Baja expectativa de venta para el Día de la Madre

VERANO FRÍO. La nueva temporada ya registra bajos niveles de venta en relación con el año pasado.

Los comerciantes calculan una baja de 15% en ventas reales en relación con el mismo período del año pasado, en parte por los precios altos y por la falta de stock de productos de la nueva temporada estival.

El inicio de la temporada primavera-verano así como la proximidad con el Día de la Madre, que se celebra el tercer domingo de octubre, no alcanzan para que repunten las ventas en los principales comercios de la ciudad de Córdoba.

Así lo reflejó José Roteda, gerente de Nuevocentro Shopping, quien expresó: “Las expectativas para el Día de la Madre son malas. La temporada primavera-verano empezó con niveles muy bajos en ventas, la gente no compra y los comerciantes no tienen aún el stock del verano, no hay mercadería”.

El empresario explicó que “determinados productos no ingresan al mercado debido a las restricciones para importar, pero lo más grave son los precios, que sufrieron un aumento de hasta 35%, lo cual no se equilibra con los bolsillos de los consumidores”.

A raíz de ello, los comerciantes especulan con una caída en las ventas de alrededor de15% en relación con el mismo período del año pasado.

“Los comercios no tienen para la temporada y la gente no encuentra lo que busca. Además, con lo que vendieron durante la temporada anterior, a los comerciantes no les alcanza para reponer su stock”.

En relación con la reaparición de los planes en cuotas y descuentos, Roteda comentó que “no van a alcanzar para reactivar la situación, ya que la gente está muy endeudada”. “El público perdió el poder adquisitivo y seguramente va a optar por hacer regalos más económicos”, agregó el directivo.

En declive
Vale destacar que las ventas de los comercios minoristas tuvieron en agosto una caída interanual de 9,3%, lo que hizo del mes pasado el peor mes para el sector en cinco años, según informó la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La entidad vinculó la caída en las ventas –que se registró, con distinta magnitud en todos los rubros relevados- a la caída del poder adquisitivo de las familias, producto de una inflación que le viene ganando a los salarios.

“El ajuste de la demanda es contundente. Ni siquiera las liquidaciones anticipadas, los descuentos, o las facilidades amplias de financiamiento que nuevamente comenzaron a ofrecer muchos comercios, atrajeron ventas”, señaló el comunicado de CAME.

En los ocho primeros meses del año, las ventas acumulan una baja promedio de 7,6% con respecto al mismo período del año pasado.

Artículos destacados