EPEC revirtió déficit operativo pero dólar e intereses desnudaron rojo de $3.224 millones

Son datos del primer semestre. La compañía cerró con superávit de $607 millones. No obstante, los intereses por deudas con Cammesa y el pasivo en divisas dispararon el quebranto 710% respecto a 2017

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La Empresa Provincial de Energía (EPEC) cerró el primer semestre del año con un resultado operativo de 607,1 millones de pesos y revirtió así el rojo de 260,1 millones de pesos que había informado en igual período de 2017.
Sin embargo, la compañía multiplicó el déficit en el saldo final luego de cotejar el “resultado financiero y por tenencia neta” que computa el pago de intereses y el impacto de la devaluación sobre las deudas en dólares.
Efectivamente, luego de imputar todos los conceptos, el balance al 30 de junio muestra un quebranto de 3.224,2 millones de pesos, 710 por ciento por encima de los 398,6 millones del rojo en igual período del año anterior.
En resumen, mejora en lo operativo pero el resultado financiero es lapidario y lo será aún más, a tenor principalmente de la devaluación.
Los datos aparecen reflejados en los Estados Contables acumulados al segundo trimestre que la empresa elevó a consideración del mercado en las últimas horas. De acuerdo con la información oficial a la que accedió Comercio y Justicia, los números de la empresa mejoraron respecto al año pasado en la faz operativa.
En el caso de Distribución, el resultado bruto (ventas netas menos costos del servicio) fue de 2.618,1 millones de pesos positivo. Sin embargo, luego de cotejar los gastos de comercialización y de administración, el resultado operativo cierra en 785,8 millones de pesos. No aparece en la publicación de los estados contables previos el dato de cierre del primer semestre, por lo que no puede compararse esa cifra en particular.

De todas formas, fuentes de la empresa consultadas por este medio admitieron que hay una mejora como consecuencia, entre otros puntos, del aumento de tarifas y de una menor participación porcentual de las erogaciones salariales.
De hecho, en total (incluye Generación y Telecomunicaciones), el costo salarial llegó al cierre del semestre a 1.459,8 millones de pesos, apenas 13,1 por ciento más que en el mismo período del año anterior. Talló la falta de actualización salarial (recién ahora EPEC dio 10% a cuenta) y el recorte en horas extras y otros rubros.
Hay que aclarar en este punto que, a los efectos de los estados contables, los ingresos se informan por lo devengado, esto es por lo facturado, montos que por cierto no son los efectivamente ingresados.
Con todo, cuanto se suma el resultado financiero, la situación cambia drásticamente.
A diferencia del primer trimestre -en el cual, aun con ese concepto, Distribución cerró con un superávit de 48,8 millones de pesos- esta vez terminó con un rojo de 841,9 millones de pesos.
Fueron claves los números del resultado financiero y por tenencia neta, que fue de 1.629,2 millones de pesos deficitario producto de intereses crecientes.
Distribución siempre fue una de las área que impulsaron las mejoras en los resultados de la empresa particularmente porque, a diferencia de Generación, EPEC pudo avanzar con sucesivos incrementos de tarifas autorizados por el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep). De hecho, en la comparación interanual, las subas se ubicarán muy por encima de la inflación, en parte porque la empresa aduce también el impacto del aumento del dólar. Además, aclaran que los ingresos que aparecen devengados, luego no se traducen en la caja de manera inmediata y que las subas por alza de costos siempre llegan con un atraso considerable en la facturación que, en épocas de alta inflación, tienen un claro impacto negativo en las cuentas de la compañía.

Generación
En cuanto a la Generación, el resultado bruto fue de 97,9 millones de pesos abajo, que -luego de restarle los gastos administrativos- concluye en un resultado operativo de 179,8 millones de pesos. No es un quebranto decisivo. De hecho, EPEC confía en que -una vez que salgan de sistema las centrales Levalle, Zanichelli y Deán Funes (generación con combustibles líquidos), algo que la empresa estima que será el año próximo- esa unidad de negocios podrían arrojar superávit.
Sin embargo, al igual que Distribución, el área Generación sufrió el impacto de los intereses y la devaluación que derivaron en un resultado final de 2.383,4 millones de pesos negativo. Esa cifra fue muy superior a los 440,3 millones de pesos abajo del primer trimestre.
Fue contundente el impacto de la deuda con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) y los intereses crecientes además de la devaluación.
Por cierto, el pasivo con Cammesa se canceló luego pero a costa de un crédito que la Provincia tomó con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial por 2.777,3 millones de pesos a pagar en 42 meses. Con todo, ese rojo seguirá activo.

Por lo demás, la devaluación del peso impactó en los pasivos en dólares que tiene EPEC, particularmente en el bono por 100 millones de dólares que emitió el año pasado. El remanente del título por 565 millones de dólares que colocó para financiar la central Bicentenario (Pilar nueva) tiene cuotas por 10,19 millones de dólares mensuales pero son cubiertas luego plenamente por Cammesa con la compra de la energía producida.
Sin embargo, la deuda y su incidencia en los resultados financieros y por tenencia neta, fueron calculados a un tipo de cambio de 28,85 pesos por dólar.
Hoy el tipo de cambio roza los 40 pesos.
En ese marco, los números del tercer trimestre y seguramente los subsiguientes, mostrarán un rojo aún más marcado.
Por lo demás, el área de Telecomunicaciones registró una incidencia marginal, apenas 1,1 millones de pesos de superávit final.
En definitiva, el panorama de la compañía eléctrica provincial que comienza a observar resultados en el rubro operativo, termina con números lapidarios en la cuenta final, cifras que deben cubrirse a través del aporte del Tesoro provincial.

Artículos destacados