Arquitectos premiados por los proyectos de los centros Cívico en Río Cuarto y Cultural UNC

Dos equipos de arquitectos cordobeses conquistaron los primeros premios en los concursos de anteproyectos del Centro Cívico Provincial en la ciudad de Río Cuarto y del Centro Cultural de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), que se emplazará en la esquina de Obispo Trejo y Duarte Quirós. Las ideas ganadoras recibieron premios de 40.000 y 45.000 pesos, respectivamente. El reconocimiento ocurrió la semana pasada en el Colegio de Arquitectos de la Provincia, entidad organizadora de la convocatoria a pedido del Gobierno provincial y de la Casa de Trejo.
Carlos Alberto Costamagna y Roberto Alejandro Benito -de San Francisco- fueron los galardonados por la idea del Centro Cívico para la localidad del Sur. En tanto que, el equipo capitalino integrado por Marco Rampulla, Fernando Aquim y Juan Arriola, con colaboración de Lucas Bongiovanni y Germán Masut, obtuvo el primer puesto por el diseño de un edificio destinado a exposiciones artísticas y culturales, debates académicos, políticos y sociales, congresos y convenciones y albergue de la editorial universitaria, espacios que se proyectan frente al Colegio Nacional de Monserrat.

Hito urbano
El anteproyecto de un edificio que aglutine todas las dependencias administrativas provinciales en Río Cuarto fue resuelto por Costamagna y Benito con un edificio de dos plantas, con una marcada proporción longitudinal. “Esta decisión, junto a la estrategia de implantación en el sitio, recostándolo sobre la cara sur, permite liberar superficie de terreno cediéndola al espacio público de la ciudad y conectándolo directamente a la zona de costanera hasta llegar al río”, describen los profesionales en la memoria descriptiva del concurso (ver imagen).
Cabe recordar que, a futuro, la construcción se emplazará en la costanera del río –entre calle pública y avenida Costanera– en un lote de casi seis mil metros cuadrados y formará parte del proceso de descentralización y desconcentración administrativa iniciado por el ex gobernador José Manuel de la Sota, quien designó a Río Cuarto como capital alterna de la provincia dos días al mes.
“En el funcionamiento se priorizó la claridad en el trazado de las circulaciones, organizándose en dos bien definidas: la pública, que recorre toda la cara norte del edificio, armándose el sistema de atención hacia un lado de la misma y una directa y dinámica conexión con la plaza hacia el otro lado; y la circulación técnica, que se dispone en la parte posterior del edificio, paralela a la pública, conectando todas las áreas de trabajo que son organizadas en plantas libres entre las dos circulaciones y divididas por tres patios interiores”, detallaron.

Respeto al legado jesuítico
En el caso del diseño del Centro Cultural de la UNC, la idea del grupo de arquitectos pudo explayarse sobre los espacios donde hoy funciona el Comedor Universitario y otros tres inmuebles colindantes, que actualmente conforman la esquina mencionada: el edificio del ex Instituto Tecnológico Universitario (ITU) y el predio que fue utilizado como playón deportivo del Colegio Nacional de Monserrat.
“Las edificaciones actualmente emplazadas en el sitio de intervención –el ex ITU y el Comedor Universitario– son demolidas en su totalidad por carecer de valor patrimonial que amerite su conservación. Por el contrario, lejos de falsificar la historia y de pie sobre su tiempo, la propuesta evoca el antiguo macizo del Colegio Nacional de Monserrat –otrora derrumbado por el avance de la maquinaria vehicular–, asegurando la continuidad del perfil urbano”, detallaron los autores (ver

Artículos destacados