Las pymes pueden reducir 90% sus emisiones de CO2 con cloud computing

Las empresas que opten por trasladar su negocio a Internet (cloud computing), pueden reducir su consumo de energía y emisiones de carbono al menos 30%. En el caso de las pymes, ese porcentaje puede ascender a 90%.

Los datos fueron extraídos de un estudio encargado por Microsoft y elaborado por Accenture y WSP Environment & Energy, y pone de manifiesto el potencial del modelo cloud computing para utilizar un software de modo más eficiente.

Según la investigación, la tecnología alojada en Internet es más económica y los recursos tecnológicos se utilizan de un modo mucho más eficiente, ya que las aplicaciones se ejecutan en un entorno compartido.

El estudio se centra en tres aplicaciones de Microsoft para correo electrónico, compartición de contenidos y gestión de relaciones con los clientes.

“Los beneficios del cloud computing son claros: mayor productividad, reducción de costos y una menor carga en la gestión de los productos”, puntualizó Rob Bernard, director de estrategia medioambiental de Microsoft Corporation.

La investigación
El estudio hizo una evaluación de la huella de carbono de la infraestructura del servidor, red y almacenamiento de despliegues de tres distintos tamaños: 100, mil y 10 mil usuarios. Cuando las organizaciones de menor tamaño (100 usuarios) se pasan a “la nube” (cloud,  en inglés), la reducción efectiva de la huella de carbono puede ser mayor que  90 por ciento al emplear un entorno cloud compartido en lugar de servidores locales de la propia empresa. Para grandes organizaciones, los ahorros suelen rondar 30 por ciento o incluso más en consumo de energía y emisiones de carbono cuando se utilizan aplicaciones cloud, según la investigación.

Factores de ahorro
Los datos arrojados por el estudio sostienen que el ahorro proviene de varias acciones. En primer lugar, las operaciones de software a gran escala permiten adaptar la capacidad del servidor a la demanda; además, los grandes entornos de cloud computing dan servicio a multitud de usuarios a través de una infraestructura compartida; por otra parte, los centros de datos serán más eficientes.

La investigación determina -además – que aunque muchas organizaciones pueden manejar algunos de estos factores en sus propios centros de datos para disminuir el uso de energía y las emisiones, debido a las economías de escala, los proveedores de las grandes infraestructuras de cloud pública están mejor posicionados para ayudar a reducir el impacto medioambiental de la tecnología mediante la eficiencia de las tecnologías y la escala.

Artículos destacados