Home  >   Justicia   >   La Cámara Federal resuelve quién será su próximo presidente

La Cámara Federal resuelve quién será su próximo presidente

El Máximo Tribunal volverá a reunirse hoy. Liliana Navarro y Eduardo Ávalos son los postulantes para ocupar el lugar. El doble voto de la Graciela Montesi puede terminar por decidir la situación. En tanto, sigue la polémica por la designación del nuevo secretario Penal del organismo

Por Silvina Bazterrechea – sbazterrechea@comercioyjusticia.info

La Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba tiene previsto continuar hoy con el debate para resolver quién será el magistrado que presidirá el Máximo Tribunal de Córdoba el próximo año.
La decisión no resultará fácil y es probable que todo termine decidiéndose con el doble voto que cuenta la presidenta de la Cámara Federal, Graciela Montesi, en caso de empate y falta de acuerdo.
Tal como trascendió semanas atrás, los integrantes de la Cámara Federal viven por estas horas una fuerte interna que impide llegar a un consenso sobre el futuro de la presidente del Cuerpo. Por un lado, los camaristas Luis Rueda, Ignacio Vélez Funes y Liliana Navarro proponen a esta última para presidir el organismo. Por el otro, Graciela Montesi, Abel Sanchez Torres y Eduardo Ávalos pretenden ungir a éste último en ese lugar.
Hasta ayer al mediodía, el orden del día del acuerdo aún no había llegado a los despachos de algunos de los camaristas aunque todos sostenían que el tema seguramente iba a ser nuevamente discutido en el acuerdo de hoy.
“No hay voluntad de diálogo”, advirtieron a Comercio y Justicia fuentes de uno de los sectores que proponen a la camarista Navarro como presidente. Navarro juró hace cinco años para integrar la Cámara Federal de Córdoba y hasta la fecha nunca asumió la titularidad del organismo. Quienes la apoyan, sostienen que es “su hora” y que es muy positivo que una mujer ocupe ese lugar.

Más polémica
La discusión sobre la presidencia de la Cámara Federal no se agota en el debate sobre la presidencia del Cuerpo. La designación de quién será el nuevo secretario Penal de ese Tribunal también divide las aguas.
El bloque de Navarro pretende que ocupe ese lugar Gabriel Álvarez, quien integra la comisión directiva de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación. El debate motivó la intervención de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación que en una misiva enviada el pasado viernes a la Cámara Federal de Córdoba, denunció que quienes se oponen al nombramiento de Álvarez lo hacen sólo por su pertenencia a una organización sindical. En tal sentido, pidieron a los camaristas valorar los antecedentes académicos y la formación profesional del postulante.

El inicio
Hay que decir que la designación de un secretario Penal en la Cámara Federal es una discusión que se remonta a junio pasado. En aquella oportunidad, Lorena Castelli y Celina Laje eran quienes competían por ese lugar. El resultado fue un empate; Montesi tenía la facultad del doble voto, que no fue aceptada por sus colegas, quienes se retiraron de la audiencia y luego llegaron con una presentación hasta la Corte Suprema.

Rueda, Navarros y Vélez Funes solicitaron a la Corte que declarara nula la designación de la secretaria penal y que le ordenara a Montesi que se excusase de utilizar el doble voto cuando se pronuncie en el mismo sentido que su pareja atento que se “pone en juego la imparcialidad” de la Cámara Federal cuando sesiona en conjunto.
La Corte Suprema rechazó la presentación por cuestiones formales. Además, indicó que el reclamo “pone de manifiesto una actitud teñida de subjetivismo e invasiva de la intimidad que es ajena, por cierto, a la prudencia, circunspección y mesura que son componentes indispensables de todos los actos de un magistrado”. En otras palabras, los jueces de la Corte rechazaron analizar el presunto vínculo afectivo entre los camaristas señalados.
El fallo fue repudiado por el camarista Luis Rueda quien se quejó de que la Corte no dijo “absolutamente nada sobre si está bien o mal de que una pareja y/o matrimonio integren un cuerpo colegiado” y argumentó: “Los jueces tenemos la obligación moral y legal de ser independientes entre nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *