Día de la Industria: “La foto no es mala pero no pasa lo mismo si uno mira la película”

Para el titular de la entidad que reúne a los industriales cordobeses, “no  hay nubarrones en el corto plazo” para la actividad económica. Sin embargo, asegura que -si no se corrigen algunas situaciones- hay claro riesgo de caer en depresiones como las que ya vivió el país. Reconoce las políticas que permitieron a la industria crecer a tasas chinas y alerta sobre la pérdida de competitividad y la inflación.

El presidente de la Unión Industrial de Córdoba (UIC) hizo un llamado -tanto a los gobernantes como a los industriales- a recuperar la competitividad de las empresas, en la medida en que a cada uno le quepa. Consultado por Comercio y Justicia en el marco de una nueva celebración por el Día de la Industria, el también titular de Manfrey hizo más que un análisis sectorial.

-¿Cómo ve a la industria nacional y, en ese contexto, a la industria cordobesa?

-Cuando uno analiza los números de la actividad (local y nacional) diría que ha tenido un importante crecimiento. Si bien es cierto que cuando hacemos un desglose por sectores y separamos el automotor y algún otro, el crecimiento es mucho más reducido y austero. Ahora, más allá de este desempeño, estamos viendo con seria preocupación la pérdida de competitividad. Esa ventaja que se dio por la diferenciación del tipo de cambio allá por la salida de la convertibilidad se ha ido diluyendo, demostrando una vez más que las causas genuinas de la competitividad no pasan por el tipo de cambio. Las dificultades que empezaron a manifestarse en las empresas que exportaban se trasladaron a nivel interno con el ingreso de productos importados cuyos costos de producción son más bajos que en nuestro país. Las causas son múltiples y diversas. Hoy creo que lo más importante tiene que ver con el efecto inflacionario que va erosionando la estructura de costos de las empresas y el poder del salario de los trabajadores, en un modelo que está básicamente enfocado al consumo interno. Esos aspectos también generan efectos colaterales: falta de inversión productiva, incertidumbre, preocupación en el mediano y largo plazo. No es lo mismo mirar la realidad del país como una foto del momento y mirarla como una película. El nivel de consumo, el crecimiento de la actividad económica, el poder adquisitivo del salario pese a las subas de precios. La foto no es mala. Ahora, si la transformamos en una película para ver cómo sigue, hay varios aspectos que -si no se corrigen- hacen que corramos el riesgo de caer en situaciones como las que ya ha vivido el país.

-¿Se puede seguir creciendo en las actuales condiciones de la industria?
-Sí, pero con una condición elemental -un fuerte crecimiento de la inversión productiva- porque muchos sectores están al límite de su capacidad de producción. Creo que un crecimiento más moderado sería más sustentable como en el caso de Brasil, Chile, Uruguay. El tema es que para que haya inversiones no alcanza con que exista financiamiento, tiene que existir previsibilidad, confianza, y los argentinos como país tenemos que construir consensos. En ese sentido, el rol del empresario es fundamental, no sólo como actor económico sino como actor social que esté en condiciones de generar riqueza y dar empleo.

-¿Cuánto se puede crecer este año?
-Las proyecciones que se están dando hablan de un crecimiento de alrededor de siete u ocho por ciento.

-¿Cuáles son las demandas para los próximos gobiernos?
-Instrumentar las medidas necesarias para mantener controlado el proceso inflacionario. Y, después, todas aquellas que tiendan a mejorar la competitividad de las industrias. Dentro de ello hay cuestiones que son exógenas o macro como el tipo de cambio, la política laboral, impositiva… pero también hay aspectos endógenos que tienen que ver con las acciones que llevan a cabo cada una de las empresas y que hacen que una firma sea más o menos competitiva, como por ejemplo que el empresario esté dispuesto a invertir en tecnología, capacitar su personal, es decir, una serie de instrumentos que son las variables que les dan la competitividad genuina a las empresas

Artículos destacados