Schiaretti defendió su rol en la crisis y descartó represalias

El gobernador Juan Schiaretti salió ayer a defender su postura “dialoguista” frente al conflicto entre el Gobierno nacional y el campo, al tiempo que descartó posibles “represalias” desde la Nación a raíz de su posición, diferente de la esgrimida por la presidenta Cristina Fernández.
A horas de concluido el paro de 21 días y luego de la tregua dispuesta por las entidades rurales, el mandatario ratificó la necesidad de “profundizar el diálogo para buscar consensos” y de esta forma aprovechar el excepcional precio de los alimentos en el mercado externo, a través de un mecanismo que permita asegurar la provisión interna a valores acordes.
En ese marco, Schiaretti defendió la posición de diálogo sostenida por Córdoba y recordó que esa postura fue avalada por el 74% de los cordobeses (según una encuesta de Management & Fit).
“La Provincia tuvo a lo largo del reclamo del campo y ratificó que durante estos 21 días estuvo en contacto permanente con funcionarios nacionales, gobernadores de otras provincias y dirigentes rurales con el objetivo de fomentar el diálogo y alcanzar un acuerdo. La actitud que hemos tomado en nuestra Córdoba que ha sido de equilibrio y de procurar el diálogo y el consenso es la que el pueblo de Córdoba también propone”, señaló en el marco de un contacto con los medios tras inaugurar un centro psicoasistencial para pacientes judicializados. En otro orden, Schiaretti descartó posibles represalias desde el Gobierno nacional por la postura diferenciada de Córdoba y los “faltazos” a los diferentes actos encabezados por Cristina Fernández en pleno conflicto rural. “En absoluto temo en mínimo una represalia. El país es un país federal, hay leyes que establecen cómo son las relaciones con los diversos estamentos del Estado, y yo en absoluto temo ninguna represalia”, resaltó el mandatario.
En esa línea, agregó que mantuvo contactos en las últimas horas con autoridades nacionales quienes “valoraron” la posición de Córdoba.

RANDAZZO
El ministro del Interior, Florencio Randazzo, negó algún inconveniente con Schiaretti, al tiempo que calificó de “malentendido” los trascendidos sobre “malestar” con la postura del Gobernador.

Artículos destacados