Reclaman financiamiento y políticas diferenciadas

Diferentes entidades que agrupan empresarios pyme coincidieron en el protagonismo que deberá tener el próximo gobierno provincial para mejorar la competitividad del sector. También bregan por la reducción de impuestos y por más incentivos para la promoción industrial.

Por Natalia Riva / nriva@comercioyjusticia.info

Un nuevo escenario político se presenta como la oportunidad para que diferentes sectores empresarios y sociales expresen sus demandas, reclamos y necesidades. En este contexto electoral, asociaciones y entidades cordobesas que nuclean a pequeñas y medianas empresas hablaron de las principales demandas del sector y, al mismo tiempo, acercaron posibles soluciones.

La importancia de las pymes es indiscutible. Estas empresas constituyen la columna vertebral de la economía por su alto impacto en la generación de empleo (siete de cada diez puestos de trabajo son esfuerzos de las pymes) y en la producción nacional. A partir de un sondeo realizado por Comercio y Justicia en entidades que agrupan pymes y emprendedores, emergieron como las demandas principales el difícil acceso al financiamiento, la implementación de políticas diferenciadas para la pequeña y mediana empresa, la reducción del impuesto a los Ingresos Brutos y la necesidad de mayores incentivos para la promoción industrial, entre otras.

En la delegación Córdoba de Apyme hablan de un “ahogo financiero” al hacer referencia a la “falta de financiación para capital de trabajo e inversión productiva para sostener la creciente demanda y, aseguran que son “necesarias líneas de crédito a tasas diferenciales”. En el mismo sentido, el Foro Productivo de la Zona Norte (FPZN) dijo que “es indispensable” que el próximo gobierno cree un plan para acceder al crédito: “Los emprendedores se presentan a la falta de crédito y esto hace que muy buenas ideas no se puedan llevar a cabo o que pequeñas pymes en crecimiento no puedan abastecer a todos sus clientes porque no tienen el capital para invertir”.

La Fundación Endeavor, que potencia emprendedores de alto impacto con un gran potencial de crecimiento -empresas que facturan entre uno y 15 millones de pesos y que tienen entre 10 y 200 empleados- perciben, en líneas generales, que los desafíos para el futuro gobierno provincial girarán en torno a colaborar en la llegada y desarrollo de estas empresas en otros países; cofinanciar el crecimiento, desarrollar recursos humanos y pensar un sistema impositivo que sea un facilitador de la actividad emprendedora, puntualizó Nicolás Ramos, director de Operaciones de la Fundación.

Por una reforma tributaria
La reducción de la rentabilidad de las pequeñas y medianas empresas –según Apyme- está vinculada con “incrementos exagerados de los precios de los insumos y materiales de las grandes empresas”.

Es por ello que una de las prioridades en la agenda pública debe ser atender a una reforma tributaria (ver Propuesta sobre Impuestos).

Las empresas que conforman el FPZN aseguran, también, que pagan muchos impuestos y que los empresarios que recién están empezando con sus emprendimientos cometen errores y caen en categorías que no corresponde por desconocimiento. “Por este motivo pensamos en crear una capacitación para que los empresarios sepan qué deben pagar y por qué”, indicaron.

La promesa de la ley mipyme
Desde hace unos años, se plantea la necesidad de contar con una ley nacional mipyme y se trata de una demanda que se impulsa desde la mayoría de las asociaciones que representan al sector. Apyme propone en este sentido una política nacional, provincial y municipal que diferencie las pymes de las grandes empresas que hoy disponen de un trato prioritario.

“El impacto que producirían estas medidas alentaría la producción y el consumo, y por ende, la base imponible de la recaudación fiscal provincial, con lo que el costo fiscal se reduciría sustancialmente en un proceso gradual. Ésta sería una importante contribución del Estado provincial para mejorar el nivel de competitividad del sector pyme, tan necesario para profundizar el crecimiento de la producción y el empleo, alentando la inversión tan necesaria para evitar cuellos de botella que obstaculicen el desarrollo industrial”, argumentaron en la entidad.

Manual de buenas prácticas
La Asociación Empresaria de la Provincia de Córdoba se suma a las demandas anteriores y cree en la importancia de crear un órgano de representación para trabajar por el fortalecimiento y profesionalización del sector pyme de Córdoba en forma horizontal y no sectorial, es decir, en “forma transversal y matricial”. “Hay que profundizar en el estudio de la realidad pyme y por eso estamos trabajando en la construcción de ese espacio, proponiendo, entre otras actividades, el manual de buenas prácticas de las pymes para las políticas públicas”, indicaron.

