Alternativa: software alojado en servidores

Un nuevo modelo de distribución de software ya es tendencia en el mundo entero. Se trata de SaaS (Software as a Services o Software como servicios) y el éxito de esta modalidad se debe a que permite la inclusión digital empresarial de compañías de todo tamaño, debido a que baja significativamente la necesidad de infraestructura e inversión.
“Este modelo propone que el usuario no pague licencias ni actualizaciones, sino que pague por utilizar el software, que es hospedado por un proveedor. Además, este software no está instalado en su máquina, sino que se accede a él a través de Internet”, explica Sergio Sánchez, vicepresidente de Internet Services, compañía que brinda servicios de comunicación basados en Internet.

Generalmente, el área de sistemas de las empresas debe ocuparse de administrar el manejo de hardware y software, pero con este nuevo paradigma las organizaciones podrían obtener estos mismos servicios sin necesidad de involucrarse en muchos de ellos. Una vez acordada la aplicación que mejor se adecue a su negocio, la empresa sólo necesita acompañar al proveedor en la implementación y capacitar a los usuarios en el uso de la misma.
“SaaS está dirigido, particularmente, al segmento pymes, de las industrias que tienen la necesidad de implementar aplicaciones robustas de ERP, pero buscando minimizar o evitar una inversión inicial importante”, explica Reinhard Molter, gerente general de SAP Argentina.

Entre los principales beneficios que ofrece este servicio se destaca que el usuario sólo abona una cuota mensual por el licenciamiento y evita así, adquirir licencias a perpetuidad, con el consecuente impacto financiero. “Otra ventaja es que la información queda resguardada por el proveedor de sistemas, que es quien administra la seguridad y garantiza el back up de la información generada”, destaca Osvaldo Pasut, director de InterSoft.

Artículos destacados