Tras denuncias, Mestre define cambios, pero no inmediatos

DISCURSO. “Vuelvo a ratificar mi compromiso, con transparencia, para seguir trabajando”, dijo ayer el intendente ante un grupo de vecinos en barrio Balcarce. Mestre evitó contactos con este medio.

El intendente mantuvo febriles reuniones con parte de su equipo después de que se conocieron imágenes emitidas por el programa ADN, de Canal 10, que involucran en supuestos delitos a Facundo Cortés Olmedo y a Sergio Torres. “Por ahora no habrá cambios, hay que esperar que decante”, señaló una fuente inobjetable del Ejecutivo a este medio, que abordó en un acto público al jefe comunal, quien evitó referirse al tema. “No vamos a bajar los brazos”, dijo en su discurso.

El intendente Ramón Javier Mestre analiza un profundo cambio en el Gabinete municipal que, no obstante, no se concretará de manera inmediata.

Así lo admitieron a Comercio y Justicia fuentes con llegada directa al jefe comunal, luego de las sucesivas reuniones mantenidas ayer con Mestre en el Palacio 6 de Julio como consecuencia de las denuncias aparecidas en el programa televisivo ADN, que se emite por Canal 10, y que mostraron supuestos hechos delictivos en los que aparecen involucrados el secretario de Gobierno, Facundo Cortés Olmedo, y su par de Economía y Finanzas, Sergio Torres.

“Por ahora no vamos a hacer cambios, vamos a esperar que la cosa decante”, confió un informante ayer por la tarde en un acto público en barrio Mariano Balcarce, al oeste de la ciudad, encabezado por Mestre.

De hecho, este medio estuvo en el lugar, intentó hablar con el intendente pero éste se excusó y prefirió evitar hacer declaraciones.

En su discurso ante un grupo de vecinos y en el marco de la inauguración de 13 cuadras de pavimento, Mestre hizo elíptica alusión a la situación de su gestión.

“En la vida como en la gestión, hay momentos buenos y momentos malos, nosotros estamos viviendo un momento bisagra”, dijo para luego referirse a las licitaciones del servicio de higiene urbana y del transporte.

También reinvindicó la necesidad de gestionar y señaló: “Lo peor que podemos hacer es escondernos. Venimos a dar la cara, y a decirles que acá hay un gobierno que está presente”.

Paralelamente, indicó: “Seguimos trabajando, más allá de las dificultades, más allá de los palos en la rueda (…) no voy a bajar los brazos, vuelvo a ratificar mi compromiso con transparencia, para seguir trabajando por la ciudad”, concluyó para luego cortar cintas junto a vecinos y funcionarios y retirarse sin hacer declaraciones al único medio presente.

De todas formas, la decisión de Mestre es en principio no mover piezas, al menos en las próximas horas.

En principio, aguardarían la difusión de nuevos informes de ADN, los cuales -según trascendió- involucrarían en supuestas maniobras irregulares al secretario de Transporte, Juan Pablo Díaz Cardeilhac, y a su par de Desarrollo Urbano, Mariano de Juan.

Ayer, De Juan, presente en el acto público por la inauguración del pavimento en barrio Balcarce, dijo desconocer en qué tipo de maniobra aparecería involucrado.
Una vez difundidos los informes y en función del tenor de la documentación que se hará pública, Mestre resolvería reestructurar el Gabinete.

Por lo pronto, la situación de Cortés Olmedo y de Torres aparece ciertamente comprometida.
Con todo, algunos funcionarios y dirigentes del radicalismo advierten de que en la movida también debería incluirse a Pablo Ostanelli, el secretario Privado del intendente.

Ostanelli apareció mencionado en la causa de la financiera CBI y también en la denuncia pública del programa ADN por el viaje junto a Mestre y al viceintendente Marcelo Cossar a Corrientes, invitados por la empresa Ersa a la fiesta de su 50º aniversario. Ersa es concesionaria de uno de los grupos de servicio del transporte urbano en la ciudad y, a través de la empresa Lusa, prestataria del servicio de higiene urbana en la zona norte. Por esa situación, admitida por el vice Cossar, los tres funcionarios fueron denunciados penalmente por supuestas dádivas, por el senador nacional Luis Juez.

Por lo bajo, en el radicalismo consideran que Mestre debería mover piezas de manera más expeditiva para evitar el desgaste político que implica sostener en el cargo a personas altamente sospechadas en función de las imágenes difundidas en ADN.

En tanto, otros tienen diferentes lecturas. “Si la gestión anduviera bien, la cosa no pasaría a mayores”, interpretaron. Como fuere, las imágenes dejaron claramente expuestos a Cortés Olmedo y a Torres.

Al primero, se le endilga estar vinculado con la recaudación derivada del servicio de plastificado de carnet de conductor en los CPC por medio de su hermana y su cuñado.

Ayer por la mañana -en el único contacto con los medios, en radio Mitre- el secretario de Gobierno dijo que la vinculación con ese negocio era por la provisión de tinta. No obstante, minutos mas tarde, la directora del CPC Colón dijo que González Palau (cuñado de Cortés Olmedo) no es proveedor sino el “concesionario” de esos puestos.

En tanto, Torres aparece relacionado a una empresa de limpieza, Colibri SRL, contratada por el municipio y una de cuyas propietarias es funcionaria en el área.

Artículos destacados