Home  >   Economía   >   Fadea busca cerrar negocios por $153 millones para cubrir los costos operativos previstos para este año

Fadea busca cerrar negocios por $153 millones para cubrir los costos operativos previstos para este año

FABRICACIÓN EN SERIE. La planta cuenta con 18 unidades del IA-63 Pampa III.

FABRICACIÓN EN SERIE. La planta cuenta con 18 unidades del IA-63 Pampa III.

Tiene contratos con la Fuerza Aérea Argentina (FAA), por mantenimiento y fabricación de aeronaves, por 2.200 millones de pesos para 2016. Además, cuenta con un aporte del Tesoro Nacional de 262 millones de pesos. Sin embargo, las erogaciones previstas ascienden a 2.600 millones, lo que la obliga a reducir aún más el gasto, aumentar la eficiencia y firmar nuevos acuerdos

Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

Luego de un 2015 que mostró un rojo de 1.569 millones de pesos y un 2016 de reordenamiento interno que permitió que la empresa fuera patrimonialmente saneada merced al aumento del capital accionario del Ministerio de Defensa de la Nación, la Fábrica de Aviones (Fadea) “Brigadier San Martín” busca cerrar negocios por 153 millones de pesos para poder cubrir los costos operativos que tiene previstos para este año.
Así lo admitió ayer su presidente, Ércole Felippa, en el marco de la presentación del informe de gestión 2016 y proyección 2017, que se llevó a cabo para la prensa.
“Buscamos incrementar la competitividad de la empresa para continuar con la reducción del déficit”, explicó Felippa, para detallar que en el presupuesto proyectado para este año cuentan con 1.100 millones de pesos -producto de los contratos por fabricación- y otros 1.100 millones de pesos por los contratos por prestación de servicios de mantenimientos, ambos con la Fuerza Aérea Argentina (FAA). A eso debe sumársele el aporte del Tesorro nacional establecido en 262 millones de pesos.
Sin embargo, esos poco más de 2.460 millones de pesos de ingresos no alcanzan a cubrir los más de 2.600 millones de pesos proyectados en costos operativos. Por eso es que Fadea se ha propuesto captar nuevos negocios, tanto en el ámbito privado como público, para cubrir los 153 millones de pesos faltantes.
Además, el plan trazado por la dirección de la fábrica fijó como objetivos para este año reducir el gasto 30% (60 millones de pesos), aumentar 30% la eficiencia de horas de trabajo e incrementar -también en 30%- el uso de la mano de obra directa. Para todo ello prevé la puesta en marcha de un sistema integrado de gestión, según explicó Felippa.
Respecto de los acuerdos que busca cerrar la empresa, se  admitió que existen varios en cartera, con diferente grados de avance.
“Algunos de ellos comenzaron a gestarse durante el año pasado a partir de misiones comerciales concretadas al exterior, junto con Cancillería, y otras a partir de la visita de fuerzas aéreas de otros países o empresas privadas aerocomerciales, que visitaron la planta para relevar capacidades y potencialidades”, explicó Felippa. A partir de ello, este año iniciará la fabricación de tres aviones Pampa Serie III para la FAA. E incluso incrementará los contratos para la producción de piezas para el modelo KC-390 de la Empresa Brasileira de Aeronáutica (Embraer), entre otros proyectos.

“La herencia”
“Al momento de asumir encontramos una empresa devastada, con quebranto económico, un patrimonio neto negativo, proyectos paralizados, contratos vencidos, deuda impaga con proveedores por 520 millones de pesos y una fuerte desmotivación del personal” resumió el presidente.
Para sanear la situación patrimonial se capitalizó la deuda de Fadea con el Ministerio de Defensa por 1.700 millones de pesos y se redujo 92,3% el déficit de $1.569 millones registrado en 2015, a partir del  resultado de tres acciones: un recorte  de  $327,6  millones en  costos  de  estructura  (reducción  de  gastos  y  renegociación  de contratos   con   proveedores);   un ahorro   de   $326,4   millones en   costos   laborales (a partir de la puesta en marcha de un programa prejubilatorio y uno  de retiro voluntario que achicó la nómina de personal en poco más de 400 trabajadores) y del esquema de suspensiones aplicados el año pasado durante los días viernes;  y la  venta  de  servicios  de  mantenimiento  a  la  FAA  y  a Presidencia de la Nación.
“La   fuerte   reducción   del   déficit   y   el   saneamiento   patrimonial   logrados constituyen la plataforma  de  lanzamiento  clave  para  la  reactivación que  prevemos  para  este  año,  ya  que partimos  de  una  estructura  más  flexible y competitiva  para  alcanzar  un  posicionamiento  en el mercado aeronáutico regional”, destacó Felippa.

