Informalidad y garantías: trabas para el acceso al crédito pyme

A pesar de que hoy las pymes son muy atractivas para los bancos, el sector sigue teniendo dificultades para el acceso al fondeo: informalidad, falta de documentación, garantías y poca información de gestión son algunas de sus principales carencias, según coinciden varias entidades financieras. Capital de trabajo y reequipamiento  son los principales destinos de los préstamos. Para este año, bancos estiman un crecimiento cercano a 40% para la banca pyme.

Por Natalia Riva – nriva@comercioyjusticia.info

El sector de las pequeñas y medianas empresas (pymes) pasó a ser, en los últimos años, en uno de los más atractivos para los bancos. Principalmente porque se trata de un segmento “dinamizador” comparado con otros sectores de la economía. Además, por el tamaño de las empresas, se desarrolla “un vínculo muy sólido” con este tipo de clientes, según coinciden diferentes entidades financieras consultadas por Comercio y Justicia.

Pero más allá del esfuerzo que realizan los bancos para atraer “cuentas pyme” con líneas específicas y más flexibles, un reclamo recurrente de las pymes -y que no pierde vigencia- es que los requerimientos que exigen los bancos siguen siendo difíciles de cumplir. Ahora bien, ¿cuáles son los requisitos donde las pymes muestran mayor vulnerabilidad? “En términos generales, la mayor debilidad de las pymes al solicitar un crédito aparece en el momento de presentar la información o documentación. No todas las empresas cuentan con un referente o directamente un gerente financiero que las asesore en cómo preparar la información a un banco para su evaluación crediticia”, explica Milagro Medrano, gerente de RRII de Banco Macro.

Para el banco BBVA Francés, los aspectos que hacen frágiles a las empresas son diferentes si se trata de pymes con estructura administrativa o sin ella: “En las empresas con estructuras muy acotadas, la principal debilidad es la poca información de gestión que utilizan para llevar a cabo sus negocios y en consecuencia la imposibilidad de suministrarla de manera formal”. Y continúa: “Diferente es el caso de aquellas empresas que planifican la marcha de sus negocios en base a información sustentable que pueden suministrar a quien le demandan financiamiento. La calidad y sustentabilidad de la información que provee la empresa, más su conocimiento y el contacto con su economía, es directamente proporcional a una mejor comprensión de su negocio. Esto hace que sea más simple el asesoramiento y la aplicación de la herramienta financiera que mejor se adecua a su necesidad”.

Para José Luis Romani, gerente de Banca Empresa del Credicoop, un banco que tiene a las pymes como su principal cliente, “las garantías” son una de las trabas más frecuentes para acceder a fondeo. Sin embargo, la entidad destaca la función que cumplen en estos casos las Sociedades de Garantía Recíprocas, una herramienta a la que cada vez más acuden las pequeñas empresas al momento de solicitar financiamiento. “Es fundamental que las pymes confíen en su potencial, ya que todas ellas tienen la posibilidad de acceder a un crédito que se adapte a sus necesidades y capacidad de pago”, destacan. Sobre este tema, el Francés es claro: “Hay que tener vocación y entender al sector pyme, ya que no se lo puede atender con productos o riesgos enlatados sino luego esto se paga en la última línea del balance. Requiere adentrarse en los negocios del cliente, conocerlo y estar activos. No es banca retail”.

Crecimiento notable
Los bancos consultados coincidieron en un “crecimiento sostenido” de los servicios brindados a las pymes. En su mayoría, identificaron un desarrollo de la banca pyme cercana a 40 por ciento; y para este año, proyectan un crecimiento similar. “El año 2013 culminó con un crecimiento interanual de 45% aproximadamente en préstamos a pymes, mientras que los años 2011 y 2012 tuvieron un crecimiento parecido”, destacan fuentes de Macro.

Y para este año esa institución proyecta un crecimiento en línea con el que se viene dando. “Pero hay que estar muy atentos a las diferentes variables que se presentan en el contexto que pueden modificar las pautas de comportamiento en el mercado”, advierten. El Francés, en los últimos tres años, alcanzó un nivel de penetración en ese mercado que le permitió quintuplicar su participación en ese segmento, “no sólo a nivel de activos sino también en negocios transaccionales y de tesorería”. Para 2014, las estimaciones de crecimiento rondan 35% neto (luego de las amortizaciones de capital previstas), aunque aseguran que sus proyecciones “suelen ser inferiores al resultado final que obtiene la red de sucursales”.

Los préstamos al sector pyme del banco Credicoop, por su parte, superaron en los últimos años 60 por ciento del total de financiaciones del banco y para este año estiman un crecimiento no inferior a 30 por ciento.

¿Para qué piden las pymes?
Capital de trabajo y reequipamiento son los destinos principales a los que se dirigen los fondos para el sector, por lo que las “líneas de inversión productivas” son las que más demanda tienen en todos los bancos. “Los clientes concentran sus necesidades en capital de trabajo, de modo de no comprometer rentabilidad futura con el actual costo financiero, lo cual resulta sumamente lógico”, explica el Francés.

Por su parte, Romani puntualizó que las pymes solicitan créditos tanto para sus necesidades de evolución como de inversión a largo plazo. “Para el primero de los destinos utilizan principalmente el descubierto en cuenta corriente y el descuento de cheques de pago diferido, dado que son líneas que brindan agilidad al momento de atender los desfasajes financieros temporarios. Para acceder a mayores montos de capital de trabajo pueden conseguir créditos a plazos acordes a su rubro. Y tratándose de inversión, pueden acceder a créditos amortizables hasta en 60 meses, o leasing financiero, que les permite hacer uso de un bien por el pago de un alquiler mensual”, finalizó.

Radiografía

– Los bancos coincidieron en un “crecimiento sostenido” de los servicios brindados a las pymes. En su mayoría, identificaron un desarrollo de la banca pyme cercana a 40 por ciento; para este año proyectan un crecimiento similar.

– Capital de trabajo y reequipamiento son los destinos principales a los que se dirigen los fondos para el sector.

– En promedio, cerca de 50% de la cartera total de préstamos de las entidades financieras es destinado a pequeñas empresas de múltiples actividades económicas.

– “Es fundamental que las pymes confíen en su potencial”, aconsejan los bancos.

Línea impulsada por el BCRA
“Es una línea con amplia aceptación entre las empresas”

La línea de créditos para la inversión productiva impulsada por el BCRA en 2012 “está funcionando”. Al menos así lo reconocen las entidades financieras consultadas. “El sector pyme la recibió (la nueva línea) mucho mejor de lo esperado. Se ha demandado asistencias en casi todas las actividades y se colocaron, en algunos casos con exceso los cupos designados al banco entre 2012 y 2013 con prioridad a pequeñas empresas, mas allá del 50% requerido por el BCRA para esta línea”, dicen fuentes de Macro.

“Venimos cumpliendo con todas las circulares referidas a inversión productiva y la vigente se hace mucho más atractiva para los clientes por el enorme contraste con el costo de una línea comercial”, asegura el BBVA Francés .

Por último, el Credicoop indicó: “Es una línea con amplia aceptación entre las empresas, dado que brinda excelentes oportunidades para renovar maquinarias, aumentar la capacidad instalada, mejorar la productividad, etcétera. A la fecha llevamos liquidados mas de $ 3.000 millones en esta línea, superando los objetivos que fija el BCRA para la entidad”.

Artículos destacados