Llamado a mediadores y mediadoras: capacitarse en violencias contra las mujeres

Luján-D’Adam-Sabrina González Solé (*) exclusivo para Comercio y Justicia

Con la sanción de la ley nacional N° 27499 en el año 2018, también conocida como “Ley Micaela”, y su ratificación por la Provincia de Córdoba mediante la ley N° 10628, la necesidad de capacitación en perspectiva de género y violencias contra las mujeres se puso sobre la agenda pública.

Pese a que la normativa señalada tenía por destinatarias aquellas personas que se desempeñan en algunos de los poderes del Estado, la educación en perspectiva de género afloraba en la mesa de debate de la república como herramienta indispensable para combatir y erradicar los patrones socioculturales que violentan a las mujeres e identidades no heteronormativas. Así fue como diferentes instituciones públicas y privadas comenzaron a adherir a la ley mencionada, promoviendo -y en casos también exigiendo- capacitaciones sobre la temática. El deber legal devino en un deber político y, en profesiones como la nuestra, también ético.

La perspectiva de género, entendida como el análisis de la realidad sobre la base de la existencia de condiciones históricas de desigualdad entre hombres y mujeres, implica diferenciar los aspectos biológicos de las personas y las atribuciones, ideas, representaciones y prescripciones sociales que se construyen tomando como referencia esa biología.

La atribución de ciertos roles a las personas se basa en estereotipos de género, que responden a meras construcciones sociales disfrazadas de naturales que reproduce desigualdad y posicionan a las mujeres en una situación de sometimiento ante los hombres. La forma de ver el mundo ha mutado y, con ello, las configuraciones y relaciones sociales. La lucha por romper con esta sumisión y poder, la defensa de los derechos de las mujeres, el respeto a la identidad de género, son cada vez más fuertes. Nos interpela a una permanente deconstrucción de pensamiento y a entender que la convivencia debe ocurrir desde un respeto a la diversidad y en un marco de igualdad.

La necesidad de formación en perspectiva de género y violencia contra las mujeres nos convoca en lo personal, en lo profesional y en lo comunitario. Las/los mediadoras/es no estamos ajenos a esto.
En la mesa de mediación no trabajamos sólo con argumentos que describen la situación de conflicto sino con los pensamientos, creencias, prejuicios, estereotipos e identidades, tanto de los/las participantes de la mesa de diálogo como de nosotros/as los/las mediadores/as.

Siendo el compromiso asumido bregar por un marco de igualdad entre quienes participan, estamos convocados a elaborar y seleccionar las estrategias y herramientas que permitan nivelar la mesa de diálogo y erradicar la invisibilización y reproducción de desequilibrios de género.

En palabras de María Elena Caram: “Necesitamos un/a mediador/a que pueda comprender estos cambios sociales, comprender cada mundo en particular, trabajar con respeto y aceptar las pautas de otras configuraciones, por ejemplo familiares, quizás distintas de las nuestras. Las situaciones del siglo XXI requieren un/a mediador/a del siglo XXI”. (“Familias del Siglo XXI”. XIV Congreso Mundial de Mediación y Cultura de Paz. Bs. As., Argentina. 2018).

Las situaciones de vulneración de derechos nos demandan un deber de autocrítica y autoexamen constante en nuestras prácticas. Estamos llamados a repensarnos, ampliar la mirada y diseñar nuevas intervenciones desde un cambio de perspectiva. Que nuestro rol implique neutralidad e imparcialidad no significa que nos mantengamos ajenos/as a la realidad pero sí que mantengamos un compromiso social y estar alertas, cuidando de no atribuir estos significados propios a las expresiones de los participantes y evitando reproducir prejuicios y estereotipos que expanden el flagelo de la violencia de género.

El compromiso asumido como mediadores/as, en tanto facilitadores del diálogo en un espacio de igualdad, libertad, respeto y no discriminación, requiere de una capacitación continua en pos de la garantía de tales derechos y de la co-construcción de una convivencia social pacífica y democrática.

Provocar el reconocimiento, empoderamiento y legitimación del/a otro/a es una necesidad. Es nuestra labor mediar conversaciones en las cuales las personas puedan hablar y oírse, sin presiones ni desvalorizaciones, asumiendo el protagonismo y el manejo de sus decisiones en el marco de su autodeterminación.

Incluir la herramienta de los “anteojos violetas” en nuestras prácticas conforma un deber no sólo jurídico sino también ético y ciudadano. La llamada a incorporarlos está hecha.

(*) Mediadoras. Integrantes de Diálogos: Mediación y Derechos

14 Comentarios en "Llamado a mediadores y mediadoras: capacitarse en violencias contra las mujeres"

  1. Avatar MARIA CRISTINA PALACIOS | 15 agosto, 2020 en 10:19 am | Responder

    Sin duda la perspectiva de género tiene que estar en la formación de un/a mediador/a para volcar la en la mesa de negociación cada vez que se infiera su transgresión discriminación y contribuir y a acompañar este cambio cultural que ya no puede detenerse.

  2. Avatar Silvia Lilian Aguirre | 14 agosto, 2020 en 11:57 pm | Responder

    Sostener el desafío de reconocer al otro en la condición de semejante es una cuestión profundamente ética y humana. En un contexto atravesado por la emergencia de distintas violencias es esencial impulsar estrategias q generen un contra-poder al poder desarticulador de la violencia. La Mediación es una vía posible. Soy Psicóloga especializada en el abordaje de violencias contra N,N y Adolescentes. Y la mediación en Tucumán,q es la provincia dónde resido es monopolizada por los abogados.

  3. Soy mediadora y quisiera formar parte del equipo de trabajo . Podrían indicarme dónde durigirme

  4. Como se realiza la.capacitacion y puedan contar con los datos del mediador en al base de datos?

  5. Tomar Consciencia

  6. Excelente nota, para tomar mas concienta de lo que necesitamos ahora como individuos y como sociedad toda, gracias

  7. Excelente reflexión!! Cada día avanzamos un paso más! Como profesional y como parte de esta sociedad que hoy nos convoca más que nunca. Gracias por el aporte!!

  8. Muy interesante. ¡Felicitaciones!

  9. Excelente artículo, nos queda mucho por caminar! Salir de nuestros prejuicios para incluir a [email protected] en la mesa. Muchas gracias

  10. Avatar Silvana Gabriela Gagliero | 13 agosto, 2020 en 11:46 am | Responder

    Excelente, que lo que. En principio fue una Ley, salga del silencio, y se propague a toda la sociedad, a todas las profesiones, realmente es ya una cuestión de política estatal, que se imparta en todos los órdenes del Estado una Ley de tal Magnitud. Y así, como en un momento las ESI, pasaron a integrar la currícula en los colegios en sus distintos niveles, y hasta se transformó en un contenido de tipo o trans versal, La ley Micaela, no puede ser menos.
    Y tampoco podemos dejar de lado a los mediadores y mediadoras, cuya relación con las personas y sus problemáticas, no pueden quedar fuera de estos nuevos contextos que se dan en la sociedad, y que son pedidos por la misma sociedad. Breguemos porque pronto, todos podamos acceder a la capacitación total e integral por parte del Estado de todos sus empleados, como en otros estamento, todos los actores sociales, tengan el mismo acceso gratuito, y sea condición para el ingreso a una facultad, a un trabajo, el conocer todos y cada uno de los pormenores de la Ley Micaela.
    Excelente artículo.

  11. Avatar M. Lucrecia Gambone | 13 agosto, 2020 en 10:55 am | Responder

    Totalmente de acuerdo! en las Formaciones de Mediadores en Mediar Centro Privado, hemos incluido la Perspectiva de Género en nuestros programas y la estamos brindando con mucho compromiso.
    Por supuesto que debiera formar parte de todos los cursos de mediación, y creo que así será, seguramente. Los alumnos, futuros mediadores han disfrutado y se han comprometido mucho con la temática.
    Gracias por el artículo.

  12. Avatar Marina Chiaraviglio | 13 agosto, 2020 en 9:39 am | Responder

    Excelente. Miradas como esta, integradas a tantas otras, deben ser incorporadas al pensamiento del mediador y a la vez verse reflejadas en su rol. La realidad nos interpela y debemos estar en sintonia.

  13. Yo diría que es el mejor artículo que he leído de esta columna. Felicitaciones para el responsable de esta y para las mediadoras que nos trasmitieron a las generaciones más grandes un nuevo paradigma en contra de este flagelo de la violencia de género, que tanto nos duele.- Gracias.

  14. Excelente aporte !! Todes estamos llamados a la descontruccion para abordar este tema como de otros tantos tales como las niñeces,adultos mayores,pueblos aborígenes , diversidades y personas con discapacitad.!! Y también en el llamado a la fraternidades en este contexto q como Humanidad tenemos q transitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*