El inequitativo acceso a las vacunas

Muchos de los países más pobres del mundo que recibieron vacunas contra el covid-19 mediante la iniciativa Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (Covax) no tienen más dosis para llevar adelante la campaña de inmunización.

Así lo afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS) por intermedio del consejero de su director General, Bruce Aylward, según quien el programa Covax entregó 90 millones de dosis a 131 países, pero esa cantidad no es suficiente para proteger a las poblaciones, sobre todo en un momento en el que África se está preparando para una tercera ola.

«Al menos la mitad de los 80 países de bajo ingreso involucrados en la iniciativa Covax no tiene vacunas suficientes para llevar a cabo su programa de inmunización», subrayó el consejero de la OMS. Un número, explicó, que podría ser mucho más alto.

Aylward detalló que algunos de estos países intentaron acuerdos alternativos para resolver la emergencia mediante el pago de vacunas a un precio mucho más alto respecto del valor de mercado, con graves consecuencias para su economía. 

El panorama se suma al planteado por la revista científica The Lancet durante el fin de semana, que lamentó que «una hermosa idea» como la iniciativa Covax se haya quedado “corta”; y culpó a los países ricos por ello.

La revista científica británica detalló que en un principio el programa debía servir para suministrar vacunas contra el covid-19 en todo el mundo, promoviendo la solidaridad y la equidad, pero terminó dependiendo de «la voluntad de los países ricos» para compartir sus dosis.

Lanzada en abril de 2020, Covax es una iniciativa global liderada por la OMS y dos grupos de defensa de las vacunas: la fundación Gavi y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI).

El ambicioso plan trabaja para el desarrollo, compra y entrega de vacunas en un gran número de países. Su objetivo es garantizar que los inmunizantes se compartan de manera equitativa entre todas las naciones, ricas y pobres.

Pero, según The Lancet, esto no se ha cumplido.

Cabe recordar que a principios de junio, la OMS pidió a los fabricantes de vacunas contra el coronavirus que pusieran a disposición de Covax la mitad de su producción de este año, a fin de abastecer a los países más necesitados que sufrieron demoras en las entregas.

«Pido a todos los fabricantes comprometerse a poner a su disposición el 50% de sus volúmenes a Covax este año», reclamó en su momento el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en conferencia de prensa, quien alertó: «La vacunación inequitativa es una amenaza para todas las naciones, no sólo para las que tienen menos vacunas».

La situación en torno a Covax se vio agravada cuando India, de donde Covax se aprovisiona de dosis, bloqueó las exportaciones del fármaco fabricado por el Serum Institute, para luchar contra la epidemia en su territorio, el segundo más golpeado por la pandemia en ese momento después de EEUU.

Además, la OMS pidió a los países ricos que ya habían inoculado a una parte de su población que compartieran las inyecciones, como también pidió a las empresas farmacéuticas “dar muestras de solidaridad”.

Sé el primero en comentar en "El inequitativo acceso a las vacunas"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados