Se diagnostica cáncer de cuello de útero a 5.000 argentinas por año

El tumor es ocasionado, generalmente, por dos variantes del virus del papiloma humano (HPV). Estiman que está expuesto 80% de las mujeres, jóvenes y adultas.

Cinco mil mujeres de todo el país reciben cada año diagnóstico de cáncer de cuello de útero, que causa unas 2.500 muertes anuales, según datos conocidos en unas jornadas organizadas por la cartera sanitaria bonaerense.

Este tipo de tumor, ocasionado en la mayoría de los casos por dos variantes del virus del papiloma humano (HPV), anualmente afecta a 1.400 mujeres y causa 400 muertes en la provincia de Buenos Aires, indicó el Ministerio de Salud.

Cifras, nuevos métodos de diagnóstico y cómo mejorar el acceso al Papanicolau fueron motivo de debate de la 9ª Jornada Provincial del Programa de Prevención de Cáncer Génito Mamario (Progema), dependiente de la Dirección de Medicina Preventiva, que se llevó a cabo ayer en La Plata.

Desde hace años se sabe que la mayor parte de los cánceres de cuello uterino tienen su origen en algunas cepas o variantes del virus de transmisión sexual HPV, indicaron los expertos.

Se estima que 80% de las mujeres jóvenes y adultas está expuesto al VPH, cuya tasa de incidencia de alto riesgo (que puede inducir el desarrollo de un cáncer) entre los 15 y los 65 años abarca a 17,5%, dijo en su disertación Silvio Tatti, profesor de la Universidad de Buenos Aires.

Del total de afectadas por este virus, se estima -además- que cerca de 85% se curará espontáneamente.

Coincidencias
Los expertos coincidieron en que la mayoría de las mujeres afectadas por cáncer de cuello uterino son las que menos se realizan el Papanicolau (PAP) anual, una población que coincide con los sectores sociales de más bajo perfil socioeconómico.

“Esto ocurre porque tienen menor acceso a la información, porque muchas no han completado la primaria y, sobre todo, porque tienen otras prioridades en salud que no es la prevención de este cáncer”, agregó Tatti.

El ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, destacó que todo el equipo de Salud debe ponerse al servicio de la prevención y detección temprana de esta enfermedad, por diferentes vías.

“Por un lado estamos trabajando con promotores de salud yendo a los barrios más vulnerables para informar acerca de los beneficios del PAP anual y, por otro, ya implementamos algún sistema de turnos telefónicos en 55 hospitales provinciales, sobre todo para los consultorios que tengan relación directa con la prevención de la mortalidad materno-infantil”, explicó Collia.

El ministro anticipó asimismo que la cartera a su cargo trabajará en forma articulada con el sistema educativo para que se difunda en las aulas a las que asisten las adolescentes la importancia de efectuarse ese examen cada año a partir del inicio sexual, que en el país ocurre, en promedio, entre los 16 y 17 años.

Rescate
Collia también habló de la necesidad del “rescate” de la mujer que, habiéndose hecho el PAP, no regresa al centro de salud u hospital a buscar los resultados y para eso, señaló, es clave “el rol que cumplen los promotores de salud comunitarios que a diario caminan los barrios de mayor vulnerabilidad”.

A las jornadas de prevención del cáncer génito mamario asistieron el viceministro de Salud, Sergio Alejandre; la coordinadora del Progema, Elvira Guidi; especialistas, médicos generalistas, obstetras y ginecólogos que se desempeñan en hospitales de la provincia de Buenos Aires.

Artículos destacados