Comunicarte: de una revista de tesis a un catálogo de libros por el mundo

Egresada de la UNC, Karina Fraccarolli no lo soñó, pero lo logró. Pasó de armar una publicación para presentar en la facultad a constituir una editorial que ha publicado 300 títulos y que hoy se espeja en la “Librería del Palacio”.

Un egresado de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba no se lo hubiera imaginado. Lo que nació como una revista para una tesis de grado, hoy se consolida en una reconocida editorial latinoamericana, una distintiva librería y uno de los pocos centros de promoción de la literatura infantil y juvenil, con fuerte acento en Córdoba y en el país.

Se trata de Editorial Comunicarte, un emprendimiento que se gestó hace poco más de 15 años. “Con la idea de retribuir en mi zona de origen todo lo que recibí a lo largo de la carrera, comencé dando talleres de periodismo a las escuelas del municipio de Juárez Celman y de zonas aledañas. Esta experiencia -que duró un año, junto a mi actual marido y por entonces compañero, Marcelo Demonte- la volcamos en una revista para nuestro trabajo de tesis”, recordó con orgullo la dueña de la iniciativa y actual titular de la editorial, Karina Fraccarolli.

La revista regional vivió seis años y no sólo sirvió para autosustentarse, sino para tentar otras instituciones y localidades que fueron demandado trabajos de edición. “Comenzamos a armar revistas para otras regiones, a editar publicaciones para la UNC y para algunos autores que nos venían a buscar”, relató Fraccarolli.

A partir de ese momento, Fraccarolli tomó la decisión de dar una vuelta de tuerca a su propuesta, y forjar los primeros pasos formales para editar, publicar y financiar obras de calidad. Lingüística, discurso, pedagogía, didáctica y educación popular fueron los ejes de sus primeras colecciones, que hoy perduran y son parte de sus títulos más reconocidos y buscados.

No obstante, la literatura infantil y juvenil fue la que le abrió las puertas de los mercados internacionales. “Gracias a la participación en ferias de libros internacionales y en las ferias de Córdoba y Buenos Aires, nos hicimos conocidos con estas colecciones que nos solicitan desde distintos países de Latinoamérica”, cuenta la emprendedora. “Las publicaciones se presentan en tapa dura, con alta calidad y resolución y con innovadoras ilustraciones”, añade Fraccarolli. Así, asegura, “son cada vez más los autores de Córdoba y del país que quieren trabajar con nosotros”.

En números
La editorial ha publicado un total de 400 títulos a lo largo de su trayectoria, de los cuales 60 se destinan a niños y jóvenes. “En mi época de niña había muy pocos libros para chicos, recuerdo que me leía tomos completos de medicina naturista… Hoy lo mejor que puedo hacer con mi tiempo es apuntar a que muchos más chicos tengan acceso a libros buenos y profundos”, fundamenta la especialista.

Por lo tanto, una de las decisiones cruciales de la empresa hace un par de años, fue reducir la cantidad de títulos -para hacer prevalecer la selección y calidad de éstos- y aumentar la venta multiplicando la cantidad de ejemplares. “Antes teníamos 50 y ahora 35, es un catálogo más reducido, más selecto pero más difundido. En su momento tirábamos una cantidad de 500 o 1.000 ejemplares por título, ahora superamos los 3.000”, compara.

La comercialización se realiza en todo el país por medio de distribuidores, y de manera directa en Buenos Aires, mediante un equipo de comercialización. A su vez, por intermedio del Fondo de Cultura Económica, vende en Colombia, Chile, Guatemala, México y España, entre otros países.

Diversificación
Como fruto del ahorro genuino y de un crecimiento anual sostenido de más de 20%, Comunicarte se embarcó en la apertura de un nuevo formato que le permite exponer de manera directa su “distinguida y cuidada colección”. Semanas atrás abrió la “Librería del Palacio”, que -además de ofrecer otros materiales selectos- dispone de una gran variedad de títulos. “Al visitante se lo espera con asesoramiento y con un café”, cuenta Fraccarolli. También se también instaló un pequeño bar que oficia de recepción. “Desde que está funcionando, los visitantes agradecen que hayamos instalado la primera librería en Nueva Córdoba”, señala la dueña.

La empresa compró un inmueble de más de 300 m2 en Ituzaingó 882, donde en planta baja ubicó la librería y -en planta alta- la editorial que -además de los espacios destinados a la principal actividad, cuenta con una aula para 40 alumnos-, donde se realizarán talleres de narración, ilustración y presentación de libros.

Actividades paralelas
En aras de promocionar la literatura infantil, la editorial realiza semanalmente narraciones para niños de hasta nueve años, en su rincón infantil “Ratón de Palacio”. También organiza visitas guiadas para escuelas, en las que muestra su trayectoria, explica su actividad y hace un recorrido por la casa.

En busca de autores contemporáneos, la empresa lanza por séptima vez el Concurso de Cuentos Infantiles “Los niños del Mercosur”cuya invitación está abierta para escritores residentes desde México hasta Ushuaia. “Los cuentos deben ser inéditos. De esta manera, los niños pueden conocer historias y personajes de una vasta región de América, lo cual significa un aporte al acercamiento entre países hermanos”, agrega. Los ganadores reciben dinero en efectivo, y además, la publicación de su cuento en formato bilingüe e ilustrado.

Recomendados

– Si tuvieras que recomendar tres cuentos para niños. ¿Cuáles serían?
”Es muy difícil, pero podría ser  “Arbol de Lila”, un relato poético que presenta al amor como valor universal, humano y de encuentro. Otro es “Papelote”, donde su autora cordobesa,  Elena Giampieri describe la vida de un papel de diario que hace todo lo “posible por ser libre, defender lo que quiere y lo que desea en su vida”. Otro sería “Oh, los colores”, donde el niño los aprende de una manera no tradicional , a través de poesía y acuarelas.

Artículos destacados