Bioquímicos le inyectan ganas al aula virtual

La entidad se convierte en la pionera en el país, en la órbita de su profesión, en impulsar esta modalidad de formación on line. Entre enero y mayo triplicó los inscriptos a sus cursos.

Con aula virtual propia, el Colegio de Bioquímicos de Córdoba se convierte en pionero en el ámbito de esa profesión en el país, al ofrecer la actualización de sus matriculados por medio de propuestas bajo la modalidad a distancia on line. A los tres cursos iniciales en este primer semestre, se prevé incrementar la oferta de capacitación al menos a ocho cursos para la segunda parte del año -entre nuevos y repetición de los ya dictados-. La demanda crece a pasos agigantados por lo que el Programa de Capacitación Continua vía Internet prevé seguir creciendo en 2013.

Así lo detalló a Comercio y Justicia Alejandra Casas, quien este viernes, a las 19, asumirá como titular del colegio tras ser la actual vicepresidente de la entidad. La propuesta de e-learning fue presentada como una continuidad del primer objetivo de gestión que se extenderá hasta 2015 y que pretende “consolidar la capacitación de los profesionales para la inserción en los equipos de salud y en la salud pública”, sostuvo la dirigente.

Para graficar el impacto que ha generado el acceso a esta vía de formación virtual, señaló que -de enero pasado a la actualidad- el número de inscriptos a los cursos se triplicó en cinco meses, pasando de 100 que había en enero a más de 300. Entre los temas ofrecidos se destacan el de actualización en infecciones y el que focaliza en el rol del laboratorio en el diagnóstico y control de la diabetes Mellitus.

Ante el requerimiento de mayor especialización por parte del mercado laboral, Casas da su visión sobre los campos que están marcando tendencia. Éstos son la biotecnología en general y la biotecnología de alimentos, en particular. También está ganando interés todo lo relacionado al rol del bioquímico en materia de medio ambiente “donde hay mucho por hacer”. Finalmente, el campo de la gestión en salud pública y la toxicología fueron otros con buena perspectiva.

Otras líneas de trabajo

Si bien el ítem de capacitación tendrá gran peso en la nueva gestión, hay otros que también renovarán impulso.

Casas señaló que hoy los bioquímicos están obligados a múltiples registraciones y exigencias que les restan tiempo laboral e incrementan los costos fijos frente a un arancel profesional que no crece. En ese marco, están buscando alternativas de flexibilización ante lo que consideran una multiplicidad de requerimientos a los que están sometidos.

Por ejemplo, tienen que inscribirse y presentar informes en el Registro Nacional de Precursores Químicos (Renpre) de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) por la compra de ciertos reactivos clasificados como precursores químicos. “Esto nos ocasiona un trastorno terrible”, subraya. Ocurre que se trata de solventes de uso rutinario para su labor, por lo que están pidiendo que se excluya a los bioquímicos de esa normativa y por ende del trámite.

Por otra parte, a nivel provincial están obligados también a registrarse en la Secretaría de Medio Ambiente y contratar un transportista para residuos patógenos, que en su actividad no exceden un kilo por semana, por lo cual están pidiendo que les permitan a laboratorios cercanos, asociarse y así abaratar costos. Casas señaló que “a un bioquímico, que no es una clínica, pagar un transportista de patógenos le cuesta alrededor de 300 pesos por mes”.

Finalmente, adelantó que a partir junio, el colegio implementará una nueva organización con el interior por medio de seis delegados de distritos distribuidos en Río Cuarto, departamento San Javier, San Carlos Minas, Punilla, San Francisco y Bell Ville. Éstos serán los representantes del Consejo Directivo en los distintos puntos e incluso tendrán intervención en la autorizaciones de los laboratorios en el interior.

Artículos destacados