domingo 14, julio 2024
El tiempo - Tutiempo.net
domingo 14, julio 2024

Cooperación franco-alemana: del Elíseo al Teatro Libertador

ESCUCHAR
Por Luis R. Carranza Torres

El pasado viernes 24 de noviembre asistimos en el Teatro del Libertador General San Martín al lanzamiento oficial del nuevo Instituto Cultural Franco-Alemán. Un evento que contó con la presencia de los embajadores de Francia y Alemania, Romain Nadal y Dieter Lamlé, respectivamente; los directores de la Alianza Francesa y del Goethe-Institut de Córdoba, así como funcionarios provinciales y municipales de la cultura. 

Dicho evento no es sino el último y más próximo eslabón entre nosotros de una voluntad de cooperación fraterna que tiene más de medio siglo. El primer hito de ese camino fue cuando la República Francesa y la República Federal de Alemania firmaron en el salón Murat del palacio del Elíseo un tratado de amistad y cooperación, el 22 de enero de 1963. 

Se buscaba una nueva relación de confianza, cercanía y trabajo mancomunado que pusiera fin a siglos de enemistad franco-alemana. La forma jurídica elegida tenía mucho que ver en el asunto: tanto el presidente francés Charles de Gaulle como el canciller alemán Konrad Adenauer prefirieron firmar un tratado en lugar de una declaración, a fin de que se institucionalizara y perdurara en el tiempo más allá de los cambios políticos en ambos países. 

Ambos compartían haber sido opositores al nazismo y ser conocedores de cómo el nacionalismo mal entendido puede causar catástrofes en la relación de los pueblos. 

En cuanto a sus regulaciones, el tratado contemplaba encuentros entre los jefes de Estado y de Gobierno, así como ministeriales en distintos ámbitos, además de la creación de la oficina franco-alemana para la juventud que, al presente, resulta un modelo para el acercamiento y la comprensión entre los pueblos en el ámbito juvenil. 

Desde entonces las relaciones franco-alemanas han sido especialmente intensas en el sector de la cooperación cultural y científica; éste es uno de los campos que más acercan a ambas sociedades civiles y es esencial para la vitalidad de la relación conjunta.

Entre sus frutos podemos citar a la Universidad Franco-Alemana, creada en septiembre de 1997 con ocasión de la cumbre franco-alemana de Weimar, constituida por una red de establecimientos de educación superior franceses y alemanes que ofrecen formaciones integradas conducentes a diplomas binacionales. Otro ejemplo es ARTE (acrónimo de Association Relative à la Télévision Européenne), un canal de televisión cultural franco-alemán de servicio público y vocación europea creado a finales de la década de 80. También, el Centro Marc Bloch, creado en diciembre de 1992 para la investigación franco-alemana en las ciencias sociales con una perspectiva multidisciplinar.

Por su parte el Fondo Franco-Alemán en Terceros Países, creado en 2003, que financia iniciativas conjuntas de las redes culturales francesa y alemana en el extranjero, siendo el Alto Consejo Cultural Franco-Alemán, creado en 1988, el que cumple una función asesora para ambos Estados “en la toma de decisiones relativas a los grandes asuntos bilaterales y europeos en el ámbito cultural”.

La Secretaría Franco-Alemana de Intercambios en Formación Profesional, creada por el Convenio Intergubernamental del 5 de febrero de 1980 y con sede en Sarrebruck, permite a los alumnos y aprendices de ambos países realizar una parte de su formación en el otro. 

Desde la firma del tratado, se han celebrado reuniones periódicas de los dirigentes de ambos países. Con la firma en 2019 del Acuerdo de Aquisgrán por la entonces canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron, ambos países se comprometieron a fortalecer aún más la cooperación en el área cultural.

Ocho ciudades de distintas partes del mundo fueron seleccionadas para fortalecer la unión entre Francia y Alemania mediante representaciones culturales y educativas conjuntas en el extranjero a través del Goethe-Institut y la Alianza Francesa o el Institut Français. Éstas son Río de Janeiro, Palermo, Erbil (Irak), Córdoba, Atlanta, Glasgow, Ramallah (Israel) y Bishkek (Kirguistán).

“Que nuestra ciudad de Córdoba haya sido elegida no es casualidad: la ciudad tiene una variada actividad cultural y una fuerte presencia académica y educativa; además, la Alianza Francesa y el Goethe-Institut cuentan con años de trabajos conjuntos en esta ciudad”, afirmaron en una nota publicada el pasado 22 de noviembre en Hoy Día Córdoba, titulada “Córdoba, sede de la cooperación franco-alemana”, Cyrille Fierobe, director de la Alianza Francesa, y Gonzalo Oyola, director del Goethe-Institut.

Esta cooperación significará, en palabras de ambos directores “el fortalecimiento del trabajo que ya vienen realizando la Alianza Francesa y el Goethe-Institut pero de forma conjunta, potenciando sinergias y generando espacios de intercambio artístico, diálogo y multiculturalidad para un público más amplio”.

El tradicional edificio de la Alianza Francesa, en la calle Ayacucho, remodelado con financiamiento de los gobiernos francés y alemán, será el asiento tanto de ambas instituciones como del centro cultural franco-alemán. Se prevé asimismo intensificar el trabajo con los actores culturales y educativos locales.

El Instituto Cultural Franco-Alemán es, por todo lo antes señalado, el último fruto de un camino que inició en el Elíseo, hace más de medio siglo. Es una buena noticia en un mundo tan necesitado de paz, ya sea entre las naciones o dentro de los propios corazones de la gente. Algo en lo que la cultura tiene mucho para aportar y en lo que Córdoba tiene la oportunidad de realizar una contribución significativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?