Consultora Deloitte reafirma la fortaleza de los bancos ante el retiro de los depósitos

Según datos oficiales relevados por la consultora Deloitte, el valor de octubre de ingreso de capitales a Uruguay es el tercer mayor registro desde 1999 a la fecha y por lejos el más alto desde el corrralito argentino de 2001.
En un análisis del sistema financiero local, la entidad trata de alejar temores a los ahorristas. De acuerdo a datos del Banco Central de la República Argentina sólo en el tercer trimestre 2008 salieron del país unos US$ 5.800 millones. Según Deloitte, que tiene oficinas en Córdoba, existen pocos refugios seguros ante la crisis financiera global, pero para muchos inversores argentinos los bancos uruguayos son, pese al mal trago del 2002, una plaza atractiva para depositar su dinero.
La conveniencia de los bancos uruguayos es ahora mayor que antaño, debido a que los otrora poderosos bancos de Estados Unidos y Europa generan dudas entre los inversores. Más allá de la facilidad de acceso, el sistema financiero uruguayo presenta signos de solvencia que, según la óptica oficial de ese país, le permitirían capear el temporal, aun en el caso de que se desate otra crisis en Argentina. Pero el economista Pablo Rosselli, de esa consultora, afirma que “hay varios elementos que muestran que el sistema financiero está mucho mejor preparado para enfrentar este contexto externo desfavorable que durante la crisis del 2001 en la Argentina”.

En su opinión, “estas fortalezas del sistema bancario se deben enmarcar en un contexto de fundamentos macroeconómicos que también lucen mucho más sólidos que lo que teníamos en 2002”. Por todos esos factores, “nos parece muy poco probable que tengamos repercusiones importantes en nuestro sistema financiero de la crisis internacional y de los problemas que eventualmente se observen en Argentina” agrega el analista de Deloitte. La forma más sencilla y legal de sacar dólares al país vecino es utilizar algunos de los servicios fluviales que unen a Buenos Aires con alguna de las ciudades uruguayas. El sistema financiero uruguayo se derrumbó como consecuencia de un efecto dominó del default y la devaluación en la Argentina en 2002, que provocaron una corrida de los depósitos argentinos en los bancos uruguayos.
Diversas fuentes del sector bancario oficial del vecino país que prefirieron mantenerse en el anonimato, expresan que la conflictiva situación financiera internacional dio nuevos bríos al mercado oriental.
Según la última información publicada por el Banco Central de Uruguay (BCU), los depósitos de no residentes, de los cuales la gran mayoría son de argentinos, superaron los US$ 2.300 millones en octubre.

CONFIANZA
Según información publicada por el Banco Central de Uruguay (BCU), los depósitos de no residentes, de los cuales la gran mayoría son de argentinos, superaron los US$ 2.300 millones en octubre.

Artículos destacados