Las concesionarias de automóviles reclaman una revisión impositiva

Los salones de venta de vehículos esperan que “afloje” la presión fiscal para garantizar rentabilidad y alentar la competitividad.

En Córdoba se vendieron cerca de 50 mil autos en lo que va de 2011, lo cual significa un incremento de casi 30 por ciento en relación con las ventas de igual período del año pasado.

Hoy por hoy las concesionarias premium atraviesan ciertas dificultades para el ingreso de automóviles de alta gama, en función de los cupos del sistema de licencias no automáticas.

Sin embargo, el mercado local se concentra en los vehículos de gama media, como Volkswagen Gol y Chevrolet Classic, los líderes en ventas.

Consultado sobre las principales preocupaciones para los empresarios cordobeses dedicados al rubro concesionarias, Mariano Cid, representante local de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), apuntó que aparecen la necesidad de gestionar adecuadamente el crecimiento de personal y la recuperación de la rentabilidad. “Lo que deberíamos tener en el horizonte es el logro de racionalidad impositiva”, manifestó, y explicó que la concesionarias no son “formadoras de precios” y sin embargo se ven obligadas a tributar Ingresos Brutos. “Nosotros trabajamos con un margen que es fijado por la terminal y por los compradores”, indicó. Hoy esa rentabilidad representa una tasa efectiva cercana a 30 por ciento, según reveló el empresario.

Cid indicó además que “si bien el mercado demanda, la competencia es muy grande y se aplican descuentos” que reducen los márgenes de ganancia, que ubicó en alrededor de 14 por ciento del valor de la operación.

“Estamos siguiendo atentamente la evolución de estos temas y actualmente mantenemos una relación cordial con los estamentos de gobierno”, aseguró. “Más allá del gobierno que salga electo, necesitamos revisar estos aspectos”, concluyó.

Artículos destacados