Así, los ejes temáticos que son comunes a todas las pymes de la provincia según la Asociación Empresaria son: innovación tecnológica, competitividad, impuestos, políticas industriales, financiamiento, recursos humanos y laborales, así como infraestructura (parques industriales).

Los reclamos, en concreto

Promoción industrial: los incentivos para la promoción industrial deben estar dirigidos exclusivamente a las mipymes, atento a que la legislación actual permite extenderla a grandes empresas locales y transnacionales. Se debe priorizar en dos sentidos: áreas de mayor valor agregado y los sectores más cerebro-intensivos y más mano de obra-intensivos. Los requisitos deben corresponderse con el tamaño de las empresas favorecidas, flexibilizando las micro y pequeñas. Urge organizar la radicación de industrias pymes en Parques Industriales con parcelas, infraestructura y servicios accesibles, acordes con nuestra realidad.

Grandes superficies: La llegada de grandes cadenas de comercialización compite con las mipymes del sector comercial. El Estado Provincial debería crear un marco normativo que fije pautas a las que tendrían que ajustarse los municipios para evitar daños mayores a estas pequeñas empresas. Hay provincias, como Entre Ríos, que ya han legislado al respecto (Ley 9393 del 31/10/2001) y que bien podría tomarse como referencia. Esta legislación fija pautas claras y topes así como así alícuotas diferenciales y excepciones a las redes de compra mipymes y otras formas asociativas.

– Ingresos Brutos:  Según Apyme, la propuesta de elevar a $ 20.000.000 de ventas anuales el tope para quedar eximido del impuesto a los Ingresos Brutos al sector industrial es un paso adelante en el sentido de restablecer la exención total a las micro y pequeñas empresas. Según la categorización que hace la Sepyme, se eleva a $1.800.000 y $10.300.000,  respectivamente, el techo de ventas anuales para ser consideradas tales. Sin embargo, parece que en el tramo de las medianas empresas industriales -que según la Sepyme tienen un techo de ventas anuales  de $82.200.000- el tope de $20 millones deja fuera muchas pymes manufactureras cordobesas de tamaño mediano que sufren la falta de competitividad frente a otras jurisdicciones que conservan la exención. Propuesta: elevar el tope de ventas anuales para ser alcanzadas por dicha exención a por lo menos  $46.250.000, cifra ésta que surge de ponderar una media entre el piso y el techo de los topes establecidos por la Sepyme para las medianas empresas industriales.

Provisión de gas: Trabajar para mejorar la distribución y provisión de gas a la pymes y fomentar las energías alternativas, incentivando -con créditos blandos- a las firmas para la compra de estos equipos y la producción de éstos.

– Compras al Estado:  Avanzar en la transparencia de las compras públicas y el acceso de las pymes a ellas. Para ello, reformar substancialmente la ley vigente, simplificando el registro y acceso de las empresas a las compras, segmentándolas adecuadamente cuando las cantidades o tiempos se transformen en barreras infranqueables para dichas empresas. Porcentajes preferenciales más amplios y exigencia para el cumplimiento efectivo de las compras, priorizando las pymes locales para todas las dependencias, empresas, concesiones y obra pública.

– EPEC: planificar un plan de inversión: Planificar y ejecutar un plan de inversión que asegure la provisión de energía a las pymes y le dé mayor confiabilidad al sistema (reemplazo de las redes de media tensión, transformadores, subestaciones, tarifas, etcétera.

– Al por mayor y al por menor: El comercio mayorista y el minorista deberían retornar a las alícuotas generales del 2,5% y el 3,5%, atento a que ello ayudaría a paliar los efectos piramidales sobre el nivel de precios y aumentaría la demanda y el consumo de la población. Las alícuotas actuales de 4% son exageradas y promueven la informalidad, la evasión y la elusión fiscal.

– Apoyo del Gobierno a escuelas técnicas: Se propone a los nuevos gobiernos que den el apoyo que requiere la educación, fundamentalmente las escuelas técnicas que tan castigadas fueron en gobiernos pasados. Ésta es una de las mayores demandas que plantean los egresados de Instituto Técnico Industrial (ITI) del FPZN ya que hoy no existe prácticamente la mano de obra calificada.

– Mejor infraestructura de la zona norte: La infraestructura en la zona norte de la capital es un item que deberá tener en cuenta el gobierno provincial y el municipal. Hoy se invierte mucho en la Av. La Voz del Interior en sentido longitudinal, creando el acceso más rápido a la ciudad pero en todas las calles transversales -como el Bv. de los Alemanes- la inversión es nula, lo cual crea una situación muy compleja ya que estas vías son el “desagote” de los transportes de las 800 empresas que existen hoy en la zona norte

Artículos destacados