Por menores ventas, queseras pymes salen a revender leche

Pequeñas industrias queseras cordobesas venden parte de la leche que compran a sus proveedores para evitar generar un sobrestock hacia fines de año y mantener las estructuras de las empresas.
“Nos está sobrando mercadería”, aseguró a Comercio y Justicia Javier Baudino, titular de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel) de Córdoba, y confirmó que el excedente ronda un 15% promedio.
“Ante ello, tenemos dos alternativas: o seguimos produciendo y salimos a malvender nuestros productos que son perecederos, o vendemos parte del fluido que compramos, para no perder a los tamberos proveedores y no tener que achicar la estructura de nuestras pymes”, aclaró.

La cantidad de leche que revenden varía de acuerdo con las pequeñas usinas. “Algunas entregan 5% de lo que compran, pero hay pymes que han llegado a vender hasta el 20%”, indicó Baudino.
Si bien no pudo precisar un porcentaje para la caída en las ventas, el titular de Apymel explicó que “si antes las pymes estaban vendiendo bien y no generaban excedentes y ahora tienen un sobrestock de 15%, la caída en las ventas debería ser en similar porcentaje”, pero aclaró que la situación varía según la estructura de cada empresa.
Asimismo, aseguró que les preocupa sobremanera la situación de sobrestock, “atento a que aún no ha inicado el período de lluvias, condicionante que va a aumentar aún más la producción lechera”.

Sin utilidades

“Los tambos que nos proveen son chicos. Las grandes industrias, si tuvieran que recorrer muchas productoras para poder proveerse, no lo harían; por eso, nosotros hacemos el trabajo y negociamos con las grandes usinas los costos de los fletes, de manera tal que tenemos utilidad cero”, dijo, aunque reveló que en algunos casos la leche se entrega a un precio un poco inferior al de compra.
“Las pymes lo hacen para no perder sus tambos remitentes; prefieren perder dinero, sacarse de encima la leche y no tener mercadería de más”, indicó.
Sucede que un año atrás el sector experimentó una fase de sobrestock de quesos cuando, ante la imposibilidad de exportar por las trabas oficiales y la retracción de la demanda interna, se generó un excedente que terminó vendiendo a precios muy bajos, luego de un fracasado intento de la Secretaría de Comercio Interior a cargo de Guillermo Moreno para colocar los productos a precios regulados en grandes cadenas de supermercados.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

A futuro

Los empresarios queseros locales tienen las expectativas puestas en octubre, mes en el que se darían grandes posibilidades de ventas externas y una mejora en los precios internacionales.
“Esperemos que el Gobierno nacional no nos cambie las reglas de juego (respecto de las retenciones cero sobre los productos lácteos) para poder trabajar bien hasta fin de año”, anheló Baudino.

Artículos destacados