¡Comercio y Justicia hacia los 70 años!

Con su edición de hoy, Comercio y Justicia comienza a transitar el camino hacia su septuagésimo aniversario, celebración que lo colocará como el segundo diario más antiguo de Córdoba y como la única publicación periodística especializada del país con siete décadas de presencia ininterrumpida en la vida pública local y nacional, así como en el escritorio de trabajo de miles de profesionales y empresarios que constituyen principalmente su columna de lectores.
Efectivamente, el 2 de octubre del próximo año el diario habrá atravesado nada menos que siete décadas, una guerra mundial y decenas de conflictos internacionales, 30 presidentes argentinos con infinidad de planes económicos, así como el surgimiento, brillo y ocaso de variados sistemas políticos.

Un difícil recorrido que dejó sus marcas en todos nosotros: en generaciones de lectores que vieron cómo el estilo y la presentación de la noticia se fueron adaptando a los avances tecnológicos; en generaciones también de trabajadores que con su aporte periodístico, con su conocimiento gráfico o con su trajinar diario hasta la puerta o el buzón de cada uno de los suscriptores, fueron haciendo de Comercio y Justicia parte de su vida; y también en los propios editores, que cambiaron al calor de los tiempos de las crisis nacionales.
Así, de aquella iniciativa que a un mes del inicio de la Segunda Guerra Mundial concitó el compromiso de tres emprendedores ligados a la actividad comercial cordobesa encabezados por Domingo Pronsato, a lo largo de las décadas siguientes Comercio y Justicia fue consolidando su presencia e inserción profesional junto al crecimiento industrial y comercial de Córdoba.

Fueron los años en que la actividad de prensa era compartida -además del hoy centenario La Voz del Interior- con diarios como “Córdoba”, “Los Principios”, “Tiempo de Córdoba”, entre tantos otros que hoy apenas engrosan las hemerotecas y anidan en la memoria de los historiadores del periodismo local.
Nuestro Comercio y Justicia, su diario, soportó muchos “inviernos” económicos. El más terrible de ellos, el que acompañó el derrumbe de la economía argentina entre fines de 2001 y mediados de 2002, encontró al diario con una declaración de quiebra que fue rápidamente resuelta por la acción conjunta de los trabajadores del diario y de la Justicia cordobesa, con el apoyo de miles de lectores y diferentes niveles de gobierno.
Fueron poco menos de 200 días en que el tradicional diario no alcanzó a ganar las calles.

Fue un momento de desazón de muchos, compartido por muchos otros.
Hoy, la perspectiva de los 70 años nos permite interpretar esa mácula histórica como apenas un paréntesis en el esfuerzo cotidiano de comunicarnos. De aportarle a los lectores lo nuevo de cada día en lo que hace a sus intereses profesionales, a sus necesidades empresariales, a sus opiniones o visiones personales.
Pero aquel momento de inflexión que logramos superar con éxito Usted, lector, y nosotros, editores, nos empujó a dar más, a hacerlo mejor. Y a los frutos de esa certidumbre los hemos visto florecer en los últimos seis años: la recuperación de cada uno de los productos editoriales que habían sucumbido a la crisis; el rescate del arcón de la memoria de suplementos como Factor, que no se editaban desde hacía más de una década; el rediseño y el renovado despliegue de la tradicional guía ciudadana Nomenclador Cartográfico; el relanzamiento del suplemento

Artículos destacados