A mal tiempo, buena cara

Por Consultores de Empresas

Aseguran que la existencia de un clima laboral positivo es uno de los factores más valorados por los empleados al momento de decidir conservar su empleo.

Un grupo de profesionales españoles ofrece consultoría respecto a las aplicaciones del humor en el ámbito laboral y su visión es que la unión del trabajo y la diversión no sólo es posible sino que, además, puede generar un clima laboral óptimo, una poderosísima energía creativa-productiva y una fuerza de atracción irresistible.

La investigación científica ha confirmado que un uso adecuado del humor puede producir efectos positivos a nivel individual y colectivo. Estos efectos se traducen en importantes beneficios para las empresas que desarrollan y canalizan sus propios recursos humorísticos.

Entre los beneficios directos que traería el buen humor en el ámbito laboral, se destacan: el aumento de la productividad -ya que se atraen y se retienen los recursos humanos más valiosos, se potencia la salud y se optimizan las capacidades del empleado-; el fortalecimiento de la motivación individual y colectiva, se estimula la innovación; optimización de la comunicación interna, se favorece el aprendizaje y cohesiona los equipos humanos.

Además, traería un importante incremento en las ventas debido al fortalecimiento de las relaciones con los clientes.

¿Quién no ha buscado siempre al vendedor más simpático y agradable? El buen humor potencia el impacto persuasivo en las ventas y en el trabajo crea un entorno más agradable y humano para trabajar.

Lo cierto es que, por varios motivos, el humor puede tener un gran poder persuasivo si se emplea eficazmente. En primer lugar, porque atrae la atención del público objetivo. En segundo lugar, porque la risa es un gran placer y, por lo tanto, un “regalo promocional” perfecto: barato y eficaz. Y en tercer lugar porque elimina o acorta la distancia entre el vendedor y el cliente gracias a su efecto cohesivo.

Artículos destacados