Home  >   Destinos   >   La cordillera patagónica en flor

La cordillera patagónica en flor

Durante este mes se puede apreciar en la región concentrada entre las localidades de Esquel y Trevelin, un predio de impactante belleza y colorido donde florece casi una treintena de variedades de tulipanes, un espectáculo visual único en el país

Cada mes de octubre, en el valle cordillerano chubutense, a veinticinco kilómetros de Esquel y a doce de Trevelin, casi una treintena de variedades de tulipanes imprimen de color el paisaje patagónico.
Se trata de uno de los mayores emprendimientos de este tipo en el país impulsados por la firma floricultora “Plantas del Sur”, que abarca un predio de tres hectáreas, ubicado en un desvío de la ruta 259 y que en los últimos años se transformó en un atractivo turístico único en la Argentina.
La postal panorámica de largos listones de estas flores multicolores se unifica con el surco serpenteante de los ríos Nant y Fall y Percy, afluentes del inmenso Futaleufú que, presuroso, baña el pie de los cerros para atravesar la cordillera y alcanzar la Región de los Lagos en Chile.

El viaje de los tulipanes
Se dice que en el Oriente Medio comenzó el cultivo de tulipanes entre el siglo XI y XII, y que fueron los persas y el Imperio Otomano, en la actual Turquía, quienes lo desarrollaron. El nombre tulipán remite a la forma característica de la flor, similar a un turbante.
Fue en el siglo XVI, cuando Holanda importó algunas especies y a partir de un libro del botánico Carolus Clusius, sentó un precedente que aumentó la popularidad de los tulipanes que perdura hasta la fecha y que incluso llevó a que se conozca al mencionado país como “floristería del mundo”.
El suelo patagónico con su invierno frío y la primavera templada, de Esquel y Trevelín, generan un escenario propicio para el desarrollo floricultor del tulipán.
Con el comienzo del otoño, habitualmente entre abril y mayo, se cultivan los bulbos, que quedan tapados hasta septiembre, cuando nacen los tulipanes y crecen hasta que en octubre están en flor, momento en el cual explota también la atracción turística por estas especies.
Incluso la experiencia patagónica argentina se diferencia de la de Holanda, ya que aquí en un terreno relativamente chico, se concentra una enorme diversidad. En los Países Bajos, hay tantos productores, que se suele cultivar en grandes extensiones y con mayor segmentación de especies.

La historia del emprendimiento
El emprendimiento de “Plantas del Sur” surgió hace más de dos décadas atrás, en 1996, cuando el productor Juan Carlos Ledesma se embarcó en esta riesgosa aventura con su familia, buscando un original modo de sustento, a través del trabajo de la tierra.
Unos primeros pocos bulbos fueron el punto de partida. En Esquel, en Bariloche, en Trevelin, otros productores venían intentando producir tulipanes, aunque en menor escala y con crecimientos dispares. La decisión de la Provincia del Chubut de promover su cultivo, un año después, le dio un impulso grande al rubro y particularmente al emprendimiento de Ledesma que, pasados los años, creció y diversificó su propuesta, llegando a ofrecer casi una treintena de especies diferentes.
El emprendimiento arrancó con 800 metros cuadrados sembrados, que se fueron expandiendo y llegaron a cultivar unas seis hectáreas.
La erupción del volcán Puyehue, casi una década atrás, les hizo retroceder un poco y actualmente sostienen el emprendimiento en tres hectáreas.
Con el paso de los años, “Plantas del Sur” ha logrado tener un mercado y cada año, clientes habituales llaman para adquirir sus flores. En el país son pocos los productores y en esta región particularmente sorprende la variedad de especies alcanzadas. Incluso, han superado el mero abastecimiento del mercado interno para llegar a exportar a diferentes puntos del globo.
Hace cuatro años, apareció una nueva veta para explotar este singular cultivo: su promoción turística.

Enrolados en la idea del “agroturismo”, desde las municipalidades de Esquel y Trevelín se viene desarrollando una actividad paralela al cultivo, que permite promocionar el emprendimiento, acercar a la comunidad a tan singular disciplina y erigirse como una oferta turística más de una región que recibe anualmente visitantes de todo el país y del mundo.
Los productores se vienen formando en la materia para poder recibir a los turistas, llevarles a conocer por dentro la plantación y brindar toda la información necesaria. Esto les ha valido la atención de medios de comunicación de diversos lugares y la afluencia de miles de personas.
Este año, está proyectado que entre los primeros días de octubre y el 4 de noviembre, entre las 9 y las 19 horas, los visitantes pueden arribar a “Plantas del Sur” para realizar visitas guiadas y conocer de cerca los tulipanes.
Se recomienda llevar cámaras fotográficas o los mejores teléfonos celulares posibles, para retratar y guardar el maravilloso espectáculo de los tulipanes en flor con una escenografía deslumbrante de las montañas iluminadas Una belleza paisajística que se transforma en una experiencia alucinante.

Agenda de viaje

 Cómo llegar
Con Aerolíneas Argentinas se puede volar a Esquel con escala en Aeroparte. Pasaje desde $7019 ida y vuelta.
La distancia entre Córdoba y Esquel es de 1820 kilómetros.

Qué hacer
Hasta el 4 de noviembre, entre las 9 y las 19 horas, los visitantes pueden arribar a “Plantas del Sur” para realizar visitas guiadas y conocer de cerca los tulipanes.

Mas info
Secretaría de Turismo de Esquel
+54 2945 451927 / 453145 / 455652
www.esquel.tur.ar – infoturismo@esquel.gov.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *