Un invento para vigilar el crecimiento de las plantas

Se trata de sensores que monitorean el volumen y longitud de los vegetales frente a diferentes condiciones de suelo y ambiente. El sistema permite un seguimiento remoto desde cualquier parte del mundo.

Tres investigadores cordobeses acaban de ganar el primer premio del Concurso Nacional Innovar 2011 en la categoría Agro. ¿Cómo lo lograron? Con un invento que permite vigilar el crecimiento de las plantas ante distintos tipos de suelo y climas. El sistema, creado por tres ingenieros de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) tiene como fin hacer mediciones para el agro revelando de qué manera se comportan y adaptan los cultivos ante distintos contextos. Los datos que entrega el sistema pueden ser consultados remotamente desde cualquier sitio del mundo.

El nombre oficial de la innovación galardonada es “monitor de crecimiento vegetal para adaptación de cultivos” y -según explican los investigadores- vigila de manera integral los indicadores más importantes de adaptación de vegetales.

“Se trata de una máquina con sensores que, colocada en tallos -por ejemplo-, permite saber cuánto creció una planta en determinado tiempo, tanto en volumen como en longitud. La medición también permite hacer una medición selectiva para conocer cómo se desarrolla cierta parte específica de la planta ”, detalló a Comercio y Justicia el ingeniero mecánico Daniel Conte, uno de los desarrolladores junto al ingeniero electrónico Juan Aparicio (líder del proyecto) y el ingeniero industrial Eduardo Zorzoli.

Los tres forman parte de Grupo de Investigación en Fiabilidad Integral del Departamento de Ingeniería Industrial de la UTN, equipo que por este proyecto también fue reconocido internacionalmente con la certificación a la innovación que otorga la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, lo que implica que es la primera innovación existente en su tipo.

Según expresó Conte, durante la investigación se hicieron mediciones sobre simulaciones a distintas condiciones para ver cómo iba creciendo el cultivo; es decir, cómo se iba adaptando a las distintas programaciones del ambiente, tales como condiciones de estrés por sequía o salinidad excesiva de los suelos. En este sentido, el experimento fue estudiando el crecimiento volumétrico de la planta.

Los antecedentes, por ejemplo, pueden ser trasladados a otros equipamientos que se utilizan con interés de aumentar la biomasa en territorios de nuestro país expuestos a climas adversos. Cabe señalar, que la motivación de los investigadores nació hace cinco años ante una demanda específica del INTA.

Apoyo
Un reconomiento que ayuda a seguir trabajando

“El hecho de que el monitor de crecimiento vegetal haya alcanzado el  1° premio y el reconocimiento de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual nos facilita terminar la fase de protección de propiedad intelectual y la confianza para poder seguir trabajando en ésta línea de soluciones para el agro y la industria”, celebró el ingeniero Conte. Todo el equipo recibió un incentivo de 30.000 pesos, parte del cuál reinvertirán en el proyecto

Artículos destacados