Una visión sobre la Justicia argentina

Luego de cuatro períodos consecutivos de caída, en noviembre de 2007 el índice de confianza en la Justicia alcanzó un valor del 49 por ciento, según indicó el último relevamiento realizado por el Foro de Estudios sobre la Administración de la Justicia (Fores).
El aumento implica una suba del 5,4 por ciento respecto de la medición realizada en julio de 2007, aunque dista mucho de los porcentajes que quisieran alcanzar quienes imparten justicia en nuestro país.
Un análisis sobre esta cuestión y sobre los lineamientos de trabajo para el 2008 es el que brindó el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, en la apertura formal del año judicial en curso.
Comercio y Justicia dialogó con el presidente del Comité Ejecutivo de Fores, Patricio Petersen, quien opinó sobre el rol de la Justicia en nuestro país, sus principales fortalezas y sus debilidades.
– ¿Qué opinión le merece el discurso que brindó Ricardo Lorenzetti en la apertura del año judicial?
– En primer lugar tengo que decir que me gustó el gesto de la Corte, de volver a esta costumbre que permite a quienes integran el Alto Cuerpo explicar lo que el Poder Judicial está queriendo hacer. El presidente de esta Corte Suprema tiene especial interés en hacerse oír, destacando su condición de poder del Estado.
– ¿Cuáles cree que son las principales debilidades que afronta hoy la Justicia?
– Precisamente de ello habló Lorenzetti. Por un lado, sobre la necesidad de tener una Justicia que sea igual para todos, algo que también está asociado a la importancia fundamental de tener una Justicia que sea accesible a toda la sociedad. Además, y de esto no hay que olvidarse, es importante que se aceleren y se acorten los tiempos de las causas judiciales, porque está claro que una Justicia lenta no es justicia. Por otro lado -y a esto también se refirió Lorenzetti-, hay que mejorar la gestión y la comunicación. En este punto ya se está trabajando; la idea del presidente de la Corte es alcanzar la digitalización unificada de todo el sistema judicial.
– Habló del acceso a la Justicia y la comunicación. Una de las críticas que se les hace a los magistrados es su vocabulario complejo.
– Creo que los jueces tienen que ser educados, pero no tienen que escribir sus sentencias para que las entiendan los abogados, sino para que las puedan comprender los justiciables.
– ¿Qué opina sobre el rol de los medios de comunicación y la relación que tienen con la Justicia?
– Esta Corte se ha acercado mucho a la prensa; de hecho, el mismo Lorenzetti convoca a los periodistas para explicarles sobre aquellas resoluciones que son trascendentes para la vida de nuestro país. Eso antes no ocurría. Hay una búsqueda de acercase a la gente y de ser más accesible. Hoy al presidente de la Corte Suprema lo invitan “a la inauguración un quiosco” y ahí está.
– ¿Cree que todos los tribunales del país están trabajando en el mismo sentido que lo hace la Corte?
– No, seguramente no. De cualquier manera, éste es un trabajo que llevará mucho tiempo.
– ¿Es optimista respecto de que va a mejorar la confianza de la gente en la Justicia?
– Sí, soy optimista, creo que esto va a ser así. De hecho, el último relevamiento que hicimos indicó que estos índices van mejorando levemente; un mejoramiento mínimo, pero mejoramiento al fin. No obstante, como decía anteriormente -y como ocurre con todos los procesos-, no es algo que vaya a ocurrir de la noche a la mañana.</

Artículos destacados