El Gobierno lanzó blanqueo con incentivos fiscales para reactivar la construcción y canalizar ahorros en dólares

BLANQUEO. Las medidas apuntan a potenciales inversores con divisas no declaradas.

Anunció el envío de un proyecto de ley que otorga exenciones tributarias de diferente tipo para promover la edificación de inmuebles nuevos. También, otra vinculada al crédito hipotecario. Las acciones buscan tentar a quienes atesoren dólares o bien sumar chances para potenciales inversores. El anuncio fue apoyado por la Cámara de Desarrollistas Urbanos (Ceduc) y la Cámara de la Construcción. No obstante, también expusieron dudas.

El Gobierno nacional envió ayer a la Cámara de Diputados dos proyectos de ley «con eje en la industria de la construcción», que el ministro de Economía, Martín Guzmán, calificó como «un motor potente para dinamizar la economía y generar puestos de trabajo, con impacto transversal en diversas cadenas productivas».

«Uno de los proyectos contiene incentivos tributarios para aquellos que canalicen sus ahorros en inversiones destinadas a la construcción. Serán eximidos del pago del impuesto sobre Bienes Personales durante dos años y obtendrán crédito fiscal igual al 1% del desembolso», detalló el funcionario a través de su cuenta en la red social Twitter.

En ese sentido, precisó que «el primer proyecto también propone diferimiento y ajuste al Impuesto a las Ganancias e Impuesto sobre Transferencia de Inmuebles, adecuando el monto imponible a su evolución en términos reales y alineando el momento del pago al momento de percibir los ingresos por la inversión».

«A quienes declaren voluntariamente la tenencia de moneda nacional o extranjera y la destinen a la construcción se les cobrará un único impuesto y se le concederá un bloqueo fiscal respecto a la eventual omisión de impuestos nacionales sobre esos fondos», añadió.

«El segundo proyecto de ley busca atender el déficit habitacional, facilitando el acceso al crédito hipotecario y protegiendo a los propietarios e inversores ante descalces entre salarios e inflación», remarcó Guzmán.

Para el ministro, «estos proyectos son fruto del diálogo entre el Gobierno nacional, el sector privado, los sindicatos, legisladoras y legisladores».

«Agradeceremos el acompañamiento del Congreso de la Nación en estas iniciativas que contribuirán a una economía más pujante», solicitó el titular de Economía.

Los proyectos llevan las firmas del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y del propio Guzmán, e ingresaron a la Cámara baja pasadas las 18 de ayer. En los próximos días se determinará su giro a comisiones.

«Las medidas tienen como objetivo central movilizar ahorros hacia la actividad de la construcción, promoviendo el rol del mercado de capitales y disminuyendo los costos financieros que el pago de tributos podría generar en esta actividad en particular», explica el Ejecutivo en el mensaje que acompaña al proyecto de incentivos tributarios.

Con estas iniciativas, el Poder Ejecutivo busca promover la inversión en la construcción de obras privadas nuevas, en el marco del paquete económico que Guzmán anunció el pasado 1 de octubre.

En su articulado, el proyecto establece que «se exime del pago del impuesto a los Bienes Personales, durante dos años, a los activos financieros que se apliquen a nuevas construcciones».

Por otro lado, se prevé la posibilidad de «computar como pago a cuenta de Bienes Personales el equivalente al 1% del valor de las inversiones realizadas en el marco de esta ley».

Asimismo, se propone «adecuar el momento del pago de los tributos sobre las transacciones inmobiliarias -esto es, impuesto a las Ganancias o impuesto a la Transferencia de Inmuebles de Personas Físicas y Sucesiones Indivisas, según corresponda- al momento de producirse el efectivo incremento del flujo del proyecto de inversión; así como adecuar el monto imponible a su evolución en términos reales».

Se propicia también «el diferimiento del pago de estos impuestos sobre la base imponible que se configure por la transferencia y/o enajenación cuyo objeto sea el financiamiento, inversión y/o desarrollo de proyectos inmobiliarios o de infraestructura».

Asimismo se propone que «el pago del impuesto proceda cuando los titulares perciban una contraprestación en moneda nacional o extranjera; cuando cedan o transfieran a cualquier título la participación, derechos o similares que poseen en aquellos; o cuando se produzca la finalización de la obra o se adjudique la unidad, lo que ocurra en primer lugar».

Por último, el proyecto establece «por un tiempo limitado un régimen de declaración voluntaria de activos para las personas humanas, sucesiones indivisas y sociedades de capital. Dichos fondos pagarán un único tributo con alícuota creciente en el tiempo, gozando de un conjunto de beneficios tributarios y de acciones judiciales y administrativas».

El debate en comisión de estas iniciativas se llevará a cabo en un contexto de análisis legislativo de otros proyectos de índole económico, como el Presupuesto 2021, el Aporte solidario y obligatorio a las grandes fortunas, la prohibición de ayuda a las empresas con domicilios en guaridas fiscales y la reforma previsional, entre otras.

El paquete se anunció en medio de la tensión cambiaria que ayer generó nuevas subas de los dólares financieros y también del blue.

 

Apoyo desde Córdoba

Los anuncios que se conocieron ya entrada la noche por parte del Gobierno nacional fueron avalados por el sector empresarial de Córdoba. 

Concretamente, tanto Luis Lumello, presidente de la Cámara de la Construcción Delegación Córdoba, como César Martínez, secretario de la Cámara de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc), coincidieron en destacar el alcance de las medidas.

“Creemos que estas medidas les pueden servir principalmente a los particulares que tienen dólares, y que -además de beneficiarlos con estos incentivos impositivos- puede resultar una buena alternativa de inversión ya que el valor del metro cuadrado de construcción es el más bajo de los últimos años”, resumió Lumello a Comercio y Justicia.

El empresario destacó que, en paralelo, las iniciativas benefician a las empresas, que son las que ejecutan las obras, además de “motorizar” un sector que mueve la economía “a través de toda su cadena de valor y es gran generador de empleo”.

Por su parte, el secretario de la Ceduc, César Martínez, consideró que las medidas anunciadas son positivas y van a tener “amplia aceptación”, además de “traccionar” un sector clave para la reactivación económica.

No obstante, puso algún reparo respecto a los antecedentes de este tipo de acciones para movilizar los ahorros y destinarlos a la inversión.

“El tema es regenerar la confianza porque en blanqueos anteriores se prometieron determinados beneficios y condiciones que luego se terminaron cambiando y esos fondos fueron después gravados con otros impuestos”, recordó el empresario.

Sé el primero en comentar en "El Gobierno lanzó blanqueo con incentivos fiscales para reactivar la construcción y canalizar ahorros en dólares"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados