«Le sugerí a mi hijo que sea líder preventor»

“Todos los cambios se empiezan de abajo hacia arriba. Hace más de un año que desde el Colegio de Farmacéuticos damos charlas (sobre prevención de la droga) en el secundario. Estoy de acuerdo con la prevención educativa y que haya chicos que puedan decirles a otros que la droga nos está matando y puedan ayudar a prevenir. Ocurrió con el tema de medio ambiente, que se empezó a concientizar en las escuelas y ahora si tu hijo te ve tirando un papel de caramelo, es el primero en hacerte saber que estás causando un perjuicio. Yo le sugerí a mi hijo que sea líder preventor”.

Así respondió a Comercio y Justicia el presidente del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia, Marcelo Farri (padre de un adolescente de 16 años), cuando se lo consultó por el proyecto del secretario de Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico, Sebastián García Díaz, que propone que cada curso tenga un alumno líder que se transforme en preventor.
Ayer, Farri y García Díaz se reunieron en la entidad profesional y avanzaron hacia la concreción de un convenio que les permita trabajar sobre una campaña preventiva, teniendo en cuenta que el consumo de psicotrópicos muchas veces actúan como la puerta de ingreso al consumo de otro tipo de sustancias como cocaína u otras drogas.
Acerca de la polémica que despertó el proyecto, por posibles situaciones donde los chicos brinden información sobre puntos de ventas de drogas lo que los dejaría expuestos, Farri fue contundente: “No los vamos a hacer responsables a los chicos de algo que tenemos que hacer los adultos. Yo acuerdo con el rol de prevención”.

– ¿Qué peligros de adicción existen por consumo de medicamentos?
– La venta sin receta, sin prescripción de psicotrópicos, como el Rohypnol, Alplax o Rivotril, por ejemplo, es una puerta abierta al consumo de otro tipo de drogas. Esto se da porque hay jóvenes que lo usan para armar las “jarras locas”, que son un cóctel de estos psicotrópicos y alcohol. Con esto se desinhiben y allí les empiezan a ofrecer otros tipos de drogas.

– ¿Hay muchas farmacias que venden sin receta?
– Hay farmacias inescrupulosas que venden sin receta y si no empezamos a reconocerlo y a entender que esto implica un problema, no le podremos dar batalla. También hay quioscos que venden.

– ¿Qué más están mezclando los jóvenes?
– A la “jarra loca” ya le están poniendo cualquier cosa: diclofenac, novalgina o se toman un comprimido de clonazepan con dos cervezas y quedan dados vuelta toda la noche. Esto lo hacen en la previa (antes de salir a bailar), pero después pasa de ser abuso a adicción. Pero no hay que generalizar; es un sector de la juventud.

– ¿Acordaron algo con García Díaz?
– Él presentó el proyecto que tiene para toda la provincia y trabajaremos por erradicar el tema de la venta sin receta y fuera de la farmacia, algo que venimos haciendo desde el Prodemi (Programa de Erradicación de Medicamentos Ilegales) junto al Ministerio de Salud. También pensamos en una campaña de prevención poniendo a disposición la red de 1.800 farmacias que nuclea el colegio.

Artículos destacados