La innovación tecnológica como modelo de negocios

Por Jorge Jaimez – Coordinador General  Programa BID/FOMIN PTI-COMEX

En el marco del Programa BID/FOMIN Plataforma Tecnológica Innovadora para el Comercio Exterior (PTI-COMEX) del Cluster Córdoba Technology, se están realizando diversos análisis de diferentes estudios relativos al desarrollo de la industria del software en América Latina y el Caribe. El fin de este trabajo consiste en poner en valor diversas experiencias, extrayendo de ellas lecciones que permitan acelerar el proceso de internacionalización y el aumento de las operaciones de comercio exterior de las pymes TIC de la región.

El PhD Saadia Sánchez Vegas en su estudio Desarrollo de la Industria Regional del Software en América Latina y el Caribe, Consideraciones y Propuestas sostiene que el incremento de las exportaciones de los países del Mercosur en el período 2000-2008 fue de 850%. Evidentemente, este valor resulta al menos impactante y obliga a considerar los ejes o modelos de negocios de las empresas exportadoras y el rol del Estado en la promoción de la industria, entre otros aspectos.

En varios países de la región se han definido modelos empresariales basados en el desarrollo de softwares cuyos clientes son empresas multinacionales, a partir de haber logrado capitalizar ventajas locales relativas, tales como el activo que representa el talento formado en las universidades y centros de capacitación y los bajos costos laborales, ya que dicho personal calificado percibe una menor remuneración en términos internacionales comparada con la de los países desarrollados.

Un modelo superador del mencionado precedentemente es aquel que han aplicado empresas que se ocupan de desarrollos de tipo incremental, debido a que muchos nuevos productos surgen de la necesidad de mejorar y adaptar los anteriores a las nuevas tecnologías y plataformas disponibles o bien de ampliar el rango de aplicaciones ofrecidas.

El informe correspondiente al año 2009 del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA) sostiene que, no obstante los éxitos relativos, existen en las firmas insuficiencias en materia de capacidades gerenciales, control y gestión, emprendimiento e innovación. En consecuencia surgen interrogantes acerca de si las empresas podrán instalarse en un modelo de negocios basado en la innovación que les permita enfrentar los retos que plantea una industria de software más sofisticada en un mercado globalizado o glocalizado.

Cualquiera que sea el camino a seguir para desarrollar la industria del software, sostiene Sánchez Vegas, éste requiere insertar en las empresas una estrategia corporativa enfocada en la innovación.

Distinguimos -entonces- un tercer modelo de negocios de las pymes TIC de la región basado en la innovación que permite -entre otros aspectos- eludir la competencia de precios derivada de productos commodities; superar nuevos competidores con ventajas salariales; evitar la obsolescencia de productos y servicios. En definitiva, volver más atractiva la oferta de las empresas tanto para el mercado doméstico como para el externo.

Asimismo y a la luz de los estudios relevados, el rol del Estado es sin dudas esencial en el desarrollo de la industria y más aún cuando se pretende que las empresas exporten sus productos y servicios a diversos mercados internacionales. Las políticas públicas también tienen que hacer énfasis en la innovación como factor estratégico y para ello es necesario implementar y fortalecer los diversos soportes normativos y estímulos sectoriales.

Finalmente el sistema científico-técnico, las universidades, los centros multidisciplinarios de investigación, los institutos especializados y otros centros de excelencia deben estar abocados a la investigación aplicada y a la innovación, coadyuvando en forma activa al desarrollo de una industria competitiva y con un claro perfil exportador.

Se trata -entonces- de una estrategia integral de desarrollo de la industria basada en la generación de innovaciones. Consideramos que nuestra provincia va por un buen camino, articulando los diversos sectores de manera proactiva. Sin dudas, la marca Córdoba, a partir de un Estado eficiente, de la asociatividad empresarial, de la infraestructura adecuada, de altos estándares de calidad y de actividades comerciales efectivas no sólo hará una industria viable sino, fundamentalmente, rentable.

Artículos destacados