Fabricar y cumplir
Para él, quien el próximo 7 de abril cumplirá su primer año de gestión al frente de la compañía, en 2017 se pondrá el foco en la fabricación tanto de unidades terminadas -tal el caso de los IA-63 Pampa III, de los que se deberán entregar tres unidades entre fin de este año y principios del próximo dependiendo de la eficiencia de entrega de los insumos por los proveedores- como de aeropartes  y  piezas  para  la  integración  de los modelos de Embraer, con la que se intenta negociar nuevos acuerdos y ampliar contratos;  sin  perder de vista otras unidades de negocio, como los servicios de ingeniería y mantenimiento, en los cuales tiene previsto el completamiento y remotorización de cinco aviones Pampa II; la reparación y mantenimiento preventivo de tres Fokker F-28 y tres Pampa II, y la modernización de tres Hércules C-130 y un P-3 Orion, entre otros proyectos.
“Estamos negociando con el Ministerio de Seguridad la posibilidad de instalar una base de la Policía Federal. También, con el Ministerio de Ambiente, la posibilidad de proveerle horas de vuelo para los patrullajes que hace, para los que hoy por hoy alquila naves”, dijo Felippa, y agregó: “Nuestro objetivo al momento de asumir fue comenzar a devolverle a esta fábrica el esplendor de antaño, cuando fue un ícono de la industria nacional. Falta mucho aún pero estamos  ordenándola y generando nuevos negocios, lo que nos da la pista de que estamos  en la dirección correcta”.

No tripulados: avanza el proyecto de fabricación de drones para el ministerio de defensa

Fadea también tiene en marcha el proyecto de fabricación de aeronaves no tripuladas, conocidas comúnmente como drones.
Se trata de los sistemas de  Lipán y P35, desarrollados por el Ejército Argentino.
Según indicó Ércole Felippa a Comercio y Justicia, este proyecto espera que se completen los “procesos de certificación y homologación industriales de cada uno de ellos”.
“Ya se han puesto a prueba en este lugar”, dijo el presidente, en referencia a la pista con la que cuenta Fadea.
Estas aeronaves se utilizan principalmente para vigilancia, reconocimiento aéreo e inteligencia y, como satisfacen las características técnicas y requerimientos operacionales de las tres fuerzas armadas, fueron seleccionados por el Ministerio de Defensa para unificar el desarrollo de drones clasificados como “Clase 1″ por su tamaño, alcance y capacidad operativa.
Con una envergadura de 4,4 metros y un peso cercano a 60 kilos, el Lipán puede transportar unos 20 kilos de equipos, con una autonomía de cinco horas y un techo operativo de 2.000 metros de altura.
El P35, en tanto, pesa poco más de cinco kilos y puede ser transportado en una mochila, montado en pocos minutos y lanzado manualmente.

Reducción del déficit 2015

1 – Se aplicó un recorte de $327,6 millones en costos de estructura (se redujeron gastos y se renegociaron contratos con proveedores).

2 – Se llevó a cabo un programa prejubilatorio y de retiro voluntario, más un programa de suspensiones que generaron un ahorro de $326,4 millones.

3 – Se vendieron servicios de mantenimiento a la Fuerza Aérea Argentina y a la Presidencia de la Nación.

Denuncias

Por la situación económica y financiera con la que encontraron la fábrica, la actual gestión hizo una presentación ante la Oficina Anticorrupción a la que se le entregó la auditoría realizada. También hay una actuación de oficio y otra investigación abierta en la Justicia.

“Había una mala relación contractual” con el principal socio accionista de la fábrica: el Estado. Se rescindieron nueve contratos (muchos de ellos vencidos) y se celebraron dos nuevos que simplifican las auditorías.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>