Se acrecientan esfuerzos para promover la eficiencia energética

Especialistas de todo el mundo se reunieron en la Cumbre de la Tierra Río +20.

En una sesión especial del Día de la Energía en el marco de Río +20, expertos de diferentes países intercambiaron conocimientos y experiencias para mejorar la eficiencia energética y energías renovables para hacer ciudades sostenibles.

La sesión fue moderada por Dolf Gielen, director de Innovación y el Centro de Tecnología de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) y la discusión se centró sobre las medidas que se pueden tomar para impulsar las energías renovables en las ciudades.

Los panelistas fueron Sigurd Heiberg, presidente del Comité de Energía Sustentable (CEPE); Jim Walker, cofundador de The Climate Group; Henretig Josh, gerente senior de Sustentabilidad Ambiental de Microsoft; Rajeev la AR, comisario de la Corporación Municipal de Thane, una ciudad de India.

En el encuentro se resaltó que en las ciudades se consume entre 66% y 75% de la energía mundial y esta proporción continuará en crecimiento cuando 1,5 billones de personas migren a las ciudades antes de 2030. La tasa de urbanización es especialmente elevada en Asia y África, donde la población urbana crecerá 1.200 millones y 450 millones respectivamente. Mientras que los municipios urbanos de menos de 500 mil habitantes constituirán el segmento de más rápido crecimiento, según estudios publicados por la Organización de las Naciones Unidas de 2004.

Las grandes cantidades y el uso ineficiente de la energía en las ciudades ofrecen inmensas posibilidades para la introducción de la energía sustentable, pese a que las oportunidades dependen en gran medida de condiciones locales, tales como el clima, la infraestructura, la disponibilidad de recursos renovables y el diseño urbano.

Hay varias categorías y combinaciones posibles de las políticas que pueden aplicar los gobiernos en materia de energía sustentable:

– El desarrollo sostenible de la infraestructura urbana para las ciudades de bajas emisiones de carbono, incluido el transporte sostenible, agua, residuos, materiales y gestión de los nutrientes.

– El diseño urbano, los edificios verdes, energéticamente eficientes (tanto es su iluminación como en su calefaccionamiento).

– La producción de energía distribuida, las energías renovables, la introducción de las compañías de energía libre de carbono, y de almacenamiento.

-Política de desarrollo sostenible, incluida la promoción de comportamientos sostenibles.

En la sesión especial organizara por Irena se destacó que la energía sustentable tiene un impacto en la calidad de vida. Se puede reducir la contaminación del aire, impulsar el crecimiento económico, mejorar la vivienda, apoyar el desarrollo de sistemas de transporte sostenibles, proporcionar fuentes de energía modernas y oportunidades de empleo a los que viven en barrios marginales y reducir el crecimiento proyectado en los residuos sólidos urbanos.

Los líderes de una ciudad pueden influir directamente en los proyectos de planificación urbana o instar a las políticas locales para promover la energía sostenible. En aquellos casos en los que están directamente involucradas en el suministro de electricidad o calor a las viviendas urbanas, también tienen acceso a los datos valiosos que pueden ser utilizados para la planificación anticipada, el equilibrio de la oferta y demanda de energía y mejorar la eficiencia energética.

La Cumbre de la Tierra Río+20 -llamada oficialmente Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable- culminará mañana en Río de Janeiro, Brasil. Esta cumbre es un nuevo intento para avanzar sobre el compromiso de los Estados y la comunidad mundial en los grandes cambios de este siglo XXI. Se lleva a cabo veinte años después de la primera cumbre histórica de Río de Janeiro en 1992 y diez años después de la de Johannesburgo en 2002.

Artículos destacados