Tiempo de descuento para no ingresar al default

AYUDA MIPYME. Los pequeños emprendimientos son centrales para la economía del continente, aseguran.

Hoy opera el vencimiento del pago a los bonistas que entraron al canje. No cobrarán debido al bloqueo del giro bancario, dispuesto por Griesa, que quiere forzar una negociación. Argentina busca apoyo en la OEA.

Finalmente, Argentina no logrará cumplir con la fecha de pago de sus bonos de deuda soberana, que opera en la jornada de hoy, y quedará a las puertas de un segundo default en 13 años, aunque esta vez habiendo depositado la suma para cancelar sus obligaciones.

Tal situación ocurre como consecuencia de que el juez de Nueva York Thomas Griesa ordenó el viernes último el bloqueo de los fondos enviados por Argentina al Bank of New York, impidiendo que se distribuyeran entre los acreedores.

En simultáneo, Griesa no hizo lugar al pedido de los holdouts beneficiarios de su sentencia para que se avanzara en los embargos sobre esos fondos, decisión con la cual decretó de modo tácito un “stay” de 30 días. Durante ese plazo intentará empujar a Argentina a llegar a un acuerdo con los fondos buitres, liderados por el multimillonario Paul Singer, titular de NML Capital Ltd.

Sesión de la OEA
En ese marco y con el tiempo corriendo en contra de la administración nacional, la Organización de los Estados Americanos (OEA) citó a una sesión extraordinaria para la jornada de hoy con el objetivo de “atender la solicitud” presentada por Argentina de convocar a una reunión de ministros de relaciones exteriores el próximo jueves. Buscará que en ese encuentro se aborde el tema de la reestructuración de deudas soberanas y el caso de los fondos buitres.

La sesión tendrá lugar hoy a las 10 (11 en Argentina), en el Salón Libertador Simón Bolívar, de la sede central que la OEA, en Washington.

La reunión de consulta de ministros de relaciones exteriores que buscará llevarse adelante el jueves a las 15 (16 en Argentina), contará con la presencia y exposición del canciller Héctor Timerman, y del ministro de Economía, Axel Kicillof, según indicó la OEA mediante un comunicado.

La solicitud del encuentro fue realizada por la misión permanente de Argentina ante la institución liderada por el secretario general, José Miguel Insulza, con el propósito de considerar el tema “Reestructuración de la deuda soberana: el caso de Argentina y sus consecuencias sistémicas”.

Nueva solicitada
Por otra parte, el Gobierno nacional publicó el domingo una nueva solicitada en The New York Times y otros periódicos de EEUU en la que ratificó su “firme e incondicional voluntad de cumplir con sus obligaciones” con el objetivo de “descartar cualquier interpretación solapada que implique la introducción del eufemismo de default técnico”.

“Para la República Argentina y para cualquier otro país soberano”, señala el texto, pagar significa “el depósito de fondos en cumplimiento de las obligaciones previstas en el prospecto de emisión de los Instrumentos de deuda”. En ese sentido, el país subrayó que “ejercer voluntariamente un derecho sin buscar con ello entrar en conflicto con otras decisiones judiciales que alteren las bases contractuales de un país soberano”.

El texto insistió en el argumento de que “los derechos de una mayoría clara y auténtica no pueden ser socavados por el 1% de los tenedores de bonos que, desde una posición minoritaria, están destruyendo los esfuerzos colectivos de la Nación y del pueblo argentinos para honrar sus compromisos, además de afectar los intereses y derechos de la mayoría de los tenedores de bonos”.

Según el Gobierno, el fallo de Griesa busca “empujar a Argentina al default y destruir el acuerdo de reestructuración que alcanzó con 92,4% de los acreedores tras largas negociaciones”.

El pago bloqueado
El jueves pasado, Argentina giró más de 1.000 millones de dólares en concepto de capital e intereses para cumplir con el pago correspondiente al 30 de junio, a los bonistas que entraron en el canje de deuda.

El juez Griesa bloqueó el viernes al mediodía el depósito que Argentina hizo en las cuentas del Bank of New York (BONY) y le ordenó a éste que lo devolviera al Banco Central, al señalar que ese dinero es “ilegal”. Además, en el marco de una audiencia de urgencia, convocó al Gobierno argentino y a los fondos buitres a que se sienten a negociar con el mediador designado, Daniel Pollack.

En ese contexto, el Gobierno nacional calificó de “inédita” e “insólita” la decisión del juez de “bloquear” el pago realizado por el país y ratificó su compromiso de honrar sus deudas “con el 100% de los acreedores de manera justa, equitativa y legal”.

Para el Ministerio de Economía, el magistrado incurrió en abuso de su autoridad y se excedió en su jurisdicción “porque los bonos de la reestructuración no son el objeto de litigio, sino los bonos del Megacanje que cayeron en default en 2001 y que compraron los fondos buitres a precio vil para obtener ganancias siderales”.

La medida es insólita “porque el juez decide sobre instrumentos cuya validez nunca fue objetada en juicio ni observada tampoco por la Securities and Exchange Commission (SEC)”, y porque “se trata de fondos que ya no son de Argentina sino que pertenecen a terceros”.

A partir de la decisión tomada por Griesa, la situación quedó de manera tal que los bonistas del canje que cobran vía Nueva York no recibirían hoy -30 de junio- el depósito efectuado por Argentina.

Artículos destacados