Acara quiere que provincias y aseguradoras también aporten

El director general de la Asociación de Concesionarios de Autos de la República Argentina (Acara), Horacio Delorenzi, reclamó que las provincias y las compañías de seguro se sienten también en la mesa de negociaciones para impulsar el “plan de contingencia” lanzado por el Gobierno nacional la semana pasada.
También adelantó que el sector automotor está a “cinco mil unidades” de alcanzar la meta fijada en 600 mil unidades para este año, que se constituirá en un nuevo récord de producción.
El titular de Acara estimó que el plan para el primer cero kilómetro “va a impactar” porque “va a dar volumen y movimiento en las concesionarias”.
Tras cuestionar que “en noviembre apenas el siete por ciento de las ventas de autos fue financiada por el sector privado”, Delorenzi señaló que “siempre es bienvenida cualquier financiación” que pueda darse al sector.
Si bien el dirigente empresario consideró que el plan del Gobierno “va a solucionar parcialmente el problema” que tiene el sector automotor, anticipó que “los autos chicos son los que más impacto tienen cuando no hay financiamiento”.

Aunque reconoció que el programa lanzado por la presidenta Cristina Fernández “es un plan de contingencia que apunta a la crisis del empleo”, subrayó que “la rentabilidad hay que dejarla de lado por este año”.
Por eso, pidió que haya otros “invitados en esta mesa del todos ponen” y entre ellos mencionó a “las provincias”, dado que “es una barbaridad que quieran seguir ganando un 10 por ciento de Ingresos Brutos sobre las ventas”, y también “las compañías de seguros que deberán redefinir su margen de ganancias”.
Es que, según precisó, entre ambos cargos, en el primer año de adquirido el cero kilómetro “se llevan el 25 por ciento del valor de la unidad”.
Respecto del plan oficial, Delorenzi estimó que “va a impactar” porque “va a dar volumen y movimiento a las concesionarias”. “El movimiento trae un cambio en el estado de ánimo. Tener esperanzas de poder adquirir algo nuevo mejora el estado de ánimo”, destacó el empresario.

En igual sentido, recordó que el sector “en 2002 estaba en 50 por ciento de desocupación y 90 mil unidades vendidas”.
“No quiero volver a eso”, reclamó el directivo de Acara, tras remarcar las diferencias con este año cuando “con cinco mil unidades más, se estarían pasando las 600 mil unidades” previstas como meta para 2008. “Lo que no nos cubrió el sector privado en financiación, lo hizo el plan de ahorro privado”, concluyó el dirigente.

PREOCUPANTE
El titular del Smata Córdoba, Omar Dragún, indicó que continúa siendo “preocupante” la situación en la industria automotriz. “Lo más difícil es la situación de los compañeros en Gestamp y VW, ya que el gremio negocia con empresas de servicios eventuales”, precisó el dirigente. En Iveco, en tanto, comenzó la segunda semana de suspensiones. Según precisó Dragún, en la planta de camiones “pasamos a un cuarto

Artículos destacados