La mayor parte de las pymes se financia con proveedores

Adelantos de clientes, fondos internos y ganancias retenidas, y préstamos de bancos privados son, en ese orden, las otras formas de obtener crédito.

Qué financian las pymes, cómo lo hacen y qué montos requieren fueron algunos de los interrogantes planteados por un reciente estudio de la Consultora Claves Icsa, que se propuso desentrañar las variables involucradas en la búsqueda de crédito por parte de las compañías nacionales y regionales.

De acuerdo con la investigación, durante el último año fiscal casi 85 por ciento de las empresas argentinas financió hasta 100 mil dólares y 46 por ciento financió menos de 10 mil dólares. El destino de estos fondos se distribuyó en una proporción de 2 a 1 entre capital de trabajo y activos fijos.

En cuanto a las fuentes, tanto a nivel regional como en la particularidad de cada país relevado (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay), la “compra a crédito de proveedores o adelantos de clientes” apareció como la alternativa de financiamiento en primer lugar, superando en promedio la mitad de los casos. En segundo lugar se ubican los “fondos internos o ganancias retenidas” y en tercer lugar los “préstamos de bancos privados”, excepto en Paraguay, donde estas dos últimas posiciones se invierten.

Aunque casi 90 por ciento de las pymes argentinas tiene cuenta bancaria, 55,2 por ciento de ellas tiene la posibilidad de sobregiro y 34 por ciento cuenta actualmente con el acceso habilitado a una línea de crédito en dichas instituciones. Así, en el último año, el crédito bancario (privado o público) como fuente de financiamiento concentró aquí sólo 18 por ciento del total.

Las fuentes no bancarias fueron utilizadas por 15 por ciento de las empresas en nuestro país y 18 por ciento de ellas recurrió al financiamiento informal. Los motivos que las condujeron a evitar el financiamiento bancario fueron, en primer lugar, la “dificultad para que le aprueben un préstamo” (32,7 por ciento de los casos), el “costo del financiamiento” (25 por ciento) y la “tardanza en los procesos” (13,5 por ciento). La tasa de interés promedio para estos préstamos no bancarios, en 2010, fue de 19,35 por cientio, y en 39,5 por ciento de los casos recibieron la financiación acordando períodos de devolución iguales o inferiores a  12 meses.

El estudio confirma además el protagonismo de las pymes y sus necesidades en cuanto a financiamiento. En Argentina, así como en el resto de la región, 90 por ciento de las empresas tienen menos de 19 empleados tiempo completo y, del total de las empresas relevadas, 53,2 por ciento factura menos de 100 mil dólares anuales.

Artículos destacados