“En la Física Forense descubrí la alegría de usar el conocimiento y hacer algo útil”

“El objetivo es inundar de profesionales capaces de asesorar a la Justicia”, dijo en la apertura de la Especialización en Criminalística, una propuesta inédita que comenzó el viernes en Córdoba.

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

Una inédita especialización en Criminalística y Actividades Periciales abre en Córdoba una nueva posibilidad para que ciencia y justicia se abracen. La idea surgió de las Facultades de Matemática, Astronomía y Física; Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; Ciencias Químicas; y Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba, juntamente con la Dirección General de Policía Judicial. El viernes pasado, disertó uno de los pioneros de la Física Forense en Argentina, Rodolfo Pregliasco. Con él dialogó Comercio y Justicia sobre la cada vez más indispensable mirada interdisciplinaria que necesita la Justicia. En su caso, ya aplicó la física en resonantes casos y logró pruebas clave en causas como la de Miguel Bru, Teresa Rodríguez, Kosteki y Santillán o la Masacre de Trelew.

“Hace falta reforzar las disciplinas. Siempre hubo en la investigación judicial una mirada interdisciplinaria; creo que hay que llevar a los profesionales que tienen disciplinas bien desarrolladas a especializarse para poder aplicar los conocimientos en esa arena nueva. Existen muchos profesionales de distintas áreas que están trabajando en el Poder Judicial, pero la novedad es que la especialización les dará un panorama y una serie de perspectivas que les van a permitir actuar mucho mejor en el ambiente judicial”. Así lo considera quien reconoce que quienes vienen actuando en esta área, “lo hemos hecho todo a los tortazos, aprendiendo de nuestros errores, hemos tenido que aprender muchas cosas para poder ser eficientes y nadie nos lo enseñó, entonces, convertir eso en una carrera de especialización va a multiplicar mucho el esfuerzo que han hecho unos pocos; la idea es inundar de profesionales capaces de asesorar a la Justicia”.

– ¿Sobre qué causa relevante está Ud. abocado en este momento?
– Hace muy poco presenté con mi colaborador y alumno Lucas Micheletti, un trabajo muy grande en la causa del 20 de diciembre de 2001 que está en juicio en este momento. Nos llevó un año de trabajo. A partir de la información gráfica que hay de ese día (unos 160 videos de todos los canales de televisión, más las cámaras de la Policía), hicimos una reconstrucción de qué es lo que pasó en Buenos Aires en esa jornada, haciendo un cronograma de cómo fueron los desplazamientos de los actores que participaron ese día y narrar las cosas que fueron pasando pero con tiempo y espacio precisos. Eso es producir evidencias de alguna manera.

– ¿Y qué observaron en ese estudio?
– El trabajo que nos encomendaron es muy amplio, lo que sucede es que había un gran número de evidencia, pero si eso no está organizado es el registro caótico que tenemos todos en la mente. El 20 de diciembre de 2001 fue un lío, pero si uno comienza a organizar los hechos en espacio y tiempo, uno puede percibir cambios de comportamiento en la Policía en determinados momentos, en los manifestantes, en cómo se distribuyen, y eso es muy importante en el juicio que se está desarrollando, porque lo que se está enjuiciando no son sólo los autores materiales sino también la actuación de la Policía y del Ministerio del Interior.

– Ese análisis puntual sobre el 20 de diciembre de 2001, ¿abrió la posibilidad a una metodología?
– Nos ha entrenado muchísimo en lo que es organizar el material gráfico en tiempo. Desarrollamos herramientas para visualizar rápido el material, para sincronizarlo y ahí han surgido cosas muy interesantes, y una muy novedosa desde el punto de vista técnico. Hay muchos videos que tienen la hora inscripta, como los de la Policía; también están los de los canales de televisión que tienen la hora en la pantalla; lo único que hay que hacer es encontrar algún momento en que se vea el mismo hecho en el video de la Policía y en el de canal y ahí ponés en hora el reloj del canal. Con eso, ya sabés cómo es para ese canal la hora con respecto de los otros videos.

-¿Y cuando no tienen la hora?
-A veces lográs un hecho concurrente de un video que tiene la hora y sabés entonces en qué momento fue hecha esa toma. Pero esos videos, generalmente, son realizados por un camarógrafo que filma un poquito y corta, filma otro poco y corta, entonces vos sincronizás y lo que sincronizás es una toma, la toma siguiente ya no lo está; lo único que sabés es que fue después de la toma anterior (grabada), y en general no tenés la suerte de que tenés un hecho que lo ves en otra cámara.

También ocurre que en la toma siguiente hay un hecho que está antes de algo que se ve en otro video, entonces lo sincronizás pero en una situación de desigualdad. Aunque a esta altura parece un trabalenguas este relato, lo que empezás a establecer son relaciones entre tomas de distintos videos, algunos que tienen la hora puesta y otros no. Es cierto que cuantas más relaciones entre los videos establezcas, más se va a ir fijando la hora de cada toma, porque cada vinculación que hago establece una restricción sobre todo el sistema. Para ponerlo en una línea del tiempo, lo que hicimos fue trabajar en un paradigma de computación que es la Programación Orientada a Restricciones y ahí desarrollamos un programa y usamos un algoritmo para resolver ese tipo de problemas. Eso es un recurso nuevo que está disponible para cualquier otra causa.

“Y la Física, ¿dónde está?”
Como ayudando a dilucidar el rol del físico, el propio Pregliasco plantea: “Uno podría preguntar, y la física ¿dónde está? porque al fin y al cabo se trata de hacer programas de computadoras, cruzar los datos, tener algoritmos, y uno podría decir, no hace falta un físico para hacer eso. Pero, en un trabajo interdisciplinario, lo que se está usando de la profesión no es solamente el conocimiento específico de cada área, se usan las habilidades profesionales que desarrolla cada área”.

Finalmente subraya: “Estamos acostumbrados a procesar enormes volúmenes de material, indagar si tienen relación causal con qué, trabajar con base en la evidencia, a programar, a usar la computadora, a evaluar la información gráfica, entonces se usan todas esas habilidades profesionales que uno no sabe que tiene, las que uno usa y forman parte de la genética profesional y eso a mí pareció muy interesante”.

El único hasta ahora

¿Hay en Córdoba físicos forenses?
– Hay profesionales de todas las disciplinas que ocasionalmente hacen un asesoramiento judicial y, en eso, hay físicos que han hecho asesoramientos a la Justicia, pero yo soy el único que dediqué mi carrera a los temas de investigación que surgen de allí. En práctica laboral, si bien se traduce en pericias judiciales, el objetivo principal que siempre tengo en mente es desarrollar nuevas técnicas de investigación que permitan ser aplicadas en el fuero judicial.

Artículos destacados