Investigarán en universitarios el consumo de alcohol

Quieren conocer las trayectorias de los alumnos desde su ingreso y durante los años de formación académica. Pretenden identificar los problemas asociados a estas prácticas. El equipo científico es de la Facultad de Psicología y del Conicet.

Un equipo cordobés investigará el consumo de alcohol, tabaco y drogas entre los jóvenes alumnos de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Se trata de un trabajo científico que se aplicará en una muestra de 4.000 estudiantes, de entre 18 y 25 años, pertenecientes a distintas carreras, que busca identificar los grupos con riesgo de desarrollar patrones problemáticos de consumo.

El estudio estará a cargo de los investigadores de la Facultad de Psicología y del Consejo Nacional de Ciencia y Técnica (Conicet) Angelina Pilatti y Ricardo Pautassi. Denominado Encuesta Longitudinal sobre Alcohol (ELSA), relevará las trayectorias de consumo de los universitarios desde su ingreso y durante los años de formación académica. Además, se identificarán los factores que tienen mayor efecto en la predicción de consumo del alcohol y otras sustancias, así como los problemas asociados a ello.

Según la bibliografía científica internacional, el consumo excesivo de alcohol entre los cursantes de nivel superior es un importante problema de salud pública en distintos países. La UNC, mediante la resolución 168/16 declaró de interés institucional la investigación, según divulgó la propia universidad.

Los científicos aplicarán distintos cuestionarios que indagan en la información sociodemográfica de los sujetos (edad, sexo, nivel socioeconómico, etcétera); consumo del alcohol y otras sustancias; consumo de tabaco y drogas; problemas asociados al alcohol (interpersonales, ocupacionales, académicos y conductas de riesgo); percepción de consumo de los padres de los estudiantes; y también búsqueda de información para construir una historia familiar de abuso del alcohol.

El objetivo de los autores del proyecto es seguir a los participantes durante aproximadamente los cinco años de cursado. Ya se había hecho un primer trabajo preliminar, a partir de la cohorte que comenzó en 2014.

“El consumo de sustancias es una conducta con patrones característicos y cambiantes que requiere de mediciones frecuentes y regulares. La medición sistemática de las conductas de consumo de sustancias es fundamental para, por un lado, conocer cuál es el estado de esta problemática, y por el otro, identificar cambios o tendencias en el uso de estas sustancias a lo largo del tiempo”, explicó Pilatti, directora del proyecto ELSA. De esta manera, mediante el uso de los cuestionarios, cada año se recolectará nueva información de la muestra “para crear un observatorio que registre e identifique las conductas de consumo de esta población. Planeamos seguir a los participantes desde 2016 a 2020, y así sucesivamente”, agregó.

Pioneros
Según el equipo de la facultad y del Conicet, en Argentina no hay estudios epidemiológicos centrados en la población universitaria y tampoco investigaciones longitudinales -las que estudian a un grupo de personas durante un período de tiempo determinado- que permitan analizar trayectorias de consumo y desarrollar modelos teóricos. Esta información es indispensable para identificar personas con riesgo de convertirse en dependientes y elaborar planes de prevención.

“Mejoraremos nuestra comprensión de las conductas de consumo y sus consecuencias, y de los factores de riesgo”, señala Pilatti. “Podremos, por ejemplo, generar perfiles de quiénes son los ingresantes de la UNC que con riesgo de desarrollar problemas con el alcohol. Estos perfiles se podrán usar en screenings sociosanitarios para detectar individuos y así guiar decisiones clínicas o de política pública. En síntesis: se podrán tomar decisiones y elaborar planes basados en evidencia científica”, concluyó la investigadora.

Artículos destacados