Acuerdan monitorear de cerca el comercio bilateral

La crisis internacional agravó las diferencias comerciales entre Argentina y Brasil y, por ello, los funcionarios y empresarios de ambos países llevan adelante desde hace varios meses meticulosas negociaciones para encontrar acuerdos que permitan beneficios mutuos. En ese marco, la presidenta Cristina Fernández y Lula da Silva pactaron ayer una serie de mecanismos para monitorear de cerca la marcha del comercio bilateral y disminuir las trabas en las operaciones mercantiles.

El encuentro entre los mandatarios se produjo en el Palacio Itamaraty, en Brasilia, y formó parte de los Mecanismos de Integración y Coordinación Bilateral (Micba) que llevan adelante Argentina y Brasil desde hace varios años. La crisis internacional puso la relación comercial en el centro de los debates de los mandatarios, aunque también lograron acuerdos sobre cuestiones energéticas, científicas e inversiones.

Con vistas a solucionar las diferencias entre las dos naciones, ambos mandatarios destacaron el mecanismo de las consultas bilaterales como la forma de resolverlas. En ese marco, pactaron la creación de una comisión integrada por los ministros de Exterior, Industria y Comercio y Economía de cada país. “Constituyen un instrumento que va a poder resolver con celeridad y eficacia las dificultades que podemos tener”, auguró Cristina Fernández en su discurso.

Por su parte, Lula propuso achicar la frecuencia de reuniones entre los ministros de ambos países -de 90 días a 45 días- para que “nuestros pueblos sepan y conozcan nuestra necesidad de crecer juntos”, según consideró. También anunció que los encuentros entre los presidentes se realizarán cada 90 días y no cada seis meses como se realizaban hasta el momento.

Por último, los mandatarios acordaron expedir las licencias no automáticas “en no más de 60 días a partir del inicio de 2010”, lo que fue considerado un “régimen más expeditivo para productos perecederos y estacionales”. Concertaron también que “se establecerá un mecanismo de publicidad y transparencia para tales licencias no automáticas con la suficiente antelación para que eviten la interrupción de los flujos comerciales”.

De esta manera, lejos de profundizar la tensión, Cristina Fernández y Lula optaron por profundizar las negociaciones, en la búsqueda de soluciones beneficiosas para ambas partes. Durante los últimos meses ése fue el camino elegido por los dos países y se lograron importantes acuerdos en productos como calzado, muebles y lácteos.

En su discurso, la mandataria argentina consideró que ambos gobiernos deben “tener la suficiente inteligencia para no perder de vista el todo” y abordar los problemas “no sólo como una cuestión puntual sino más abarcativa y globalmente”.

Por su parte, Lula señaló que “el camino a seguir es el incremento de las exportaciones argentinas y no la disminución de las exportaciones brasileñas”.

Otros acuerdos
– Argentina y Brasil firmaron un convenio en materia energética, por el cual se iniciarán estudios de impacto ambiental y factibilidad económica y técnica para el proyecto del Complejo Hidroeléctrico de Garabí. Éste se ubicaría en el triple límite entre Misiones, Corrientes y el estado brasileño de&nbsp

Artículos destacados