Calumnias e injurias: destacan avances para despenalizarlas

El periodista Horacio Verbitsky reconoció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) los avances argentinos en torno a la desaparición de las figuras de injurias y calumnias como delitos, aunque señaló que soluciona únicamente el tema de la responsabilidad penal, pero que no incluye la parte civil.

Al respecto, uno de los representantes del Estado en la audiencia, el subsecretario para la protección de los Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, Luis Alen, declaró que existe compromiso para que la ley sea promulgada.

El caso del periodista responde a una denuncia por desacato que efectuó en la década del noventa el entonces ministro del Interior, Carlos Corach, a raíz de la publicación del libro de Verbitsky “Robo para la corona”, situación que llevó al escritor a presentarse ante la CIDH.

La directora adjunta del Centro de Estudios Legales y Sociales y copatrocinadora, Andrea Pochak, afirmó que se insistirá para lograr, también, la reforma civil.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Cabe recordar que casi paralelamente a una presentación similar que realizó en la Cámara de Diputados la oposición, y en el marco del debate por el proyecto de ley de radiodifusión oficial, la presidenta Cristina Fernández envió al Congreso un proyecto para despenalizar el delito de calumnias e injurias.

Si la iniciativa -que goza de media sanción- prospera, esas figuras dejarán de ser punibles y se aplicarían sólo en el fuero civil.

El anuncio de la jefa de Estado fue en el marco del acto por el 30° aniversario de la histórica visita de la CIDH durante la última dictadura militar.

El proyecto para suprimir la figura del Código Penal se apoya en que, de esa manera, se estaría dando cumplimiento a una condena que tiene el Estado en el caso del periodista Eduardo Kimel, condenado penal y civilmente por su investigación sobre la masacre de cinco religiosos palotinos en 1976, cuyo caso llegó a la CIDH.

Artículos destacados