Irresponsabilidad social

Por Luis Carranza Torres* y Carlos Krauth**, exclusivo para Comercio y Justicia

La responsabilidad social es el compromiso, obligación y deber que poseen los individuos como miembros de una sociedad a los efectos de lograr una sociedad más justa, amigable, ordenada e inclusiva. Comprende tanto actitudes negativas como positivas, es decir, las primeras se refieren a abstenerse de actuar y las segundas a un actuar.

Tal concepto tiene además una vertiente empresarial u organizacional, más allá de resultar el fundamento mismo del actuar de las autoridades públicas. Podríamos decir incluso que el interés general que debe atender el Estado es lo que se necesita a nivel colectivo organizado para posibilitar y promover esa responsabilidad social individual.

El cumplimiento de la responsabilidad social por los individuos los beneficia de modo indirecto, pues principalmente genera beneficios para la sociedad, aumentando la calidad de la vida en común. Lo que tiene un efecto benéfico devolutivo, en forma mediata, respecto de los individuos que la sostienen con sus actos individuales.

Dicho concepto, asimismo, se encuentra plasmado en instrumentos internacionales como la Declaración Universal Bioética y Derechos Humanos.

En tiempo de pandemia, ella se traduce principalmente en llevar adelante la propia vida sin afectar a otros con la posibilidad de contagio.

Hay que tener en claro que de la crisis sanitaria del Covid-19 podemos salir entre todos o desbarrancar entre todos. La pandemia va a pasar, la cuestión es cuándo y con qué costo social y económico. Puede salirse poco afectados, muy afectados o la peor de todas: concluir con la denominada “paz de los cementerios”. Es decir que la crisis se agota ni por haberse minimizado los daños, sino porque ya no queda nada en pie por destruirse.

No resultan admisibles entonces, a nivel individual, actitudes de displicencia social bajo el pretexto de “total nos vamos a contagiar todos” o la muy clásica entre nosotros de dejar de hacer algo que es debido porque el vecino no lo hace. Pasando a ser igual que aquel al que reprochamos.

Que algunos sean irresponsables no puede alentar la irresponsabilidad de otros, aunque sí es cierto que relativiza los esfuerzos que uno haga en lo individual, si esa displicencia adquiere cierta magnitud. Volvemos sobre lo dicho: nadie se salva solo en una pandemia, pero sí uno solo puede contagiar a muchos.

Tampoco ayuda la actitud de algunos entes públicos. Por caso, alguna corporación profesional, que por ir en picada la actual conducción en la consideración de sus matriculados, relativiza casos de contagios para no interrumpir atenciones al público. Otros casos son las medidas de autoridades públicas que directamente crean focos de contagio, como al autorizar la realización de ferias de concurrencia masiva sin cumplir protocolo alguno. Son públicas las fotos de las aglomeraciones en algunas de ellas. En determinados casos, se corta incluso la calle los fines de semana, siendo además del riesgo sanitario, una competencia desleal respecto de la endeble actividad comercial de la zona.

No estamos en contra de algo tan tradicional como la ferias. Sí, cuando se las usa irresponsablemente, desde lo sanitario y lo económico, lo que en definitiva provoca una corriente de desprestigio que seguramente va a poner en debate su continuidad.

Para salir lo menos heridos posibles de esta crisis se requiere constancia, cuidado propio y empatía para no poner en riesgo al otro. No es nada nuevo, ni nada raro. Son las conductas que se tiene en lo social en los países más “vivibles” del mundo. Queda en cada uno hacer lo que se deba o, como usualmente, lo que venga en gana. De la suma de todas esas decisiones resultará lo que somos, en verdad. Nada definirá en el presente, con mayor certidumbre, cuál es nuestro rostro colectivo. Y el aspecto que tendrá nuestro futuro.

(*) Abogado. Doctor en Ciencias Jurídicas.
(**) Abogado. Doctor en Derecho y Ciencias Sociales

Sé el primero en comentar en "Irresponsabilidad social"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados