Pueden reanudarse los embarques de aceite de soja argentino a China

El ministro de Agricultura anunció ayer que este país  reanudará la demanda de ese producto. Destacó también que Argentina se ubicó como el mayor exportador de aceite de soja.

Pocas horas después de que anunciara que el país se posicionaba -por la demanda de India- como el principal exportador de aceite de soja a nivel mundial, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, afirmó ayer que el gobierno chino -el otro gran comprador que había frenado su demanda a Argentina- autorizó los primeros nuevos embarques de ese producto.

En declaraciones a la agencia oficial Télam, Domínguez recordó que en la visita que realizó la presidenta Cristina Fernández a China, en julio pasado, las autoridades de ese país adelantaron que la autorización saldría cuando se conociera la fecha de llegada a Argentina de un funcionario de primera línea .

“Tenemos la información de que están volviendo a autorizar los embarques argentinos de aceite de soja”, dijo el ministro, al tiempo que informó que el 12 de noviembre próximo llegará a Buenos Aires el ministro de Agricultura chino, Han Changfu, en el marco de lo acordado por ambos gobiernos.

Esta posibilidad había sido deslizada ayer por algunas agencias internacionales -como Reuters-, que citó una fuente oficial de Pekín, que indicaba que China podría levantar luego de seis meses su prohibición de facto sobre las importaciones de aceite de soja de Argentina.

El país asiático las prohibió a fines de marzo, como parte de una disputa comercial más amplia, al establecer normas de calidad que, según buena parte de los operadores, eran imposibles de cumplir en la práctica.

En todo caso, se trató de una represalia por las medidas dispuestas por el Ejecutivo nacional el que, como también se hizo en otros Estados, implementó iniciativas para preservar la industria nacional de la competencia del gigante asiático.

Según la fuente oficial china, la reanudación de los embarques es más importante desde el punto de vista político -en términos de normalización de las relaciones- que en términos económicos, pues en lo que queda del año no hay muchas posibilidades de que los embarques argentinos a China sean grandes, pues se ha colocado la mayor parte de los stocks en otros mercados.

De hecho, el propio ministro Domínguez indicó el fin de semana que el aumento en los envíos de aceite de soja de junio y julio ubicaron al país como el primer exportador del mundo del rubro, por un valor que supera 2.000 millones de dólares y por una cantidad cercana a  2,58 millones de toneladas.

Artículos destacados