Llega a 16% la suba de alimentos en Córdoba en lo que va del año

El porcentaje de incremento corresponde a dos relevamientos mensuales diferentes: uno del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) y el otro de la Defensoría del Pueblo de la Provincia.

Por Cecilia Pozzobon – @cecipozzo_cyj
cpozzobon@comercioyjusticia.info

La suba que registraron los precios de los alimentos en Córdoba durante el pasado mes de mayo se ubicó en torno a 49% interanual, acumulando en lo que va del año un alza cercana a 16%, según los relevamientos mensuales que realizan tanto el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) como la Defensoría del Pueblo de la Provincia.

Si bien los monitoreos de precios son muy diferentes entre sí. Por un lado, los alimentos y bebidas considerados por el CPCE obedecen a patrones de consumo propios de un adulto o una familia perteneciente a un estrato de ingresos medios que respeta ciertos valores nutricionales (confeccionados por el Colegio de Nutricionistas provincial). A diferencia de ello, la canasta de la Defensoría del Pueblo considera el precio más bajo en góndola al momento del relevamiento de cada uno de los productos que la conforman. Hecha esta aclaración, vale destacar que la variación promedio de ambos conjuntos es muy similar, tanto para la comparación interanual como para la acumulada desde enero.

En efecto, mientras el relevamiento de precios del CPCE refleja un incremento interanual de 49,1% en mayo pasado, el de la Defensoría muestra un alza de 49,5% para igual plazo.
En tanto, la variación de los precios de los alimentos desde principios de este año dio 15,8% para el primer monitoreo, mientras que evidenció una suba de 16,1% para el segundo.

Ahora, si se consideran los montos nominales que necesitó durante el quinto mes del año un adulto mayor o una familia tipo compuesta por dos adultos mayores y dos menores en edad escolar para adquirir el conjunto de alimentos que conforman cada una de las canastas relevadas, queda en evidencia la disparidad de productos o marcas de alimentos que es considerada en cada uno de los trabajos.

Mientras para el CPCE un adulto mayor requirió de 1.693,6 pesos para comprar alimentos y bebidas en mayo, para la Defensoría del Pueblo, el mismo individuo necesitó 897,6 pesos.

Asimismo, en tanto una familia tipo de cuatro integrantes requirió de 5.233,4 pesos para obtener la canasta del Consejo en el quinto mes del año la misma familia necesitó disponer de 2.773,6 pesos para alcanzar el grupo de alimentos cuyos precios releva la Defensoría del Pueblo.

Incluyendo servicios
Las canastas básicas totales (CBT), que a su vez consideran ambas entidades, también muestran disparidad de valores nominales. Mientras para el CPCE la CBT para un adulto mayor se ubicó en 3.641,4 pesos, para la Defensoría alcanzó 2.033,6 pesos.

Asimismo, mientras para la primera institución la CBT se ubicó en 11.251,9 pesos para una familia de cuatro integrantes, para la segunda se colocó en 6.284 pesos -siempre para el mes de mayo pasado-.

Menos consumo
La Defensoría provincial destacó que, al comparar los datos de los precios de los alimentos y bebidas de abril con los obtenidos durante mayo, se constató una variación intermensual de 0,7%.

“Por segundo mes consecutivo la fluctuación de la canasta se ubicó por debajo del punto porcentual. Sin embargo, esta leve oscilación no responde a una baja generalizada de precios sino a la importante caída en el nivel de consumo como consecuencia de que el poder adquisitivo de los ciudadanos se ha visto menoscabado en los últimos meses”, explicó la entidad mediante un comunicado.

“El deterioro del poder de compra de los hogares ocasionó una retracción de la demanda”, se indicó, y agregó: “Además, el impacto de la inflación de los alimentos (sobre todo de aquellos de consumo habitual: yerba, azúcar, fideos) golpea más fuerte en las familias de menores recursos”.

Menúes diarios
Con el objeto de conocer la incidencia real de las variaciones de precios en los bolsillos de los cordobeses, la Defensoría efectúa el seguimiento de cuatro menúes diarios que incluyen desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Así, la institución informó que el menú más económico para un adulto equivalente ascendió a 23,8 pesos, valor muy por encima de los 15,42 pesos que se necesitaron en mayo de 2013 para preparar el mismo menú.

“Se constató que los menúes que sufrieron mayores subas interanuales fueron los conformados en mayor medida por harinas (fideos), arroz, pollo, falda, tomate y yerba mate”, se indicó.

Artículos destacados