Gran Córdoba: 15% de los hogares es carenciado, más del triple de la cifra del Indec

OBJETIVO. El ministro Passerini destacó la utilidad del nuevo insumo y descartó lecturas políticas. Los datos informados contrastan fuertemente con las mediciones de Indec, previo a discontinuar la serie.

Son 71.454 familias. El límite fijado para ese segmento incluye ingresos de hasta 4.129 pesos al cierre de 2013. Para el Indec, la pobreza afectó a sólo a 4,4% de los hogares a partir de una canasta de 1.784 pesos. La estadística difiere aún más para los carenciados severos, según la nueva medición de la Provincia. Apuntan a fijar criterios propios, con base en ingresos, para beneficiarios de tarifa social. 

El 15 por ciento de los hogares del Gran Córdoba se encuentra bajo la línea de carencia, en tanto que cuatro por ciento es carenciado severo, según el flamante indicador elaborado por la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia con base en datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec.

La medición, según la Provincia, es asimilable a los datos de pobreza e indigencia que difunde el Indec y que ayer debieron actualizarse aunque la publicación fue suspendida a último momento (ver aparte).

En ese marco, las estadísticas informadas por la Provincia difieren sensiblemente de las cifras publicadas por el organismo nacional.

De hecho, para el primer caso, la medición de Indec muestra 4,4 por ciento y, para el segundo, 1,4%.

Traducido en hogares, para la Provincia, hay 71.454 carenciados en el Gran Córdoba de los cuales 19.316 son carenciados severos. Por el contrario, para el Indec, los hogares pobres son 21.013 y los indigentes, 6.686.

Se trata de datos al segundo trimestre de 2013 en función de la última medición informada por Indec en la EPH para determinar pobreza e indigencia.

En tanto, para el cierre de 2013, la canasta básica total (CBT) que mide Indec para determinar si una familia tipo de 3,09 miembros se ubicó bajo la línea de pobreza, alcanzó a 1.784 pesos.

En tanto, la línea de carencia para la Provincia se situó en 4.129 pesos, aunque en este caso para una familia de cuatro miembros. En el caso de la primera, se ajustó 10,7 por ciento en el año mientras que la segunda lo hizo 37 por ciento interanual.

Si bien la Provincia aclaró que la medición de carencia y carencia severa son conceptos basados en la ponderación del nivel de ingresos de un hogar, diferente de la medición de consumo de la canasta que elabora el Indec para limitar pobreza e indigencia, admitió que se trata de parámetros comparables. “La idea era avanzar en una medición propia con base en datos de la EPH del Indec para poder evaluar la inclusión o exclusión de los beneficios de planes de tarifa social y de otros programas que tiene a su cargo el Ministerio y que se solventan con recursos propios”, explicó a Comercio y Justicia el titular de la cartera de Desarrollo Social, Daniel Passerini.

Con todo, es inevitable hacer una lectura política del anuncio.

Es que además de coincidir con la difusión de los datos de Indec -luego suspendidos- y que iba a generar una comparación inevitable, la estadística convierte a Córdoba en una de las primeras provincias en eludir la información oficial sobre el tema, tan cuestionada desde diferentes sectores.

En rigor, las críticas a los datos de pobreza e indigencia del Indec tienen su base en las polémicas mediciones del Índice del Costo de Vida (IPC) que hasta fines del año pasado, mostraba variaciones marginales de precios, previo al debut del nuevo IPC nacional urbano (IPC nu).

Ajustadas por la inflación oficial, la canasta básica total y la alimentaria prácticamente no registraban movimientos, por lo que los indicadores de pobreza e indigencia quedaban ciertamente expuestos a cuestionamientos desde distintos sectores.

De hecho, ante esa situación, la Provincia optó por manejarse con una canasta que incluyó datos de las consultoras privadas FIEL, Ecolatina y la Universidad Católica Argentina (UCA).

Esos parámetros se discontinuaron luego del veto del ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a las estadísticas privadas.

“Necesitábamos una estadística propia”, insistió Passerini quien descartó un objetivo político en la medida.

De hecho, tanto el funcionario como los técnicos del área que presentaron el indicador, recordaron que la última medición de Indec, previo a la “intervención” de Moreno, a comienzos de 2007, mostró un índice de pobreza de 16,8 por ciento y de indigencia de 5,4 por ciento.

En tanto, el Censo Nacional de 2010 realizado por Indec, marcó que seis por ciento de los hogares tenía Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), próximos a la indigencia.

Si los datos de Indec de pobreza e indigencia se hubieran actualizado por un mix de precios de consultoras privadas, a la fecha mostrarían cifras similares a las informadas ayer por la Provincia para carencias y carencias severas, indicaron.

Por lo demás, la nueva medición que se actualizará ahora de manera trimestral, apunta a medir los conceptos de carencia y carencia severa con base en ingresos y no en consumo, esto es en una canasta.

Se trata de un método indirecto de medición a partir de datos relativos como ingresos.

El cálculo parte de tomar la “mediana” del ingreso total familiar per cápita. El concepto de mediana es el valor equidistante entre los dos extremos de los ingresos informados por la EPH.

Para el caso de carencia, se toma 75 por ciento de esa mediana y, para carencia severa, 25 por ciento.

Ese monto es el valor del ingreso per cápita. Para una familia tipo de cuatro miembros (dos adultos mayores) se toma un coeficiente, que para la carencia severa es 74 por ciento por individuo extra respecto del ingreso tomado como base.

Padrones sociales
Mas allá de las lecturas diversas que puedan hacerse de la difusión del nuevo indicador, la medición servirá para cotejar el padrón de beneficiarios de planes a cargo del Ministerio de Desarrollo Social.

“Los nuevos indicadores van a permitir que ingresen unos 20 mil nuevos beneficiarios a los planes de tarifa social, por caso de EPEC”, admitió Passerini. Actualmente, la tarifa solidaria para EPEC alcanza a 104 mil hogares.

El funcionario recordó que ya desde hace tiempo se venía actualizando el padrón de beneficiarios a partir de análisis de campo de trabajadores sociales más que por cotejar datos estadísticos de pobreza e indigencia.

Para el caso de la tarifa social de Aguas Cordobesas, el padrón alcanza hoy a 15 mil beneficiarios. Finalmente, la eximición del Inmobiliario Urbano, registra 19.800 inscriptos.

Asimismo, la medición servirá para evaluar el ingreso a otros programas como Vida Digna y Escrituración Gratuita de viviendas.

Seguridad alimentaria

La Provincia firmará en las próximas horas con la Nación un nuevo acuerdo para la cobertura del Programa de Seguridad Alimentaria, que implicará un incremento en los pagos para los 70 mil beneficiarios del interior (en Córdoba capital lo paga el municipio con fondos nacionales mediante el programa Vale lo Nuestro). El nuevo acuerdo, que pone fin a una larga zaga de disputas solapadas con la Nación, implica un aporte de 75 pesos del Gobierno central y 35 pesos de la Provincia para totalizar 110 pesos. Hasta ahora se abonaban 52 pesos por mes.

Artículos destacados