AFIP incorporó cambios en la declaración jurada de las sociedades

A menos de un mes del vencimiento de esas presentaciones, entre los contadores la medida cayó como “un balde de agua fría”. “Así no podemos trabajar”, se quejó el titular del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, José Luis Arnoletto.

El fisco oficializó nuevas exigencias para cumplir con las presentaciones de DDJJ de sociedades que vencen en apenas un mes. Entre los requisitos se pide un detalle más amplio sobre las inversiones, los gastos y el destino de dólares adquiridos por las empresas. Además, se deberán presentar los estados contables en formato digital. La medida produjo malestar entre los contadores que deberán agregar nuevas tareas contrarreloj: “Pedimos previsibilidad al fisco. Así no se puede trabajar”, subrayó José Arnoletto, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba(CPCE).

Por medio de la resolución 3077, publicada en el Boletín Oficial, la AFIP implementó un nuevo aplicativo para determinar el impuesto a las Ganancias y realizar las declaraciones juradas, denominado “Ganancias Personas Jurídicas- Versión 10.0”, el que será obligatorio para las presentaciones que vencen el mes que viene. “La nueva declaración nos permitirá tener una lectura más certera de la situación de las compañías”, advirtió el titular de AFIP, Ricardo Echegaray.

Entre los datos que deberán presentar las sociedades mediante transferencia electrónica figuran: formulario de declaración jurada F. 713 generado por el programa aplicativo, el “Informe para Fines Fiscales” y la memoria, estados contables e informe de auditoría del respectivo período fiscal (4.1.), en formato “.pdf”. También, se exige una declaración jurada informativa adicional que contenga, entre otros, los datos sobre: inversiones realizadas, gastos afrontados, portfolio societario y compra de dólares y su destino.

Con relación a los gastos afrontados, ahora se pide que declaren los montos vinculados con servicios públicos, seguros, gastos de combustible, propaganda, publicidad y merchandising, viáticos, refrigerio y transporte, gastos médicos, sistema de seguridad y transporte de caudales. A su vez, apuntan a gastos sobre alquiler de inmuebles y/o autos afectados a directivos del exterior que se desempeñan en el país, diferencias de valuación, ajustes de precio realizados por la Aduana y cargas fiscales no deducibles.

Malestar
Para Arnoletto, la medida implicará más trabajo adicional y los contadores que ya cerraron esos trabajos deberán hacer rectificaciones, presentaciones complementarias y tareas traumáticas como la discriminación de información para cumplir con nuevas exigencias que, en ciertos casos, demandarán la revisión de facturas de todo un año. “Esto nos complica”, subrayó el presidente del CPCE. “Nuestra profesión se ha vuelto insalubre desde hace unos años. Pedimos más previsibilidad, ésta es una medida que seguramente ya estaba en carpeta desde hace un tiempo pero lo comunican a pocos días de que venza la presentación”, se quejó.

Artículos destacados