de alta gama. Si hablamos de este año, en particular de esta temporada, la primavera fue un poco húmeda. Con algunas lluvias, los días fueron cálidos y las noches frescas, habitual en la Patagonia. Estas condiciones nos permitieron cosechar las uvas en el momento y con la madurez correcta. Elaboramos muy buenos caldos y estamos realmente muy contentos con lo logrado para este año”, resumió el especialista.

Finalmente, la bodega Grupo Peñaflor, con más de cien años de historia y presencia en Buenos Aires, Salta, Catamarca, San Juan y Mendoza, llega a esta región vitivinícola patagónica. 

“Nuestra intención es continuar con la producción de malbec, pinot noir, cabernet sauvignon, merlot y petit verdot -para los tintos-; y chardonnay, sauvignon blanc y torrontés para los blancos. Con su incorporación al Grupo Peñaflor, la nueva bodega se suma a Trapiche, Finca Las Moras, El Esteco, Mascota Vineyards y Navarro Correas”, indicó Francisco do Pico, director de Comunicaciones y Asuntos Corporativos del grupo Peñaflor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *