Cada vez son más los que consumen helado en invierno

Según un relevamiento realizado por la cadena Grido, esta tendencia obedece, entre otras razones, a nuevas alternativas por fuera de la venta a granel tradicional, a la proliferación de heladerías y a los precios más accesibles.

En los últimos cuatro años el consumo de helado durante el invierno creció cien por ciento en Argentina, según estadísticas propias de venta proporcionadas por Grido, cadena de heladerías que suma a la fecha casi mil franquicias en el país y Chile. Concretamente, el incremento correspondiente al período abril-julio se aceleró en los últimos dos inviernos, con cifras interanuales de crecimiento que alcanzaron entre 40 y 50 por ciento.

Esta suba promedio por punto de venta demuestra una nueva manera de consumo por parte de los argentinos, que ha llevado a las heladerías a transformarse en una opción cada vez más elegida en lo que antes se consideraba temporada baja.

“Entendemos que esta tendencia en plena época de frío, impensada pocos años atrás, obedece no sólo a una modificación paulatina en los hábitos de consumo propios de los cambios sociales sino principalmente a la inserción de nuevas propuestas como postres y otras alternativas por fuera de la venta a granel tradicional”, argumentó Sebastián Santiago, socio gerente de Grido.

“Desde siempre, nuestro objetivo final es incrementar las cifras de consumo de helado en Argentina (actualmente en el orden de los cuatro kilos anuales por habitante), aún más bajas que (las de) otros países de la región”, remarcó el empresario.

En este aspecto, una de sus políticas contempla -además de descentralizar las franquicias hacia los barrios y ofrecer un producto a bajo precio- mantener abiertas las heladerías durante todo el año y desarrollar productos atractivos para el consumo invernal, como por ejemplo los postres Semi-Frío, el Crocantino, y el Cappuccino Grido, entre otros.

Otro elemento de gran incidencia en este cambio de hábitos es la eficientización del sistema de reparto a domicilio (delivery), que en invierno acapara 50% promedio del total de helado vendido por las franquicias de la cadena.

Vale destacar que en los últimos dos años se han implementado herramientas para el desarrollo de este canal, tales como la posibilidad de hacer pedidos on line o telefónicos en forma automática, reduciendo así drásticamente la espera.

“Entre otros elementos que explican esta tendencia figuran el fácil acceso a todas las sucursales de Grido en el país y los precios. Años atrás, un producto considerado premium, como lo era el helado, era reservado para épocas de calor, ya que su acceso era restringido desde un punto de vista económico y existía toda una ceremonia en torno al acto de ir a tomar un helado. Los bajos precios de nuestra marca y su alta calidad han logrado que el helado sea una excelente opción de consumo para toda la familia y en cualquier momento del año”, remarcó

Cucurucho en verano
Entre otros resultados publicados por la cadena, surge que en verano casi 70% del helado que se consume es a granel (es decir, con cucuruchos, venta por kilo, etcétera). En invierno, en cambio, la proporción se equipara a 50% a granel frente a 50% envasado, siendo los bombones y postres (Semi Frío y Crocantino) los productos más elegidos.

En invierno los productos más solicitados son los que tienen por lo general mucho chocolate, ya sea en el helado o como baño.

En cuanto a los sabores más elegidos sigue predominando la siguiente lista: dulce de leche granizado, granizado, frutilla a la crema, dulce de leche, chocolate, tramontana, banana con dulce de leche, crema americana, limón al agua y cereza.

Artículos destacados